¿Quién es tu modelo?

“Aprendan de Mí, que Yo soy manso y humilde de corazón” Mat 11:29

El Señor animó sus oyentes a que se vuelvan sus aprendices, sus discípulos (aprendan – μαθετε, demanda una elección decisiva, de una vez por todas, con urgencia. Una decisión de aprender e imitar su ejemplo)

Y a que sean mansos y humildes de corazón i.e. tal como el mismo había sido sumiso con humildad y mansedumbre de corazón, a las enseñanzas de su Padre Celestial, sus discípulos debían ser sumisos, mansos y humildes de corazón aprendiendo de El como su modelo de obediencia al Padre.

Los líderes religiosos en contraste decían y aparentaban muy bien, que eran obedientes y sumisos a Dios (i.e. mansos y humildes) pero la realidad es que eran todo lo contrario, eran desobedientes, rebeldes y llenos de soberbia

Mat 23:27  “¡Ay de ustedes, escribas y Fariseos, hipócritas que son semejantes a sepulcros blanqueados! Por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

28  “Así también ustedes, por fuera parecen justos a los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad.

Mat 23:5  “Sino que hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres; pues agrandan sus distintivos religiosos (filacterias) y alargan los adornos (flecos) de sus mantos .

Mat 23:6  “Aman el lugar de honor en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas,
Mat 23:7  y los saludos respetuosos en las plazas y ser llamados por los hombres Rabí.

Mat 23:12  “Y cualquiera que se engrandece, será humillado, y cualquiera que se humille, será engrandecido.

Estos líderes religiosos aparentaban que eran sumisos a Dios, pero realmente eran rebeldes y sus corazones estaban llenos de orgullo espiritual, incredulidad y de dureza.

Mat 12:34  “¡Camada de víboras! ¿Cómo pueden hablar cosas buenas siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Mat 19:8  El les contestó: “Por la dureza de su corazón…

Jesús enseñó a sus seguidores que NO debían seguir el ejemplo de estos líderes religiosos

Mat 23:3  “De modo que …no hagan conforme a sus obras…

Ellos debían imitarlo a El,  cf. Mat 11:29 “Aprendan de Mí”, tomando una decisión radical.

El Señor se sujetó a su Padre obedeciendo en el bautismo, obedeciendo su voz y sus instrucciones,hasta el punto de obedecerle en su sufrimiento y muerte. Sus discípulos debían seguir su modelo.

El Apóstol Pablo fue un fiel discípulo, que aprendió y siguió el modelo de Cristo, por eso el pudo decir con la autoridad de su propio ejemplo

1Co 11:1  Sean imitadores de mí, como también yo lo soy de Cristo.

El Apóstol Pablo era un imitador de Cristo. Y por eso el podía decir a sus discípulos imítenme a mí.

El mismo fue el caso de sus discípulos en las Iglesias en Tesalónica:

1Th 1:6  Y ustedes llegaron a ser imitadores de nosotros y del Señor, habiendo recibido la palabra, en medio de mucha tribulación, con el gozo del Espíritu Santo

Esa es la marca de un verdadero discípulo sumiso al Rey, mansedumbre, humildad y el deseo de imitar el ejemplo de Cristo, aún tomando como modelo la vida de siervos que verdaderamente que teman a Dios y a su Palabra.

¿Y tú?, ¿Quién es tu modelo?, ¿A quién estás imitando?

Pastor Peter Citelli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s