Jesús es el Señor

kurios-iesous-christos

Rom 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo (RVR1960).

Observemos que la Biblia afirma que Jesús “es” el Señor.

No dice que Jesús “será” el Señor (κυριον: la autoridad soberana) en un “futuro incierto” como afirman erróneamente algunos.

La LBLA traduce: Rom 10:9 que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor (i.e. como tu autoridad suprema) serás salvo.

Para ser salvo debes confesar (i.e. reconocer) que Jesús es tu amo, tu dueño, aquel que tiene derecho de decidir sobre tu vida.

Pablo estaba predicando en el primer siglo y aún antes de la destrucción del Templo en Jerusalén, que Jesús ya era Señor (κυριον: el que tenia la autoridad suprema), y eso no ha cambiado hoy día.

Lo sentimos por los hyper-futuristas pero Jesús “NO será”, soberano en el futuro (como si el tuviera que esperar indefinidamente un futuro incierto), JESUS ES SOBERANO, HOY!

La frase “Jesús es el Señor” fue la confesión más antigua entre los primeros creyentes en la iglesia del Nuevo Testamento.

1 Corintios 12:3 (Nueva Versión Internacional)

3 Por eso les advierto que nadie que esté hablando por el Espíritu de Dios puede maldecir a Jesús; ni nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo.

Algunos asumen que la palabra “Señor” solo tiene el significado de que el es Dios.

Esto se debe a que la palabra “Señor” del gr. Kurios fue usada en la Septuaginta (LXX) la versión griega del Antiguo Testamento, para referirse a Dios (YHWH). Leemos en la LXX, Exodo 3:15 Κύριος ὁ θεὸς τῶν πατέρων ὑμῶν, “El SEÑOR [i.e. Κύριος, Kurios; en el texto Hebreo YHWH], el Dios de nuestros padres”.

Es evidente que la palabra “Señor” fue usada para referirse a YHWH. Sin embargo, esta palabra tiene inherentemente el significado de “Amo Soberano”. Porque Dios (YHWH), el eterno Dios del Pacto es amo soberano sobre su pueblo, el cual debe someterse a El en obediencia diligente (Deut. 6:4-9,14).

De la misma manera Jesús es Dios (deidad), sin embargo por que es Dios es “Amo soberano” aquel que tiene el poder, dominio, toda autoridad y el que demanda obediencia a sus mandatos (e.g., Daniel 7:13–14; Juan 15:10; Mateo 28:18-20).

Aquellos que insisten que la palabra “Señor” solo tiene la connotación de “Dios”, usualmente pretenden destituir a Jesús de su autoridad soberana, pretendiendo eliminar la idea de sumisión a su autoridad, obediencia y rendimiento a su “Señorío” del mensaje de salvación presentado claramente en Romanos 10:9.

De esta manera, diluyen el evangelio de las Escrituras, y lo reemplazan por un mensaje de “fe fácil”, a fin de incrementar el número de las “decisiones”. Todos los que hacen tal cosa, deberian considerar cuidadosamente la advertencia de Dios, en las Escrituras Sagradas (e.g., Galatas 1:6-10).

Sin embargo, Jesús es el Dios-hombre, la suprema autoridad, el amo soberano y aquel que merece toda obediencia, sumisión, rendimiento y reverencia.

De hecho, en el Griego antiguo la palabra “Señor” fue usada para aquel que era cabeza de una familia, amo de la casa y aquel al que los esclavos obedecian y mostraban su honor, respeto y reverencia llamándolo “su Señor”.

Adicionalmente, en el Griego antiguo la palabra “Señor” era tambien usada en referencia al emperador de Roma, e implicaba la idea de uno que tenía dominio absoluto, uno que prevalecía con plena autoridad y poderes.

La frase “Jesús es el Señor” común entre los primeros creyentes en la iglesia del Nuevo Testamento, era un directo desafío al emperador Romano y a su culto.

Los emperadores fallecidos eran deificados por el senado y se les erigía un templo (tal como el templo a Cesar, encontrado en Cesárea de Filipo, cuyas ruinas se encuentran hasta el día de hoy.)

El rehusarse ofrecer sacrificios al emperador de Roma, podía sancionarse con la muerte, como evidencia de deslealtad. El emperador romano esperaba que sus súbditos lo confesaran como Kurios Caesar (Cesar), El Señor es Cesar.

Cuando el Apóstol Pablo escribió a los Romanos “Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor” en Romanos 10:9, el les estaba diciendo, que ellos serian salvos si se atrevían a confesar con su boca, que el único “Señor”, Dios y emperador de sus vidas, era Jesús, no el “Cesar Romano”.

Jesús era el único “emperador” digno de sacrificios.
Jesús era el único digno de ser honrado a manera de culto.
Jesús era el único amo y soberano de los creyentes.
Jesús era el único “emperador”, digno de completa lealtad y obediencia.

Nadie que no estuviera dispuesto a pagar con su vida la consecuencia de tal declaracion, se atrevería a confesar abiertamente que “Jesús es el Señor”.

Nota ahora, la solemnidad y el desafío de las palabras del Apóstol Pablo en su carta a los Romanos:

“Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” Romanos 10:9

Nota que lo que alguien tenia que confesar con su boca para ser salvo es a “Jesús como su Señor”, recuerda que la palabra Señor del gr. Kurios significa: dueño, amo, suprema autoridad, emperador, aquel que tiene derecho de decidir sobre tu vida..

Alguien podria objetar insinuando que el admitir que «Jesús es el Señor» significa amo soberano, es añadir una obra humana a la salvación (e.g., Ef. 2:8-9).  Pero la respuesta es de ninguna manera, porque nadie puede confesar “a Jesús por Señor” sino por obra del Espíritu Santo. No por una obra humana, sino por gracia por medio de “la obra del Santo Espíritu de Dios”.

Pablo confirma esta verdad cuando escribe que,

“Nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo” 1 Corintios 12:3b.

Cuando tu (habiendo sido previamente capacitado por el Espíritu Santo de Dios) tomas la decisión de abandonar tu vida pecaminosa actual y abrazas a Dios como la única opción posible y recibes que Dios hizo que Jesús muriera en tu lugar por tus pecados, y crees en tu corazón “que Dios le levantó de los muertos” y confiesas conscientemente con tu boca que “Jesús es el Señor” de tu vida (tu dueño, tu amo, tu autoridad suprema, tu emperador) entonces, la Biblia declara: “serás salvo” Rom. 10:9.

Que Dios te conceda el poder confesar con tu boca y reconocer a “Jesús como tu Señor,” y creer que El, murió en tu lugar por tus pecados y que el Padre le levanto de los muertos.

Es Jesús tu Señor, tu dueño, tu amo, tu suprema autoridad, tu emperador, aquel que tiene derecho de decidir sobre tu vida?

Si es así.

Ofrécele sacrificios aceptos!

Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

Oseas 14:2 Piensa bien lo que le dirás, y vuélvete al Señor con este ruego: «Perdónanos nuestra perversidad, y recíbenos con benevolencia, pues queremos ofrecerte el fruto de nuestros labios.

Salmos 54:6 Voluntariamente sacrificaré a ti; Alabaré tu nombre, oh Jehová, porque es bueno.

Pastor Peter Citelli,
Ministerio Internacional
Reino de Dios
http://www.facebook.com/MinisterioInternacionalReinodeDios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s