La verdadera obra del Espíritu Santo

close up shot of open bibleJuan 16:13a  Pero cuando El, el Espíritu de verdad venga, los guiará a toda la verdad (NBLH)

La verdadera obra del Espíritu Santo es guiarnos a la verdad, previamente revelada por Dios en su Palabra (Juan 16:13). No obstante, fariseos modernos (i.e. los carismáticos entre otros avivatos que se enriquecen a costillas del pueblo) quieren atribuirle al diablo la obra que está haciendo el Espíritu Santo hoy (i.e. guiarnos a las verdades reveladas en la Palabra de Dios) llamándonos “religiosos, legalistas, fanáticos de la Biblia” etc.

Sin embargo, estos “mercaderes de la fe” en la  misma manera que los antiguos fariseos, escribas y sacerdotes (judaizantes) que también se enriquecían usando “su  versión” de la religión como medio, descartaban las enseñanzas de Cristo como si fueran obra del diablo, aunque estas realmente provenían del Espíritu Santo.

Juan 3:34  “Porque Aquél a quien Dios ha enviado habla las palabras de Dios, pues El da el Espíritu sin medida.

Mat 9:3  Y algunos de los escribas decían para sí: “Este blasfema.”

No obstante el Señor Jesús fue muy directo, los que estaban blasfemando eran ellos:

Mat 12:31 “Por eso les digo, que todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, pero la blasfemia [βλασφημία – injuria] contra el Espíritu (Santo) no será perdonada.

32 “Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este siglo ni en el venidero.

Los fariseos de una manera de una manera frontal y deliberada estaban atribuyendo al diablo lo que Dios el Espíritu Santo estaba haciendo “exclusivamente” por medio del Verbo encarnado.

Lucas 11:15 Pero algunos de ellos dijeron: “El echa fuera los demonios por Beelzebú, príncipe de los demonios.”

Algunos han sugerido correctamente que la blasfemia al Espíritu Santo, expresada en estos pasajes, en un sentido estricto no se puede volver a repetir.  Porque se necesitaría recrear el escenario de aquellos días,  donde Jesús llamo al arrepentimiento y a la fe, al Israel del primer siglo por medio de obras portentosas “temporales” (Hebreos 2:3, 4). Y fue en ese entonces que los fariseos le atribuyeron estas obras al “príncipe de los demonios” con el fin de descalificarlo ante el pueblo como mensajero enviado de Dios.  Ellos quisieron decir que las obras que Cristo hacia eran obras del diablo, sin embargo el que estaba dando testimonio por el era Dios el Espíritu Santo.

No obstante, otros de manera aplicativa piensan que blasfemar/injuriar al Espíritu Santo es todavía hoy, el atribuirle al diablo la obra que hace el Espíritu Santo llevándonos a la verdad Bíblica, especialmente en lo que respecta a la salvación.

Y hay quienes injurian/blasfeman al Espíritu Santo, clamando que El esta haciendo obras “sobrenaturales” que en realidad el no esta haciendo, sino que son el producto de trampas de hombres astutos que usando un gran numero de trucos, fingen “aparentes milagros” como si estos fueran obra del Espíritu Santo cuando en realidad no lo son.

El Pastor McArthur comenta sobre los tales:

“Pentecostales y carismáticos que sienten que tienen licencia libre para abusar del Espíritu Santo, e incluso blasfemar de su nombre santo. Y lo hacen constantemente. ¿Cómo lo hacen? Al atribuir palabras al Espíritu Santo, que Él no dijo, hechos que él no hizo, y experiencias que él no produjo, atribuyendo al Espíritu Santo lo que no es obra del Espíritu Santo. Infinitas experiencias humanas, experiencias emocionales, experiencias extrañas y experiencias demoníacas que se dicen que provienen del Espíritu Santo … visiones, revelaciones, voces del cielo, mensajes del Espíritu a través de medios trascendentales, sueños, hablar en lenguas, profecías, experiencias fuera del cuerpo, viajes al cielo, unciones, milagros. Todas falsas, todas mentiras, todos engaños falsamente atribuidos al Espíritu Santo.”

Esto es una gran realidad que puede ser verificada solo prendiendo el televisor y escuchando las barbaridades que dicen los supuestos portadores “del poder sobrenatural” de hoy.  Falsas profecías, falsos milagros, falsas palabras, falsas liberaciones, falsas colectas de dinero son todas descaradamente asignadas al Espíritu Santo, y en “su honor”.

Lo que se rehúsan reconocer estos estafadores, quienes están usando falsamente el Nombre del “verdadero” Espíritu Santo para su conveniencia monetaria, es que la sentencia pronunciada sobre ellos, se acerca:

2Pe 2:3 En su avaricia los explotarán con palabras falsas. El juicio de ellos, desde hace mucho tiempo no está ocioso, ni su perdición dormida.

Ellos piensan que sus estafas quedaran impunes, pero eso es una creencia errada.

No obstante, la verdadera obra del Espíritu Santo “genuino” sigue en pie:

Juan 16:13 “Pero cuando El, el Espíritu de verdad venga, los guiará a toda la verdad” (NBLH)

Dios el Espíritu Santo, sigue guiando a los suyos “a toda la verdad” por medio de su Santa Palabra escrita.

Pastor Peter M. Citelli,
Ministerio Internacional Reino de Dios

Estos mensajes son para uso personal solamente.
© 2011 Todos los derechos reservados.

http://www.facebook.com/MinisterioInternacionalReinodeDios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s