Bibliolatría vs. Idolatría

idolatrandoacash

‎1Jn 5:21 Hijos, aléjense de los ídolos.

Hace poco me percaté de un video donde Cash Luna, un conocido “pastor” (Carismático) de origen guatemalteco, en una de sus “noches de gloria”, para demostrar a su audiencia que el tiene un supuesto poder sobrenatural (que por cierto él sostiene no poder entender) tira la Biblia al piso. Luego sugestiona a su audiencia, y les dice que hay una línea imaginaria del “Espíritu” en el piso y llama a sus propios músicos (i.e. sus empleados), para que traten de pasar más allá de la “línea imaginaria” marcada por donde estaba la Biblia tirada en el piso (estos no saben que hacer, pero optan por tirarse al piso y comenzar a temblar), luego llama a varios pastores invitados, los cuales también se tiran al piso (no sabemos si de cortesía o para mostrarle lealtad al predicador). Sin embargo, estos también comienzan a estremecerse.

Las razones para que ellos se postren en el piso delante del predicador, pueden ser varias, tales como una sugestión hipnótica, seguida por una auto-sugestión individual. O que estas personas en el caso de los empleados, no quieren estar de malas con su jefe y perder sus empleos y su posición (y por esto se prestan para lo que el les está insinuando) y en el caso de los pastores (porque estos quieren seguir beneficiándose de la proximidad del súper “ungido” que los ha sentado en la plataforma junto con el).

Alguien puede preguntarse: ¿Y qué tal si esto es obra del Espíritu Santo? La respuesta es de ninguna manera, puesto que el verdadero Espíritu Santo, fue el que inspiró las Escrituras, y Él no va prestarse para que alguien, las deshonre tirándolas en el piso.

Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada; 21 porque la profecía no vino en tiempo pasado por la voluntad del hombre; sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo guiados por el Espíritu Santo (2Pe 1:20).

“Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, es decir, el Espíritu de verdad que procede del Padre, El dará testimonio de Mí” (Juan 15:26).  

El Espíritu de verdad, nos sigue dando testimonio acerca de Cristo, por medio de la verdad (i.e. por medio de la Palabra escrita de Dios). El Espíritu Santo no se va a prestar para deshonrar la Palabra de Dios, puesto que su propósito es guiarnos a la verdad de Dios, la cual se encuentra en la Biblia.

“Pero cuando El, el Espíritu de verdad venga, los guiará a toda la verdad, porque no hablará por Su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y les hará saber lo que habrá de venir’ (Juan 16:13).

“Pero el Consolador (Intercesor), el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en Mi nombre, El les enseñará todas las cosas, y les recordará todo lo que les he dicho” (Juan 14:26).

El propósito del  Espíritu Santo es glorificar (Honrar) al Cristo de la Palabra, no deshonrar.  El verdadero Espíritu de Dios no se va a prestar para deshonrar la Palabra de Dios i.e. la Biblia.

El Me glorificará (honrará), porque tomará de lo Mío y se lo hará saber a ustedes” (Juan 16:14).

Cierta persona fanática de este “predicador” que tiró la Biblia al piso, sugirió que el amor que tenemos por las Escrituras, es Bibliolatría, esta persona nos estaba acusando de “idolatrar la Biblia”. Sin embargo, el amar la Biblia no es idolatría (lo cual es adorar a un “dios” ajeno). El respetar y honrar la Palabra inspirada de Dios, es adorar al Dios verdadero.

“El que guarda Sus mandamientos permanece en Él y Dios en él. Y en esto sabemos que El permanece en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado” (1 Juan 3:24).

“Y en esto sabemos que Lo hemos llegado a conocer: si guardamos Sus mandamientos” (1 Juan 2:3).

De hecho el guardar y atesorar su Palabra es una señal de salvación verdadera

“El que dice: “Yo Lo he llegado a conocer,” y no guarda Sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él” (1 Juan 2:4).

“Pero el que guarda [τηρῇ, tērē – atesora] Su palabra, en él verdaderamente se ha perfeccionado (consumado) el amor de Dios. En esto sabemos que estamos en El” (1 Juan 2:5).

El amor por su Palabra es la señal verdadera de genuino amor por Jesús, y del seguro amor del Padre para quien ama su Palabra:

Jn 14:23 Jesús le respondió: “Si alguien Me ama, guardará Mi palabra; y Mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.

El No guardar, ni honrar la Palabra de Dios es una señal de des-amor por Cristo y por el Padre Dios:

14:24 “El que no Me ama, no guarda Mis palabras; y la palabra que ustedes oyen no es Mía, sino del Padre que Me envió.

No obstante esta persona cuyo nombre no mencionaremos, siguió insistiendo de que el predicador antes mencionado, era como “Jesús” en persona (de esta manera justificaba la conducta del predicador de tirar la Biblia al piso). El problema es que, Jesús nunca deshonró la Palabra de Dios. Jesús honró la Palabra de Dios, el dijo:

Jn 17:17 Santifícalos en la verdad; Tu palabra es verdad.

Jn 17:8  porque Yo les he dado las palabras que Me diste; y las recibieron, y entendieron que en verdad salí de Ti, y creyeron que Tú Me enviaste.

14  “Yo les he dado Tu palabra y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como tampoco Yo soy del mundo.

Pero por otro lado, el adorar a un ser humano, por su habilidad de predicador (comunicador), o por muy famoso que este sea, llegando al punto de justificar cualquier conducta errónea que el cometa, o aún inclinarse y postrarse delante de dicho predicador, eso sí es IDOLATRÍA. De hecho, idolatría, tiene el concepto de postrarse ante algo o alguien que no es Dios, lo cual es un insulto y es abominable para el Dios verdadero, por eso el dice:

Exo 20:5 “No los adorarás [לֹֽא־ תִשְׁתַּחְוֶ֥֣ה, lō- ṯiš·taḥ·veh – No te inclinarás ante ellos] ni los servirás [ni los honrarás]. Porque Yo, el SEÑOR tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que Me aborrecen

Cuidado con adorar (postrarse) ante predicadores carnales que te demandan pleitesía total, y que la gente caiga a sus pies, pues eso es idolatría. Eso es postrarse ante un ser humano que no es Dios.

El predicador que te demande que caigas postrado a sus pies, le está robando la Gloria (Honra) a Dios. Esa persona quiere que la adores/idolatres (por su supuesta “unción”). Tal accion imita al enemigo. El diablo, quiere seguir tentando personas de esta manera, pero observa la respuesta de Jesús ante su propuesta:

Mat 4:9 y Le dijo: “Todo esto Te daré, si Te postras y me adoras.”

10 Entonces Jesús le dijo: “¡Vete, Satanás! Porque escrito está: ‘AL SEÑOR TU DIOS ADORARAS [te postrarás], Y SOLO A EL SERVIRAS (rendirás culto).

El mismo ángel que le mostró a Juan las revelaciones del libro de Apocalipsis, rehusó que Juan se postre antes sus pies. No obstante, hay predicadores que demandan que tu te postres ante ellos, cuídate de los tales.

Ap 22:8 Yo, Juan, soy el que oyó y vio estas cosas. Y cuando oí y vi, me postré para adorar a los pies del ángel (mensajero) que me mostró estas cosas. 9 Y me dijo: “No hagas eso. Yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. Adora (postrate) a Dios.

Cuídate y aléjate de los ídolos, adora (i.e. postrate) solamente ante Dios!

Pastor Peter

© 2012 Reino de Dios. Todos los derechos Reservados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s