Siguiendo el ejemplo de Cristo

Fil. 2:3 No hagan nada por egoísmo (rivalidad) o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo, 4 no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.

En la carta de Filipenses encontramos que el Apóstol Pablo esta tratando con un problema interno en la Iglesia de Filipos.  Este problema y su solución es extremadamente practico y relevante también para la Iglesia local de nuestros días.

Al parecer había algunos hermanos (cf. Filip. 4:2) que estaban actuando egoístamente, con rivalidad o por vanagloria, sin escatimar la unidad de propósito del cuerpo de Cristo, considerándose superiores en importancia que otros miembros y buscando sus propios intereses.

Pablo combate esta conducta carnal llevándolos a observar el ejemplo de Cristo Jesús (cf. Mat. 11:29), el nos dice:

5 Haya, pues, en ustedes esta actitud (esta manera de pensar) que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse 7 sino que Se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres.

El nos dice que debemos pensar y actuar siguiendo el ejemplo de Cristo, el cual a pesar de que era divino, siendo de la misma naturaleza y esencia del Padre y quien eternamente “existía en forma de Dios” (cf. Juan 1:1, 3, 14; Col. 1:15–17; Heb. 1:3), se humilló al punto de no aferrarse a su derechos divinos como Dios. Sino que, “haciéndose semejante a los hombres” tomo la forma de un siervo (δοῦλος – un esclavo) y se hizo obediente a la voluntad del Padre, el Rey del Universo (1 Tim. 1:17)  hasta el punto de morir en una cruz, por ofensas que el no había cometido.

Fil. 2:8 y hallado en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Al hacer esto, Cristo optó por despojarse (vaciarse) temporalmente de su honor, su posición, y algunos de sus derechos y prerrogativas divinas, (Juan 17:5; Mat. 24:36) para sujetarse a la voluntad del Padre de que muriera por nosotros, con el propósito de beneficiarnos (Heb. 10:9; Mat. 26:39).

Cristo nos considero como importantes para Dios.  El no busco sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás . El pudo apelar a sus derechos divinos y a su impecabilidad, pero decidió no hacerlo sino que soporto la cruz para servirnos dando su vida para nuestro rescate (Mat. 20:28; Hebreos 12:2).

Fue por ese motivo que Dios, el Padre lo recompensó hasta lo sumo y lo exaltó (vv. 9-11):

Fil. 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre;

Fil. 2:10 para que al nombre de Jesús, se doble toda rodilla; de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre.

El termino “que Jesucristo es el Señor” implica el hecho de que Dios, el dueño y creador del universo, declaró a Jesús, como el “Rey soberano” como la máxima y suprema autoridad de los creyentes, amo de todos sus siervos (δοῦλος – esclavos, cf. Fil. 1:1), y de todo ser viviente.

Pablo nos dice que el poder del Padre y su fuerza Ef. 1:19 fue demostrado en la resurrección y exaltación de Cristo:

Ef 1:20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos, y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,

21 sobre todo principado y potestad y potencia y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este mundo, sino también en el venidero;

El Padre entonces “sometió todas las cosas bajo sus pies”

Ef 1:22 y sometió todas las cosas bajo sus pies…

Salmos 8:6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies

Dejando en claro, el propósito de Dios de que “toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre.”

La conclusión a la que quiere llevar Pablo a los creyentes quienes estaban actuando con egoísmo y rivalidad, en la Iglesia de Filipo (y aun a los que viven de esa manera en las Iglesias de hoy), es que si Cristo dejo de lado sus prerrogativas divinas para someterse a la voluntad del Padre y por ese motivo el Padre lo recompenso, El también nos recompensara si en humildad, elegimos someternos a su voluntad, dejando de lado nuestras prerrogativas (1 Pedro 5:6).

Teniendo unidad y amor por los hermanos de la Iglesia de Cristo (vv. 1–4), a pesar de sus personalidades o debilidades (Rom. 14:1; Gal. 6:1), no actuando egoístamente, con rivalidad o por vanagloria, sino valorando a los otros miembros de su cuerpo considerándolos como más importantes que a sí mismo, puesto que ellos son valiosos para Dios (Hechos 20:28).

No buscando cada uno por sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás (vv. 3-4).

Imitando el ejemplo de Cristo nuestro Señor (vv. 5–11), viviendo como luces en un mundo que comúnmente actúa con rivalidades y egoísmo carnal, sin escatimar a nadie (vv. 12–18), sino viviendo como fieles siervos (esclavos) del Señor Jesucristo, el cual fue el patron de vida de Timoteo y Epafrodito (vv. 19–30) y del mismo Pablo (Fil. 3:17).

Pablo también instruyo a la Iglesia en la Roma antigua, a seguir el mismo principio de vida (e.g. Rom. 12:9-21).

Ahora, siendo que Cristo nos considero como importantes para Dios (e.g. Mat. 20:28; Rom. 14:15b; Tito 2:14; 1 Pedro 1:18; 2:9), nosotros también debemos seguir su ejemplo de humildad, considerando a otros miembros del cuerpo de Cristo como valiosos para El, y si cumplimos con la voluntad de Dios viviendo de esta manera, entonces el Padre también nos recompensara a nosotros.

El Senor nos enseño,

Lucas 14:11 Porque todo el que se engrandece, será humillado; y el que se humille será engrandecido.”

Y Santiago tambien nos recuerda:

Santiago 4:10 Humillaos en la presencia del Señor y El os exaltará.

Sigamos pues el ejemplo de Cristo.

Peter Citelli,
Pastor y Maestro

Ministerio Internacional Reino de Dios, Inc.
http://www.facebook.com/MinisterioInternacionalReinodeDios

© 2012 Reino de Dios. Todos los derechos Reservados.
P.O. Box 246406 Pembroke Pines, Fl 33024

E-mail: oficina@ReinodeDios.tv

Visita nuestra Librería con libros que te serán de bendición:

http://www.reinodedios.tv/Ministerio%20de%20Libros%20Kingdom%20Network.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s