¿Fiesta de las Primicias o Pretexto?

ps

Durante el mes de Enero, ya durante algunos años se ha venido forjando una tradición en varias Iglesias (especialmente de la prosperidad).

En dichas “Iglesias” se invitan a “predicadores” oradores persuasivos (usualmente vendedores, los que ahora se auto-denominan “profetas” y “apóstoles”)  para convencer con gran habilidad a los congregantes para que entreguen hasta un mes de salario entero a estas Iglesias, como pretexto de que “si lo hacen entonces Dios bendecirá los once meses restantes del nuevo año por delante”.

A los congregantes sutilmente se los lleva a pensar que Dios les esta exigiendo lo primero y lo mejor de sus ingresos como “condición” y para que El abra los cielos para cubrir las necesidades de los congregantes (como si Dios esperara primero “el pago” para luego, otorgar el servicio/bendición que necesitan).

Desde luego esa bendición será impartida “solo” a los que sacrifiquen la cantidad de dinero proporcional a la magnitud del milagro que necesitan y dicha bendición de rompimiento exclusivamente es lograda desde la boca del “profeta/apóstol”, cuando el lo decrete y “solamente esta disponible mientras el esta allí,” en el “tiempo de la unción”.

Como es de esperarse, el pseudo-profeta/vendedor de quimeras, también posteriormente colectara un “jugoso” cheque, de los líderes de la iglesia por los “servicios prestados”.

De esa manera se presiona a la congregantes psicológicamente a que entreguen hasta el ultimo centavo de un mes de trabajo, supuestamente demostrando que “le creen a Dios” y su “santo” profeta y a los “bondadosos” líderes de la congregación que han traído al profeta para que “bendiga al pueblo”.

Lo lamentable es que cuando el tiempo pasa y la supuesta “súper cosecha prometida” no llega, entonces le echan la culpa a los congregantes, aduciendo a que había pecado en sus vidas y que debido al mismo, se estorbo la cosecha. A lo que agregan que si vuelven a sembrar otra cantidad substancial, una vez mas, entonces ahora si que van a ver el rompimiento y la cosecha milagrosa.  Esto se repite vez tras vez, a manera de un ciclo que nunca parece acabar.

Los pobres congregantes, que logran ser persuadidos muchas veces llegan a poner en riesgo a sus familias, disponiendo del sustento que usualmente les serviría para la comida del mes, las medicinas que necesitan, el arriendo, o para pagar la hipoteca de la casa.  Y esto crea usualmente tensiones en el hogar, puesto que el cónyuge crédulo insiste en que se debe creer al “profeta” y entregarle el dinero que el pide, mientras que el otro se opone a la idea por que de una manera realista esta pensando en los riesgos que se generan con tal decisión.

Este ultimo, frecuentemente es tachado de incrédulo, de escéptico, espíritu de Grecia, religioso etc.

Muchos grupos practican esta misma estrategia durante todo el mes de Enero, al que denominan “el mes de primicias” para darle largas a la astucia.

Sin embargo, el Señor Jesús ha advertido:

Mateo 7:15
Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

“Vestidos de ovejas” significa que estos lobos se visten como se vestían los pastores del rebano con pieles de ovejas, es decir se disfrazan “como pastores” del rebaño, pero por dentro son lobos rapaces.  Sus hechos usualmente los delatan.

Alguien que dice que es “pastor/profeta etc.” pero actúa como un estafador, codicioso, mentiroso, avaricioso, no es “pastor/profeta etc.”, es un lobo aprovechador, que se ha “disfrazado de profeta/pastor” para ocultar sus verdaderos propósitos.

Los verdaderos pastores debían cuidar a las ovejas de los lobos, su labor era proteger a las ovejas (cf. Hechos 20:28-31).  Pero ciertos “pastores” de la actualidad, están trayendo a lobos para que pelen a las ovejas; lo cual demuestra que no son “pastores” sino también lobos disfrazados de pastores (cf. 2 Cor. 11:13-14).

Pero, examinemos su teoría desde el punto de vista Bíblico.

Para comenzar, la Biblia no dice en ninguna parte que Enero es el mes de primicias.

Estos supuestos “profetas,” sostienen que la Biblia habla de la Fiesta de las Primicias y que la Iglesia esta obligada a celebrarla, trayendo sus primeros frutos del año, para que estos sean “la semilla” para una buena “cosecha” para el resto del mismo, pero la Biblia no menciona nada al respecto.

Estos para sustentar su teoría, usan pasajes como estos:

Exodo 23:14 “Tres veces al año me celebrarán fiesta. 15 Guardarás la Fiesta de los Panes sin Levadura. Siete días comerás pan sin levadura, como Yo te mandé, en el tiempo señalado del mes de Abib, pues en él saliste de Egipto. Y nadie se presentará ante Mí con las manos vacías. 16 También guardarás la fiesta de la siega de los primeros frutos de tus labores, de lo que siembres en el campo, y la fiesta de la cosecha al fin del año cuando recojas del campo el fruto de tu trabajo. 17 Tres veces al año se presentarán todos tus varones delante del Señor Dios.18 “No ofrecerás la sangre de Mi sacrificio con pan leudado, ni la grasa de Mi fiesta quedará hasta la mañana. 19 Traerás lo mejor de las primicias de tu tierra a la casa del Señor tu Dios. No cocerás el cabrito en la leche de su madre.

Observemos lo que dice la Ley de Moisés en Lev. 23:9-14, donde se describen los detalles de las primicias (o fiesta de los primeros frutos),

Entonces el Señor habló a Moisés: 10 “Di a los Israelitas: ‘Cuando ustedes entren en la tierra que Yo les daré, y sieguen su cosecha, entonces traerán al sacerdote una gavilla de las primicias de su cosecha11 Y él mecerá la gavilla delante del Señor, a fin de que ustedes sean aceptados; el día siguiente al día de reposo el sacerdote la mecerá. 12 El mismo día en que sea mecida la gavilla, ofrecerán un cordero de un año sin defecto como holocausto al Señor. 13 La ofrenda de cereal será de 4.4 litros (dos décimas de un efa) de flor de harina mezclada con aceite, ofrenda encendida para el Señor, como aroma agradable, con su libación, un litro (un cuarto de hin) de vino14 Hasta ese mismo día, hasta que ustedes hayan traído la ofrenda de su Dios, no comerán pan, ni grano tostado, ni espiga tierna. Estatuto perpetuo será para todas sus generaciones dondequiera que habiten [i.e. dentro de la tierra de Israel].

Deut. 26:1-10 detalla el orden de la ceremonia, y la oración del ofrendante delante del Señor y del sacerdote levítico.

2 entonces tomarás de las primicias de todos los frutos que sacares de la tierra [i.e. la tierra de Israel, אֶרֶץ יִשְׂרָאֵל, Eretz Yisrael] que Jehová tu Dios te da, y las pondrás en una canasta, e irás al lugar que Jehová tu Dios escogiere para hacer habitar allí su nombre [i.e. el Templo en Jerusalén].

La fiesta de las Primicias [Primeros frutos] se celebraba el 16 de Marzo o Abril, en la tierra de Israel, delante de un sacerdote levítico, con los primeros de todos los frutos del suelo que se recogían de la tierra, poniéndolas en una canasta y específicamente en el Tabernáculo/Templo.

De ahí, que los sacrificios y las ofrendas requeridas por la Ley (Lev. 23:9-14) para esta fiesta no se pueden cumplir, porque no hay Templo (en Jerusalén).

Sin embargo en aquellos días en los que el Tabernáculo/Templo estaba en pie, el que presentaba la ofrenda decía:

v.3  ‘Declaro hoy al Señor mi Dios que he entrado en la tierra [i.e. de Israel] que el Señor juró a nuestros padres que nos daría.’

El sacerdote tomaba la canasta de la mano del ofrendante, y la ponía delante del altar [donde se degollaban los sacrificios] v.4

Y el ofrendante decía:

v.4ff ‘Mi padre fue un Arameo errante y descendió a Egipto y residió allí, siendo pocos en número; pero allí llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa. Pero los Egipcios nos maltrataron y nos afligieron y pusieron sobre nosotros dura servidumbre. Entonces clamamos al Señor, el Dios de nuestros padres, y el Señor oyó nuestra voz y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión. Y el Señor nos sacó de Egipto con mano fuerte y brazo extendido, con gran terror, con señales y milagros; y nos ha traído a este lugar y nos ha dado esta tierra [i.e. de Israel], una tierra que mana leche y miel. 10 ‘Ahora, yo he traído las primicias [primeros] de los frutos de la tierra que Tú, oh Señor, me has dado.’

La Ley continuaba

v.10ff Entonces las pondrás delante del Señor tu Dios, y adorarás delante del Señor tu Dios; 11 y tú te alegrarás, y también el Levita y el extranjero que está en medio de ti, por todo el bien que el Señor tu Dios te ha dado a ti y a tu casa.

Y esto completaba la observancia de los mandamientos que requería la Ley de Moisés para esta fiesta de los primeros frutos de la tierra.

Esta fiesta también marcaba la cuenta de los días entre la fiesta de los primeros frutos [Yom ha Bikurim] hasta la fiesta de las semanas (Shavuot), llamada Omer [lit. gavilla].

Lo notable es que esta fiesta, era una fiesta levítica, que se celebraba el 16 del mes hebreo llamado Abib/Nisan (el cual cae usualmente entre Marzo y Abril), dos días después de la pascua (pesaj) la cual era celebrada el 14 de Nisán.  Seguida por la Fiesta de los Panes sin Levadura la cual duraba desde el 15 hasta el 21 de Nisán (el cual es llamado en la Biblia hebrea, Aviv).

Así que, esta fiesta no era celebrada en el mes de Enero sino usualmente entre Marzo y Abril específicamente, en el día 16.

Esta fiesta era celebrada después de la fiesta de la pascua y de la fiesta de los panes sin levadura.

14 de Nisán – Fiesta de los Pascua
15-21 de Nisán – Fiesta de los Panes sin levadura
16 de Nisán (Aviv) – Fiesta de los Primicias (o primeros frutos)

Todas estas eran fiestas que debían celebrarse durante el tiempo del Antiguo Pacto, prefigurando una realidad venidera en el Nuevo Pacto (Luc. 22:20).

  • La Fiesta de los Pascua, que prefiguraba al Cordero de Dios que seria sacrificado por los pecados de su pueblo (1 Cor 5:7; 1 Ped. 1:19).
  • La Fiesta de los Panes sin levadura, prefiguraba que el cuerpo del Cristo no vio corrupción cuando fue sepultado (Hechos 13:37), su pureza y santidad (1 Ped. 2:22; 2 Cor. 7:1).
  • La Fiesta de las Primicias (o primeros frutos) prefiguraba su resurrección (1 Cor. 15:4, 20) y aseguraba la cosecha final de frutos (Rom. 16:5; 1 Cor. 16:15; Santiago 1:18, el remanente).

Pablo nos aseveró que la Fiesta de Primicias encontró su cumplimiento en la persona del Cristo resucitado:

1 Corintios 15:20, 23

20 Pero ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron (murieron).
23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en Su venida.

Cristo había sido las primicias, los primeros frutos de aquellos que resucitarán de los muertos.  Así que la fiesta ha sido cumplida en la resurrección de Cristo.  Sus seguidores resucitarían en su debido tiempo (al fin de la cosecha).

No obstante los pseudo-profetas/vendedores arriba mencionados, pretenden persuadir a sus oyentes, a que la fiesta tiene un significado monetario y que debe observarse estrictamente en el mes de Enero del año nuevo, usando la manipulación psicológica del “si es que quieres tener verdaderamente un próspero año nuevo, entonces debes sembrar un mes de salario”.

Las primicias fueron un mandamiento de la Ley, para el pueblo (Nehemías 10:35-36) que estaba bajo la ley.

Pablo afirmo que estas fiestas eran una sombra del Antiguo Pacto, y que encontraban su cumplimiento en la persona de Cristo. 

Por otro lado, Ex. 23:14-19 (el pasaje clásico usado por los pseudo-profetas/interesados en el dinero de los incautos) dice específicamente:

14  Tres veces al año me celebrarán fiesta.

Con esto, la implicación es que Dios le dijo a los hijos del Israel de tiempos “Bíblicos” (cf. Lev. 23:2) que tres veces al año debían subir al Templo en Jerusalén, a celebrar la fiesta de la Pascua, la fiesta de Pentecostés, y la fiesta de las enramadas (Tabernáculos).

El v.17  menciona que los varones deberían subir al Templo en Jerusalén durante estas tres fiestas, “Tres veces al año se presentarán todos tus varones delante del Señor DIOS.”

No era en cualquier lugar que estas fiestas (incluyendo la fiesta de las primicias) debían ser celebradas, a diferencia de lo que dicen los pseudo-profetas, estas debían ser celebradas desde la Jerusalén de tiempos Bíblicos y en el Templo localizado en ese lugar.

Deuteronomio 12:5
sino que buscarán al Señor en el lugar en que el Señor su Dios escoja de todas sus tribus, para poner allí Su nombre para Su morada, y allí ustedes irán.

Ese lugar, escogido de entre todas sus tribus, era el templo en la ciudad de Jerusalén.

Éxodo 23 menciona que las Primicias (los primeros frutos) de los granos de cereal y cebada debían ser presentados en la Casa del SEÑOR (Ha bayit)

19  Traerás lo mejor de las primicias de tu tierra a la casa del SEÑOR tu Dios.

La casa (Ha bayit) del SEÑOR, era específicamente el Templo en Jerusalén (y no la Iglesia local como insinúan los pseudo-profetas). No obstante, cuando Dios destruyó el Templo en Jerusalén, en el año 70 D.C., canceló la posibilidad de celebrar esta fiesta, puesto que sus rituales encontraban su práctica específica en los sacrificios físicos ofrecidos en el Templo Judío en Jerusalén.

Ahora es importante mencionar, que la Iglesia si debe apoyar y financiar la obra de Cristo en la tierra.

Pero decirle a la gente que tiene la obligación de traer las primicias que menciona la ley de Moisés. Es un pretexto,  que no tiene asidero alguno en la Biblia y el Nuevo Pacto.

En todo caso, la Iglesia si debe apoyar financieramente la obra de Cristo, Dios si es honrado cuando das sacrificialmente para la predicación genuina de su Palabra, sin compromisos.

Sin embargo, no debes dejarte sorprender por charlatanes que están tratando de estafarte, usando el nombre de Dios en vano. Si la supuesta “iglesia” donde te congregas insiste en invitar a estos “charlatanes” para que estafen al pueblo con el pretexto de la “fiesta de las primicias” debes abandonar tal lugar y buscar congregarte en una Iglesia “Bíblica” genuina, donde la Palabra de Dios sea expuesta con seriedad e integridad y sin torceduras convenientes.

Apocalipsis 18:4   Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas

Éxodo 20:7

No tomarás el nombre del SEÑOR tu Dios en vano, porque el SEÑOR no tendrá por inocente al que tome Su nombre en vano.

El SEÑOR no toma como algo trivial, a aquel que dice hablar en su nombre:

Jeremías 23:31 Estoy contra los profetas,” declara el Señor, “que usan sus lenguas y dicen: ‘El Señor declara.’ 32 Estoy contra los que profetizan sueños falsos,” declara el Señor, “y los cuentan y hacen errar a Mi pueblo con sus mentiras y sus presunciones, cuando Yo no los envié ni les di órdenes, ni son de provecho alguno para este pueblo,” declara el Señor.

El, a su debido tiempo también a ellos les dará su justa retribución (v. 31-40).

34 Y al profeta, al sacerdote o al pueblo que dijere: Profecía de Jehová, yo enviaré castigo sobre tal hombre y sobre su casa.

Estas son serias palabras que deben de considerarse en santo temor reverente.

Rev. Peter Citelli,

Pastor-Maestro

© 2012 PeterCitelli.org. Todos los derechos Reservados.
P.O. Box 246406 Pembroke Pines, Fl 33024


 

Si busca una Iglesia donde la Palabra de Dios sea comunicada con precisión le invitamos a que nos visite.

La Iglesia Bautista Miramar es un lugar donde Dios es glorificado, donde Cristo es exaltado y donde la Palabra de Dios es predicada con fidelidad.

Iglesia Bautista Miramar

3210 SW 59 Terrace
West Park, Florida 33023
Edificio del Taylor Hall

Domingo: Adoracion 11:00 AM
Miercoles: Oracion 7:30 PM

 

http://www.facebook.com/IglesiaBautistadeMiramar


 

 

3 comentarios en “¿Fiesta de las Primicias o Pretexto?

  1. Dios lo bendiga por esta verdad,
    Dios biene por una iglesia fiel sin manchas y arrugas, no por una iglesia que supuestamente vende la bendicion

  2. Con todo respeto, usted dice que no hay Ley y que Ieshúa sí abrogó la Ley para los gentiles, pero al final, como corolario y para afincar su posición, cita al tercer mandamiento de no tomar el nombre de Dios en vano. ¿Entonces, en qué quedamos? No estoy de acuerdo con los mercaderes de la doctrina de la prosperidad, pero tampoco soy gentil. Ahora soy hijo del Dios viviente, parte de Su pueblo, Israel.

    • Usted me malinterpreta.

      La Ley Ceremonial (con sus fiestas y sacrificios) fueron figuras que se cumplieron en la persona de Cristo.

      Eso es la clara ensenanza del Nuevo Testamento:

      Hebreos 10:1 Pues ya que la ley sólo tiene la sombra de los bienes futuros y no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ellos ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan.

      8 Habiendo dicho anteriormente: “SACRIFICIOS Y OFRENDAS Y HOLOCAUSTOS, Y sacrificios POR EL PECADO NO HAS QUERIDO, NI en ellos TU TE HAS COMPLACIDO” (los cuales se ofrecen según la Ley), 9 entonces dijo: “HE AQUI, YO HE VENIDO PARA HACER TU VOLUNTAD.” El quita lo primero para establecer lo segundo.

      El sacrificio de Cristo ha quitado la necesidad de “”SACRIFICIOS Y OFRENDAS Y HOLOCAUSTOS, Y sacrificios POR EL PECADO” de la Ley Ceremonial.

      No asi, las directrices de la Ley Moral de Dios. Pablo le dice a los creyentes de Roma (Judios y Gentiles)

      Rom. 13:8 No deban a nadie nada, sino el amarse unos a otros. Porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley.

      9 Porque esto: “NO COMETERAS ADULTERIO, NO MATARAS, NO HURTARAS, NO CODICIARAS,” y cualquier otro mandamiento, en estas palabras se resume: “AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.”

      10 El amor no hace mal al prójimo. Por tanto, el amor es el cumplimiento de la ley.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s