son-los-hijos-de-dios-diosesLa enseñanza carismático/apostólico y profética (muy popular en los canales televisivos de ese corte), ha venido afirmando que los hijos de Dios, son “dioses”.

Entre los que han esparcido esta enseñanza se encuentran, Kenneth Hagin, Kenneth & Gloria Copeland, Creflo Dollar, Charles Capps, Joyce Meyer, Cash Luna, y Guillermo Maldonado entre varios otros que promueven las enseñanzas del movimiento “palabra de fe”.

Estos están basando esta falsa creencia, citando como su base bíblica, Juan 10:34-36, (el cual es una cita de Salmo 82:6).

Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?” (Juan 10:34 RVR1960).

De manera que estos van filosofando y razonando, “si los creyentes son hijos de Dios entonces ellos son dioses, tal como su padre, es Dios.”

Cash Luna afirma en una de sus predicaciones,

“¿Cómo se llama papa Dios? Jehová ¿Y como te llamas tú? Junior … ¿Quién sómos? ¿Jehová Junior? escucha esto, eso no es una manera de enseñar, eso es una verdad … ¿si Jesús es hijo de Dios?, ¿qué es? Dios, la Biblia dice no yo, porque vosotros sois dioses … ¿porqué? por que somos junior.”[1]

De esta manera, él esta afirmando que los creyentes son “dioses,” “Jehová Junior.” Y la base de su doctrina, es supuestamente la Biblia, y específicamente el texto de Juan 10:34-36.

Lamentablemente, este es el resultado de una pésima interpretación Bíblica que demuestra la ignorancia rampante de personas que nunca realizaron estudios formales con una institución seria de instrucción Bíblica, Instituto Bíblico, Universidad Cristiana o un Seminario Teológico acreditado, reconocido y respetado por el rigor académico.

Esto es una de las cosas que debemos reconocer de la Iglesia de Roma (sin justificar de ninguna manera sus errores). Debido a que exige que sus sacerdotes ordenados, posean una educación post-secundaria de por lo menos 8 años y que estos se gradúen del Seminario (Institución educacional para Graduados, Post-Licenciatura), con una Maestría en Divinidad y algunos llegan a alcanzar Doctorados.

Tal era el caso del Dr. Martin Lutero, quien poseía una Licenciatura, una Maestría y un Doctorado en Teología, y era profesor de la Universidad de Wittenberg, cuando el se propuso reformar la corrupción en la Iglesia de Roma.

Finalmente, esto dio paso a un cisma irreversible en la Iglesia, dando lugar a que se levantaran las Iglesias Protestantes, entre ellas la Luterana, la Presbiteriana y la Bautista.

El Rigor académico sobre los que serían los pastores-maestros de dichas congregaciones era extremadamente alto. Estos fueron preparados en gramática, historia, teología, filosofía, idiomas (Latín, Griego, Hebreo, Arameo), entre otras ciencias.

Las Iglesias Luteranas, Reformadas, Bautistas entre otras han continuado, requiriendo que sus pastores posean estudios rigurosos post-licenciatura tales como maestrías en Divinidad para sus ministros ordenados y hasta doctorados. Lo cual es una necesidad de suprema importancia para la credibilidad, no solo de los ministros, sino también de las congregaciones que representan.

Los ministros ordenados del evangelio deben de mostrar su capacidad intelectual y académica en un alto grado.

La Biblia que es la Palabra del único y sabio Dios, cubre muchas ciencias, historia, geografía, religión, arqueología, idiomas como el Hebreo, el Griego, el Arameo, poesía, diversas formas literarias etc.

El hombre de Dios debe estar debidamente preparado y entrenado académicamente para poder comunicar con dignidad y precisión, la Palabra del Dios viviente.

Eso es lo que significa que el siervo del Señor sea “apto para enseñar” en 1 Timoteo 3:2.

No obstante el entrenamiento riguroso de los siervos de Dios, últimamente ha ido siendo dejado de lado, especialmente entre algunos grupos pentecostales, carismáticos, y otros que con el deseo de hacer crecer sus Iglesias y grupos, han ordenado pastores sin mayor preparación teológica, lo cual es evidente en sus predicaciones y prácticas ministeriales.  Y en muchos casos han demonizado y estereotipado, a quienes desean estudiar y prepararse formalmente. Persiguiendo el fin de justificar, su bajo nivel educacional.

Otros empresarios independientes con la habilidad de vendedores persuasivos (particularmente del movimiento carismático-apostólico), se han volcado a fundar iglesias (como si fueran empresas), auto-nombrándose “pastores, apóstoles, profetas” (o han comprado certificados ministeriales, e incluso títulos de entidades/empresas de educación “no acreditadas” con el fin de afirmar su credibilidad).  Muchos claman tener maestrías y doctorados, pero carecen de la preparación académica adecuada, lo cual es evidente ante quienes los escuchan, puesto que solo compraron o les fue regalado un título de cartón.

Cabe mencionar que ninguna Universidad acreditada, ni Seminario Teológico serio, los aceptaría como profesores, puesto que dichos títulos no acarrean el respaldo de una institución reconocida académicamente. Dichos “títulos” son presuntamente fraudulentos, los cuales han sido otorgados por “universidades” que carecen de reconocimiento y acreditación formal.

Estos cuasi-ministros, al usar métodos de mercadeo a multinivel y todo tipo de técnicas novedosas han hecho crecer sus grupos, al punto de llegar a ser  “mega-iglesias”, sin embargo carecen de una preparación académica sólida y por ende las interpretaciones erradas son el orden del día en sus sermones, y esto es reproducido en las personas que son entrenadas por ellos, los cuales repiten sus errores doctrinales.

Sin embargo, regresemos a nuestra pregunta inicial ¿Son los hijos de Dios, dioses?, ¿Se puede afirmar esto desde la base de Juan 10:34-36?

“Jesús les respondió: ¿No está escrito en su Ley: ‘Yo dije: son dioses’?’ Si a aquéllos, a quienes vino la palabra de Dios [i.e. los jueces y gobernantes de Israel], los llamó dioses [i.e. elohim], (y la Escritura no se puede violar), ¿a quien el Padre santificó y envió al mundo, ustedes dicen: ‘Blasfemas,’ porque dije: ‘Yo soy el Hijo de Dios’?” (Juan 10:34-36).

Lo que Jesús quiso implicar en Juan 10:34-36, es que si para los gobernantes, los jueces del Israel Bíblico, se uso la palabra elohim (Salmo 82:1,6,7), cuanto mas se puede usar para El, que era el Hijo de Dios.

Si los gobernantes y los jueces del Israel Bíblico fueron considerados como representantes del Dios de Israel, cuanto más el unigénito Hijo de Dios.

“Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, El Lo ha dado a conocer” (Juan 1:18).

Lo que enseña Juan 10:34-36, no es que los Cristianos son “dioses”, como afirma Cash Luna, sino que Cristo podía inferir su divinidad, y su oficio como Juez, sin incurrir en una blasfemia puesto que él era Dios el hijo encarnado.

Esto era el argumento que estaban usando los Judíos para apedrearlo,

“Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30).

“Los Judíos Le contestaron: “No Te apedreamos por ninguna obra buena, sino por blasfemia; y porque Tú, siendo hombre, te haces Dios” (v. 33).

Sin embargo él, no se hacía Dios,

El es el resplandor de Su gloria y la expresión (representación) exacta de Su naturaleza” (Hebreos 1:3f).

Pero por otro lado, el enseñar que los Cristianos son “dioses/Jehová junior” es cometer una blasfemia (Βλασφημεῖς – hablar livianamente, profanamente y sin respeto de Dios). Considera lo que la Ley de Dios dice de los blasfemos (e.g. Lev. 24:14-16). El comentario de Cash Luna, exalta a meros seres humanos y rebaja, desprecia y minimiza la divinidad de Cristo, el Dios-hombre.

Adicionalmente, el afirmar tal cosa es tambien idolatria,

:No tendrás otros dioses delante de mí” (Deuteronomio 5:7).

“A ti te fue mostrado, para que supieras que el SEÑOR, El es Dios; ningún otro hay fuera de El” (Deuteronomio 4:35).

“Así dice el SEÑOR, el Rey de Israel, Y su Redentor, el SEÑOR de los ejércitos: ‘Yo soy el primero y Yo soy el último, Y fuera de Mí no hay Dios” (Isaías 43:10).

“Ustedes son Mis testigos,” declara el SEÑOR, “y Mi siervo a quien he escogido, Para que Me conozcan y crean en Mí, Y entiendan que Yo soy. Antes de Mí no fue formado otro dios, Ni después de Mí lo habrá” (Isaías 43:10).

Pablo en el Nuevo Testamento no dice:

“Porque aunque haya algunos llamados dioses, ya sea en el cielo o en la tierra, como por cierto hay muchos dioses y muchos señores” pero para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para El; y un solo Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio de El existimos nosotros” (1 Corinitios 8:5).

Por tanto, aléjate de quien se atreva a blasfemar, enseñando que los Cristianos somos “dioses”.

Los que hemos recibido a Cristo, somos hijos de Dios (espiritualmente hablando) pero en ninguna manera comparables con el Dios soberano o con su Hijo divino, nuestro Señor Jesucristo.

“Porque hay UN SOLO DIOS, y también un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre” (1 Timoteo 2:5).

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1 RVR1960).

Pastor Peter Citelli

© 2013 Reino de Dios. Todos los derechos Reservados.

E-mail: oficina@reinodedios.tv


[1] Yamisalvacion. “Cash Luna se declara un Dios, un Jehova Junior.” You Tube. http://www.youtube.com/watch?v=jc2rEPw7nn4 (accessed May 18, 2013).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s