Por nada estén afanosos

AnxietyPor nada estén afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer sus peticiones delante de Dios. (Fil. 4:6)

El afán, es el enemigo número uno de nuestra salud espiritual, mental y física.

La Palabra “afanosos” del griego [μεριμνᾶτε], nos habla de distracciones que te jalan en diferentes direcciones y uno de forma figurada se parte en pedazos.

Podemos tener una idea de las implicaciones de la palabra “afán” del Inglés “Be Careful”.

Care-full, significa “lleno de cuidados” esto conlleva la idea de estar “lleno de cuidados, por algo o por alguien, preocupaciones, problemas, pensamientos, angustias por diversas metas y expectativas, provisión o interés personal.”

Este enfoque permanente en dichos “cuidados” tiene la capacidad de quebrarnos  de una manera espiritual, mental, emocional y física, al punto de hacernos colapsar.

No obstante, el sabio consejo de la Escritura es que “No” debemos estar afanosos “por nada” y esto como mandamiento de continuo.

En el original [μηδὲν], este adjetivo acusativo se lee “ni siquiera por una sola cosa”.

La Nueva Traducción Viviente, lo pone de esta manera:

No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.

Nota que dice que no debemos preocuparnos por nada (ni siquiera por una sola cosa). Mas bien deberíamos ser llenos de su Espíritu ‘Spirit-Filled’, i.e. llenos de su Palabra, (e.g., Efesios 5:18-20; Col. 3:16,17), y de oración ‘Prayer-full’ y  de agradecimiento ‘Thank-Full’, (1 Tes. 5:17,18).

Esto significa que después de orar y entregar nuestra petición a nuestro Padre Celestial no debemos olvidar de darle gracias, descansando en que El tendrá cuidado de lo que le pedimos.

El Apóstol Pedro nos recuerda:

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. (1 Ped. 5:7)

Que te parece si lo ponemos en práctica hoy?

Te animo a que ores conmigo:

Padre te entrego mis necesidades en tus manos, y te agradezco por lo que vas a hacer.
Rehúso afanarme por nada, porque se que tu cuidas de mi, en el nombre de Jesús, Amen.

Que tengas un día descansando en su Paz,

Pastor Peter Citelli

Filipenses 4:7

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s