Capacitados para Creer el Evangelio

Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él (Filipenses 1:29 RVR1960).

concede la fe.jpg

 

 


 

Anuncios

Y Dios nos dio vida …

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente (Génesis 2:7 RVR1960).

Y él [Dios] os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados (Efesios 2:1 RVR1960).

Regenero.jpg

 

 


 

El anuncio del nacimiento de Jesús

El ángel Gabriel es enviado por el Rey Altísimo para comunicarle a María la importante misión que Él le estaba encomendando. Ella sería su instrumento escogido por el cual el Mesías vendría al mundo.

Para escuchar a Pastor Peter Citelli predicando expositivamente Lucas 1:26-38 haga clic en el link de abajo.

Este mensaje fue predicado en la

Iglesia Bautista Miramar

3210 SW 59 Terrace
West Park, Florida 33023
Edificio del Taylor Hall

Domingo: Adoracion 11:00 AM
Miercoles: Oracion 7:30 PM

Si busca una Iglesia donde la Palabra de Dios sea comunicada con precisión le invitamos a que nos visite.

La Iglesia Bautista Miramar es un lugar donde Dios es glorificado, donde Cristo es exaltado y donde la Palabra de Dios es predicada con fidelidad.

http://www.facebook.com/IglesiaBautistadeMiramar

_________________________________________________

¿Te ha llamado Dios? Discirniendo el llamado a predicar

por el Dr. Albert Mohler Jr.

¿Haz sido llamado?

¿Te ha llamado Dios al ministerio? Aunque todos los Cristianos están llamados a servir a la causa de Cristo, Dios llama a algunas personas para servir a la Iglesia como pastores y otros ministros.

Escribiendo al joven Timoteo, el apóstol Pablo confirmó que si un hombre aspira a ser un pastor, ” buena obra desea hacer ” [1 Timoteo 3:1, NBLH ]. Del mismo modo, es un alto honor el ser llamado por Dios para el ministerio de la Iglesia

¿Cómo sabes si Dios te está llamando?

En primer lugar, hay un llamado interno. A través de su Espíritu, Dios habla a las personas que él ha llamado a servir como pastores y ministros de su Iglesia. El gran reformador Martín Lutero describió este llamado interno como “la voz de Dios oída por la fe.” Aquellos que Dios ha llamado conocen este llamada por un sentido de guía, propósito y un compromiso cada vez mayor.

Este sentido de apremio debe impulsar al creyente a considerar si Dios le está llamando al ministerio. ¿Le ha regalado Dios con el ferviente deseo de predicar ? ¿Te ha dotado de los dones necesarios para el ministerio ? ¿Amas a la Palabra de Dios y te sientes llamado a enseñar? Spurgeon advirtió a aquellos que buscaban su consejo no predicar si podían evitarlo. “Pero”, Spurgeon continuó, “si no puede evitarlo, y él debe predicar o morir, entonces él es el hombre.” Esa sensación de comisión urgente es una de las características centrales de una auténtico llamado. Charles Spurgeon identificó la primera señal del llamado de Dios al ministerio como “un deseo intenso y todo absorbente por la obra.” Los que son llamados por Dios sienten una obligación creciente para predicar y enseñar la Palabra, y para ministrar al pueblo de Dios.

En segundo lugar, está el llamado externo. Los Bautistas creen que Dios usa a la congregación para “llamar a los llamados” al ministerio. La congregación debe evaluar y afirmar la vocación y los dones del creyente que se siente llamado al ministerio. Como una familia de fe , la congregación debe reconocer y celebrar los dones ministeriales dados a sus miembros, y asumir la responsabilidad de alentar a aquellos que Dios ha llamado a responder a esa llamado con gozo y sumisión.

En estos días, muchas personas piensan en carreras en vez de llamamientos. El desafío bíblico de “considerar el llamado” debería ampliarse del llamado a la salvación al llamado al ministerio. John Newton, famoso por escribir “Gracia Admirable”, comentó una vez que “Nadie más que El que hizo el mundo puede hacer un ministro del Evangelio.” Sólo Dios puede llamar a un verdadero ministro, y sólo él puede conceder el ministro los dones necesarios para servicio. Pero la gran promesa de la Escritura es que Dios ciertamente llama ministros, y presenta estos servidores como regalos a la Iglesia. Una cuestión clave en este caso es un malentendido común acerca de la voluntad de Dios. Algunos modelos de piedad evangélica implican que la voluntad de Dios es algo difícil de aceptar para nosotros . A veces nos confundimos un paso más al hablar de “rendirse” a la voluntad de Dios. Como Pablo deja claro en Romanos 12:2, la voluntad de Dios es buena, digna de aceptación entusiasta, y perfecta. Los que son llamados por Dios para predicar se les dará el deseo de predicar, así como los dones de predicación. Más allá de esto, el predicador llamado por Dios sentirá la misma obligación como el gran apóstol, quien dijo: “¡Ay de mí si no predico el evangelio!” (1 Corintios 9:16 , LBLA).

Toma en cuenta tu vocación. ¿Percibe usted que Dios le está llamando al ministerio, ya sea como pastor u otro servidor de la Iglesia? ¿Se quema con una compulsión a proclamar la Palabra, compartir el Evangelio, y el cuidado de la grey de Dios? ¿Se ha confirmado esta convocatoria y alentado por aquellos Cristianos que te conocen mejor ?

Dios sigue llamando … ¿te ha llamado ?

Traducido por Rev. Peter M. Citelli

Lectura Recomendada: Hermanos, no somos Aficionados: Un llamado a la Preparación Ministerial

Hermanos, no somos Aficionados: Un llamado a la Preparación Ministerial

458056277_640Dr. Jason K. Allen

Pocos hombres han dado forma a la iglesia del siglo 21 más que John Piper, y pocos de sus libros han demostrado ser más útiles que “Hermanos, no somos profesionales.” Piper tiene razón. Los ministros no deberían ser profesionales, y su llamado a un ministerio radical, sacrificial y desinteresado, da en el clavo. Sin embargo, cuando se trata del Servicio Ministerial, tampoco estamos llamados a ser aficionados.

Un aficionado ministerial no es aquel que no posee formación formal o grados avanzados de instituciones de renombre. Un aficionado es aquel que no posee la base de conocimientos, habilidades y experiencia para una tarea en particular, en este caso el ministerio Cristiano. Es decir, uno puede todavía ser un aficionado, aunque con un título ganado, y uno puede ser un ministro fiel, aunque le falte uno.

De hecho, los Cristianos – y en especial los ministros – están llamados a ser personas a lo Primera de Corintios 1, con confianza a predicar la locura de la cruz. Por otra parte, la lista de los que carecían entrenamiento teológico formal, quienes al mismo tiempo impactaron al mundo para Cristo es larga, incluyendo luminarias como John Bunyan, Charles Spurgeon, y Martyn Lloyd-Jones. He aprendido mucho de hombres en los tiempos pasados ​​y presentes que carecían de educación formal.

Sin embargo, nunca antes en la historia de la iglesia la educación teológica ha sido tan accesible, y nunca antes ha sido tan necesaria. La tecnología avanzada, sistemas de suministro innovadores, y los recursos que proliferan, todos hacen de ser un aficionado ministerial, un estado permanentemente – inexcusable. ¿Por qué buscar preparación para el ministerio?

La complejidad de nuestros tiempos

Nuestro momento cultural requiere una preparación ministerial rigurosa. Cada generación se presenta a la iglesia con dificultades especiales, pero nuestra generación viene con equipaje único y angulosidad. No es que el siglo 21 es más caído o más secular que los anteriores, pero bien puede ser más complejo.

El quedarse perplejo ante preguntas éticas, a menudo las complejas ramificaciones tortuosas del pecado, y una intelectualidad cultural que dedica sus mejores energías a socavar el sistema de creencia Cristiano, todos presentan a la iglesia serios desafíos.

Los perdidos necesitan más que respuestas superficiales provenientes de ministros mal equipados.  Ellos necesitan ministros preparados para presentar la dotación completa de la verdad Cristiana de un modo atractivo, pensante, y convincente.

La centralidad de la enseñanza de las Escrituras

La predicación y la enseñanza de la Sagrada Escritura son la responsabilidad principal del ministro Cristiano, y es la necesidad central de la iglesia. De hecho, con el fin de ser bíblicamente calificados para ser un ministro cristiano, uno debe ser ” apto para enseñar “. [ 1 ]

Pablo comisionó a Timoteo en repetidas ocasiones a un ministerio fiel de la Palabra con exhortaciones como: ” Retén la forma de las sanas palabras “, “cuida la verdad que se te ha confiado.”, ” maneja con precisión la palabra de verdad. ” y ” predica la Palabra”. [ 2 ] Estas exhortaciones, y muchas otras, requieren una mente renovada – y una mente informada. Simplemente no hay lugar en el ministerio para la exégesis descuidada, la interpretación de mala calidad, o sermones superficiales.

Uno puede ser un fiel ministro sin un título de seminario, pero no se puede ser fiel ministro sin conocer la Escritura.

Las consecuencias del Ministerio

Existe una correlación alarmante inversa entre la seriedad de la tarea ministerial y la ligereza con la que a menudo algunos la toman. No vamos a dejar que un mecánico inexperto reconstruya nuestra transmisión, ni permitiríamos que un pediatra indocto diagnostique a nuestros hijos. Sin embargo, las iglesias suelen colocar a individuos con los niveles más bajos de preparación en el cargo más alto – el pastorado.

¿Por qué uno a sabiendas recibiría el cuidado de su alma y la instrucción bíblica de un aficionado?, y ¿por qué un ministro se contenta con ser un aficionado? Las almas están en la balanza. Hay un cielo que ganar y un infierno que evitar. Hay una verdad fija para defender y proclamar. Satanás es serio acerca de su llamado; los ministros deberian ser serios acerca del de ellos. El ministerio tiene demasiadas consecuencias para no serlo.

La prioridad de la Gran Comisión

El fin por el cual el ministro trabaja es la proclamación del Evangelio y la promoción de la Gran Comisión. El Cumplimiento de la Gran Comisión requiere una carga por los perdidos, una pasión por la gloria de Dios en la salvación de los pecadores, y una mente preparada para razonar, enseñar y presentar persuasivamente el evangelio.

Por otra parte, la Gran Comisión es un llamado a hacer discípulos, no sólo conversos. Aunque a menudo esto es conceptualizado como principalmente un acto de celo, la Gran Comisión también requiere conocimiento. Se requiere una disposición a ” dar una respuesta de la esperanza dentro de ti “, una capacidad de ” contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos. “, y una habilidad para “enseñar estas cosas a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros “. [ 3 ]

Conclusión

Una vez escuché a un profesor reprender a un estudiante que argumentó que era apropiado que el leyera su sermón de sus manuscritos porque Jonathan Edwards leyó su sermón de los suyos. El profesor replicó: “¡Tonto, tu no eres Jonathan Edwards!” Del mismo modo, no mires a modelos como Spurgeon y Lloyd-Jones como justificación para no buscar una educación teológica formal. Ellos eran genios que se instruyeron a si mismos. Pero lo mas probable es que tu no seas un genio como ellos.

Dios bien te puede utilizar a pesar de la falta de entrenamiento formal, pero si tienes la accesibilidad en lo que respecta a la educación teológica – y casi todas las personas en el planeta ahora la tienen – ¿para que buscarla?

Los Ministros serán juzgados por su fidelidad, no por sus logros académicos, pero es imposible ser un ministro fiel sin estar correctamente equipado. Hermano, no debes ser un ministro aficionado.

[ 1 ] I Timoteo 3:2 .

[ 2 ] II Timoteo 1:13-14 ; II Timoteo 2:15; II Timoteo 4:2 .

[ 3 ] I Pedro 3:15; Judas 1:3 ; II Timoteo 2:2 .

Traducido por el Reverendo Peter Citelli.

¿Se le ha dado a satanás dominio sobre la tierra hasta que Jesús regrese? Si es así, ¿por qué se le dio esa autoridad?

ImagenPor  R.C. Sproul.

Sólo hay un Señor supremo de todo el mundo, y ese es Dios. Se nos dice en el Antiguo Testamento que todo este concepto de dominio fue compartido con Adán y Eva.  Al hombre se le dio dominio sobre la tierra para ser vice-regentes de Dios, es decir, vice reyes para representar el reino de Dios en este planeta.  Por supuesto, hemos hecho un lío terrible con esto, y nos fuimos sujetando cada vez más al poder de Satanás.  Pero ese poder de Satanás no sólo tuvo un duro golpe, sino un golpe fatal por causa de Cristo en su encarnación.

Se nos dice que, en primer lugar, que Dios el Padre dio a Jesús toda autoridad en el cielo y en la tierra.  En su ascensión, Cristo está sentado a la diestra de Dios, donde esta coronado como el Rey de reyes y Señor de señores.  Eso fue un golpe tremendo para todos los poderes terrenales o satánicos, principados y huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.  Así que si usted me pregunta quien está en el dominio sobre este mundo en este momento, creo que el Nuevo Testamento es muy claro en eso.  El que está en el dominio es el Señor.

El Señor nuestro Dios Todopoderoso reina, y el Señor Cristo reina en este mundo en este momento.  Su reino no será de este mundo, pero ciertamente incluye este mundo, y Jesús tiene toda autoridad sobre el cielo y la tierra.

Incluso en este momento, mientras estoy discutiendo esta cuestión, la autoridad y el poder de Satanás se encuentra limitado y subordinado a la autoridad que reside en Cristo. Cristo ahora es el rey de esta tierra. Su reino es invisible, y no todo el mundo lo reconoce. La gente está dando más lealtad al príncipe de las tinieblas que al Príncipe de la Paz, pero eso es un acto de usurpación por parte de Satanás. Su poder está restringido, limitado y es temporal.

Lo que ha sucedido brevemente es lo siguiente: al poder y la autoridad de Satanás se le ha asestado un golpe mortal en la persona de Cristo.  La Cruz, la Encarnación, la Resurrección y la Ascensión han debilitado tremendamente cualquier poder o autoridad que Satanás disfrutaba, pero no lo ha aniquilado.  Eso vendrá más tarde, cuando Cristo complete su obra de redención, con la consumación de su reino.  Todas las cosas serán llevadas cautivas a él, y toda rodilla se inclinará a él, incluyendo a los ángeles caídos, los cuales se inclinarán en sumisión a su autoridad.

Dr. R. C. Sproul es co-pastor de la Capilla de San Andrés, en Sanford, Florida, 
presidente de Ligonier Ministries, y autor del libro y la enseñanza en series "La Santidad de Dios".

¿A quién justifica Dios?

b“No he venido a llamar a justos [i.e. a los que se creen justos y que no necesitan arrepentirse de nada], sino a pecadores al arrepentimiento.” – Lucas 5:32

El propósito de la primera venida del Señor, fue el llamar a los que sabían que por causa de su condición espiritual [i.e. sus múltiples pecados] no entrarían al Reino salvífico de Dios.

El no vino a llamar, a aquellos que se creían “justos” por la practica de su religión y obras de moralidad.

El vino a llamar a pecadores, que no tenían ninguna posibilidad de entrar en el reino de Dios, los cuales en una humildad, (provocada por el Espíritu Santo) se humillarían delante de Dios, reconociendo su bancarrota espiritual y dependiendo solo de la misericordia y la gracia de Dios para salvarlos y dejarlos entrar en su reino.

El Señor Jesús les conto la siguiente parábola:

Lucas 18:9-14

9 Dijo también Jesús esta parábola a unos que confiaban en sí mismos como justos, y despreciaban a los demás: 10 “Dos hombres subieron al templo a orar; uno era Fariseo y el otro recaudador de impuestos. 11 El Fariseo puesto en pie, oraba para sí de esta manera: ‘Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos. 12 Yo ayuno dos veces por semana; doy el diezmo de todo lo que gano.’

13 Pero el recaudador de impuestos, de pie y a cierta distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘Dios, ten piedad de mí, pecador. 14 Les digo que éste descendió a su casa justificado pero aquél no; porque todo el que se engrandece será humillado, pero el que se humilla será engrandecido.”

El recaudador de impuestos, que reconoció su pecado y su imposibilidad de salvarse a si mismo por sus obras, fue aquel al que Dios justifico.

El fariseo que se jactaba de todas sus aparentes, obras de religiosidad y moralidad externas, no.

Cristo sigue llamando al arrepentimiento a los que saben en su interior que son pecadores, y que en su practica y fachada religiosa externa y condición actual, Dios no los dejaría entrar en su Reino.

1 Cor. 6:9 ¿O no saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se dejen engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.

Nadie que viva continuamente de esta manera por muy “espiritual, religioso o prominente” que aparente ser, entrara en el Reino de Dios.

No obstante, algunos pecadores son impactados por la convicción del Espíritu Santo, de su hipocresía religiosa y fraude espiritual,  llegando al arrepentimiento genuino delante de Dios.

Es a estos, como el recaudador de impuestos, quien “no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘Dios, ten piedad de mí, pecador’” que Dios justifica.

Es a estos, de corazón contrito y humillado que Dios no desprecia.

Salmo 51:17 Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito;
 al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.

Los fariseos [y los presuntuosos de hoy], creían que eso no era aplicable para ellos.  Estos se creían justos y saludables en lo espiritual [cf. Mar. 2:15,17] y que no necesitaban arrepentirse de nada.

Sin embargo, a los que reconocen su insuficiencia espiritual, debido a su enfermedad terminal llamada pecado; los que dicen
 ‘Dios, ten misericordia de mí, pecador,’ son los que Dios justifica por su gracia.

Es de aquellos que poseen una fe en el Señor Jesucristo, que incluye el componente del arrepentimiento, de los que se se dice:

Romanos 5:1 Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo

Rev. Peter Citelli

© 2013 Reino de Dios. Todos los derechos Reservados.

E-mail: oficina@reinodedios.tv

El Día de la Reforma Protestante, el nuevo desafío

ltMuchos últimamente, están trabajando duramente para que los Cristianos no celebren Halloween.

Sin embargo, por darle tanto énfasis a esa celebración secular, han descuidado que el día 31 de Octubre es el recordatorio de la Reforma Protestante.  Ahora, este último tiene grandes lecciones prácticas y aplicables para la Iglesia verdadera del día de hoy.

El 31 de octubre de 1517, en la víspera de la celebración católica de “Todos los Santos”, el profesor de teología Martín Lutero (quien hasta ese momento había sido un monje agustiniano), clavó sus 95 tesis en la puerta de la Iglesia católica del castillo de Wittenberg.

El confrontó la venta de indulgencias papales para el perdón de pecados de los vivos y la liberación de los muertos de los supuestos sufrimientos del purgatorio, como método de recolectar fondos para la construcción de la basílica de san Pedro en Roma.

Su accionar dio lugar a la Reforma Protestante y a la formación de Iglesias Luteranas, Reformadas y Evangélicas.

Una gran cantidad de católicos (sacerdotes y feligreses) se separaron de la Iglesia Católica Romana, para formar las primeras Iglesias protestantes, las cuales no reconocían la autoridad del Papa (el Obispo de Roma), ni los dogmas, ni las tradiciones de la Iglesia Católico-Romana, sino que se sujetaban enteramente a Cristo como única cabeza de la Iglesia y a su Palabra Escrita.

No obstante vivimos en días donde la Iglesia Evangélica necesita una nueva reforma, a la luz de las Escrituras.  Y una reforma, que confronta de igual manera como Lutero confronto la corrupción y el enriquecimiento de la Iglesia Romana a costilla de las indulgencias vendidas a los pobres, a los que buscan enriquecerse a expensas de los pobres creyentes y de su ignorancia hoy, y esto a base de mentiras y trucos tramposos.

Necesitamos líderes, como Martin Lutero que desenmascaren (sin temor) a los que quieren disfrazarse de “nuevos reformadores- apostólicos” y en muchos casos de “Evangélicos”, los cuales han adoptado las mismas prácticas de la Iglesia Romana en sus énfasis de colectar también fondos para construir sus Mega-Iglesias a base de cuentos y promesas falsas (tipo Basílica de San Pedro).  Y en la exaltación y supremacía de sus líderes, quienes a la misma manera de los primeros también se hacen llamar “Padres”, aun cuando Jesús prohibió el uso de tal titulo:

Mateo 23:9 (NBLH)

Y no llamen a nadie padre suyo en la tierra, porque Uno es su Padre, el que está en los cielos.

El Señor Jesús les estaba prohibiendo directamente a sus discípulos a llamar a un maestro de religión “Padre” (i.e. fuente suprema de autoridad en su interpretación de las Escrituras), aun cuando estos tuercen, se oponen o se imponen por encima de las Palabras Escritas de Dios.

Jesús les aclaró, “Uno es su Padre, el que está en los cielos.” El es la única fuente de suprema autoridad, y su Palabra es sagrada.

No obstante haciendo caso omiso de lo escrito en el párrafo anterior, algunos se hacen llamar “apóstoles y profetas” de la “nueva reforma apostólica y profética” claman ser “Padres” (i.e. fuentes de autoridad suprema) a la que todos deberían de someterse.

Sin embargo, lo que buscan es impresionar, sorprender y enriquecerse, usando las tácticas de la teología de la prosperidad sobre las masas que acumulan sea por medio de sus células de mercadeo multinivel o por a través de mega-conferencias y organizaciones de cobertura ministerial, venta de productos, siembras de dinero etc.

Tristemente la Iglesia de hoy sufre de “pastores” que no son pastores sino comerciantes “avivatos” que nunca estudiaron en una escuela teológica seria, formal o acreditada, ni fueron entrenados, ni examinados, ni comisionados por un cuerpo de ordenación serio y probado; sino que inescrupulosamente han usurpado “el título” para sí, para de esta manera “ganar credibilidad” pasando desapercibidos frente a las ovejas mientras ocultan sus verdaderas intenciones.

Bien dijo el Señor Jesús:

Mateo 7:15
Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

“Vestidos de ovejas” significa que estos lobos se visten como se vestían los pastores del rebaño con pieles de ovejas, es decir se disfrazan “como pastores” pero por dentro son lobos rapaces. Ustedes los van a poder reconocer por lo que hagan.

Alguien que dice que es “pastor” pero actúa como un manipulador, mentiroso, avaricioso y aprovechador, no es pastor, es un lobo que se ha “disfrazado de pastor” para ocultar sus verdaderos propósitos.

Así mismo la Iglesia de hoy sufre de “apóstoles” que solo son hombres de negocios/empresarios que han usurpado este título (el cual fue separado para los 12 apóstoles escogidos por el Señor Jesús) y han encontrado una nueva forma de hacer dinero, desvalijando y timando a los pobres que les creen y que en su desesperación son vulnerables ante sus falsas promesas y decretos de “prosperidad” y “sanidad”.

No obstante, otros en su sutilidad no usan el término apóstol para disimular, sin embargo, son “pastores” dictadores, amos y señores de sus organizaciones y empresas que corren tal como si fueran compañías seculares y que en muchos casos denominan de “iglesias” o “ministerios”.

De “profetas” que hablan exclusivamente falsas profecías prometiendo “paz, seguridad y bendición abundante” al que les de una mayor cantidad de dinero.

Mientras que otros más astutos usan la nomenclatura de “pastores-líderes” en sus “predicaciones” han suavizado y torcido el evangelio, eliminando las advertencias de la ira de Dios la cual se cierne sobre aquellos que rehúsan arrepentirse genuinamente de sus pecados volviéndose a Dios y a Jesucristo con una fe radical (Marcos 8:34; Juan 3:36; Rom. 10:9).

Estos últimos están más interesados en llenar sus eventos con multitudes (las cuales les traerán beneficio monetario), que ser hallados fieles en la comunicación del mensaje genuino del evangelio de Dios (Lucas 12:42-48; Hechos 8:22; 20:24).

Quieren llenar sus lugares aunque sea de inconversos por medio del entretenimiento, porque aman más la gloria de los hombres (quienes los consideran exitosos en “su ministerio”, que lo que temen a Dios mismo (Juan 12:43; Lucas 12:5).

Mateo 24:51 RVR1960  Y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

De “liberadores” que no se han podido liberar a si mismos de su avaricia, ni de sus propias carnalidades, mucho menos pueden liberar a nadie más.

De “sanadores” que no sanan a nadie, puesto que después de todo el show y la manipulación psicológica que despliegan en un escenario, hacen creer a las personas que están sanas y les obligan a confesar su sanidad. Sin embargo, luego, estas siguen enfermas puesto que todo era un teatro emocional y sugestivo para las cámaras, para impresionar y convencer al pueblo de sus supuestos poderes milagrosos.

Y de “milagreros sobrenaturales que ponen escarcha dorada (que previamente compraron en la tienda) en Biblias, ropas etc. para sorprender a los ingenuos, diciéndoles que es oro en polvo del cielo, que se manifiesta como resultado de sus ministerios.  Estos también tiran piedras/cuentas de plástico para bisutería (que también compran previamente) y las colocan debajo de los asientos, para decir que son piedras preciosas que han caído del cielo.  Y múltiples otros tipos de trucos (de magia) para impresionar a las masas, ganando su confianza para luego desvalijarlas pidiéndoles siembras astronómicas de dinero para que los que los “honran” con su dinero supuestamente puedan también operar en su “unción sobrenatural” y traer milagros y rompimientos a sus vidas (los cuales desde luego nunca vienen, porque todo es un teatro).

A estos se aplican las palabras del Señor Jesús:

Mat 7:22 “Muchos Me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchos milagros?’
23 “Entonces les declararé: ‘Jamás los conocí; APARTENSE DE MI, LOS QUE PRACTICAN [εργαζομενοι, laborando arduamente en tiempo actual] LA INIQUIDAD [ανομιαν – actuando como si no existiera la LEY DE DIOS).

Estos timadores que usan el nombre de Dios en vano, serán confrontados con sus hechos los cuales están escritos en los libros de Dios, para su condenación.  Estos están actuando como si no existiera la LEY DE DIOS, pero por esa misma ley y por toda palabra falsa serán juzgados.

Mateo 12:36
Pero Yo les digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio.

La Ley de Dios dice en

Éxodo 20:7
No tomarás el nombre del SEÑOR tu Dios en vano, porque el SEÑOR no tendrá por inocente al que tome Su nombre en vano.

Y el SEÑOR no toma como algo liviano, a aquel que dice hablar en su nombre:

Jeremías 23:31 Estoy contra los profetas,” declara el Señor, “que usan sus lenguas y dicen: ‘El Señor declara.’ 32 Estoy contra los que profetizan sueños falsos,” declara el Señor, “y los cuentan y hacen errar a Mi pueblo con sus mentiras y sus presunciones, cuando Yo no los envié ni les di órdenes, ni son de provecho alguno para este pueblo,” declara el Señor.

Y todas sus acciones están siendo registradas en los libros de Dios

Apocalipsis 20:12
También vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros (rollos) fueron abiertos. Otro libro (rollo) fue abierto, que es el Libro de la Vida, y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros (rollos), según sus obras.

Allí todo su show habrá terminado y sus verdaderas intenciones reveladas.   El día en que todos sus secretos avariciosos sean puestos al descubierto Romanos 2:16 El día en que, según mi evangelio, Dios juzgará los secretos de los hombres mediante Cristo Jesús.

Estos hacen uso de palabras falsas para desvalijar a los crédulos

2 Pedro 2:3   En su avaricia los explotarán con palabras falsas. El juicio de ellos, desde hace mucho tiempo no está ocioso, ni su perdición dormida.

Y son expertos en torcer las Escrituras, acarreando sobre si mismos mayor condenación

2 Pedro 3:16  Asimismo en todas sus cartas habla en ellas de esto; en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen, como también tuercen el resto de las Escrituras, para su propia perdición (destrucción).

Comparemos lo que hemos hablado con algunas de las Tesis de Martin Lutero y cómo éstas se aplicarían a la reforma de la Iglesia cristiana profesante del día de hoy,

Tesis 54. Oféndese a la palabra de Dios, cuando en un mismo sermón se dedica tanto o más tiempo a las indulgencias que a ella. 

De la misma manera hoy, oféndese a la Palabra de Dios, cuando en un mismo sermón se dedica tanto o más tiempo a las “siembras de pactos (supuestamente para lograr la prosperidad)” que a ella.

También se ofende al Dios de la Palabra cuando el evangelio no es fielmente predicado para sacar un beneficio monetario de las masas, sin importar la condenación de sus almas.

Tesis 86. Del mismo modo: ¿Por qué el Papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?

De la misma manera hoy, ¿Por qué los súper “apóstoles”/pastores-líderes, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construyen edificios para sus Mega-Iglesias de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?

Tesis 45. Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y, sin prestarle atención, da su dinero para comprar indulgencias, lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales, sino la indignación de Dios.

De la misma manera cuando un Cristiano ve a una persona pobre en necesidad y no le presta atención, y luego da su dinero a una Iglesia de la prosperidad para supuestamente “cosechar” bendición lo que obtiene en verdad no son la cosecha de bendición que busca, sino el enojo de Dios.  Y este es mayor sobre la cabeza de los estafadores que usan su nombre.

MARCOS 10:21f (NBLH)

21 y le dijo: “Una cosa te falta: ve y vende cuanto tienes y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; entonces vienes y Me sigues.”

Efesios 5:5 Porque con certeza ustedes saben esto: que ningún inmoral, impuro, o AVARO, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.

6 Que nadie los engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia.

Hay muchos en la actualidad que continuamente hacen énfasis en el “reino de Dios” pero realmente lo que están predicando es un mensaje de avaricia y amor al dinero. No debes caer en su engaño, pues ningún AVARO, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.

El Reino de Cristo y de Dios es un reino espiritual, invisible y celestial. No materialista, terrenal o mundano.

Tesis 46. Debe enseñarse a los cristianos que, si no son colmados de bienes superfluos, están obligados a retener lo necesario para su casa y de ningún modo derrocharlo en indulgencias. 

De la misma manera hoy, retén lo necesario para tu casa y de ningún modo derroches lo que Dios te ha provisto en supuestas “siembras de pacto” como método de alcanzar bendiciones o prosperidad.

Si quieres la bendición de Dios, entonces por la Gracia de Cristo, obedece su instrucción en la Sagrada Escritura:

Josué 1:8
Este Libro de la Ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito. Porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito.

Tesis 55. Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los hombres 56 Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas, se entiende que efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias. 

Así también hoy, las famosas predicas de la prosperidad, no son otra cosa que redes con las cuales ahora se intentan capturar las riquezas de los hombres.

Y las abundantes promesas de prosperidad que los predicadores de “la fe” ofrecen a los que les siembran su dinero, efectivamente lo son en cuanto proporcionan abundantes ganancias a los bolsillos de los predicadores.

Tesis 62. El verdadero tesoro de la iglesia es el sacro-santo evangelio de la gloria y de la gracia de Dios. 63. Empero este tesoro es, con razón, muy odiado, puesto que hace que los primeros sean postreros. 

Lutero tiene razón el verdadero tesoro de la Iglesia es el evangelio de la Gloria Celestial y de la Salvación por medio de la Gracia de Dios. Donde Cristo es la cabeza de la Iglesia, y donde todos los creyentes verdaderos somos un sacerdocio real, ya habiendo obtenido toda bendición en el cielo.  No obstante esta verdad no les conviene a los predicadores de la prosperidad.  Porque eso significa que no se necesitan de sus servicios como mediadores de nada, puesto que Dios ha colocado ya su único mediador aprobado y aceptado por El.

1 Timoteo 2:5
Porque hay un solo Dios, y también un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre

Efesios 1:3 Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo.

1 Pedro 2:5 (NBLH)

También ustedes, como piedras vivas, sean edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

La Iglesia necesita continuamente reformarse conforme a las Escrituras, un principio clave de la Reforma Protestante fue

Ecclesia reformata et semper reformanda secundum verbum Dei 
(La Iglesia Reformada y siempre reformandose de acuerdo con la Palabra de Dios).

Quiero terminar con las palabras de Lutero para mis hermanos que están tan preocupados por combatir a Halloween.

“La mejor forma de expulsar al diablo, si no se rinde ante el texto de las Escrituras, es mofarse y no hacerle caso porque no puede soportar el desprecio” 

Yo creo que tenemos otras batallas más importantes que enfrentar tales como la purificación de la Iglesia Cristiana ante las falsas enseñanzas de la prosperidad y de aquellos otros que tuercen el Evangelio genuino.

Creo que si Martin Lutero estuviera en la tierra el día de hoy, elegiría esta última ruta.

Peter Citelli,
Pastor-Maestro

___________________________________________________________________________________________________________

¿Quién es el único soberano, Dios o el diablo?

scPareciera una pregunta con una respuesta obvia, Dios es el único soberano.

Sin embargo, existen varios “predicadores” entre ellos muchos televangelistas de corte carismático-apostólico, que sutilmente están enseñando lo contrario.  “Dios no es tan soberano” implican ellos, “el diablo lo es”.

Estos se han basado en el concepto arminiano de que “Dios no controla todo lo que hacen los humanos. Dios es el autor de lo bueno, y todo lo malo viene de otras voluntades, fuera de la de Dios” para esto se basan en versiculos como, Santiago 1:17.

¿En que apoyan este concepto?

En la doctrina que enseño, Kenneth E. Hagin, el padre del movimiento carismático-palabra de fe, el cual afirmo que “Los accidentes, dolencias, enfermedades, los desastres … Su autor es Satanás” (No Culpe a Dios, p. 10).

En su razonamiento lógico y arminiano, Hagin concluyo que “Dios no es el responsable de ninguno de esos acontecimientos” (No Culpe a Dios, p. 9).  De acuerdo a su teoría, la cual muchos están repitiendo, Dios solo es el autor de las cosas buenas (Santiago 1:17), y el Diablo de todas las malas.

Y aunque esta teoría suene lógica y apele a nuestra humanidad, tratando “ingenuamente” de justificar a Dios, quitándole toda responsabilidad de los eventos tristes que suceden, tiene un problema de base, esa perspectiva NO ES Bíblica.

Esa teoría la cual muchos continúan repitiendo incesantemente, va implicando que el Diablo es soberano y hace lo que le da la gana y que Dios no puede hacer nada ante un diablo que hace lo que quiere a “su voluntad”.

De acuerdo a esa teoría, “Dios es el autor de toda cosa buena” y el diablo “el autor de toda cosa mala“.  Al promover este pensamiento, muchos no se dan cuenta (o tal vez si), que están endiosando al diablo y atribuyéndole autoridad y “soberanía” absoluta e independiente de Dios.

Pero en contraste, la Biblia enseña otra cosa, Dios es el único soberano, y el diablo es solo “un peón” que no puede hacer nada que Dios no lo autorice a hacer.

Observa lo que muestra la Biblia en

Job 1:8 “Y el SEÑOR dijo a Satanás: “¿Te has fijado en Mi siervo Job? Porque no hay ninguno como él sobre la tierra; es un hombre intachable (íntegro) y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.” 9 Satanás respondió al SEÑOR: “¿Acaso teme Job a Dios de balde? 10 “¿No has hecho Tú una valla alrededor de él, de su casa y de todo lo que tiene, por todos lados? Has bendecido el trabajo de sus manos y sus posesiones han aumentado en la tierra. 11 “Pero extiende ahora Tu mano y toca todo lo que tiene, y verás”

La pregunta que viene a nuestra mente es, ¿quien puede extender la mano y tocar a los que Dios ha cercado con una valla alrededor? Nadie, ni siquiera el diablo, solo Dios mismo.

Considera lo que dice la Escritura en

Deuteronomio 32:39 Vean ahora que Yo, Yo soy el Señor, Y fuera de Mí no hay dios. Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y Yo sano, Y no hay quien pueda librar de Mi mano.

De acuerdo a este pasaje el que hiere y sana es “el Señor”, no el diablo (como afirma Hagin y los carismáticos- palabra de fe). Dios afirma “Yo, Yo soy el Señor”, no el diablo.

¿Y quien hace vivir o morir? “el Señor”, el contesta, “Yo hago morir y hago vivir”.

Y nadie puede librar de “su” mano. Ni siquiera te puede librar el supuesto, “liberador carismático-apostólico y profético” mas popular, ni la mayor “ofrenda de pacto” monetaria (i.e. coima) con la que te manipulen a “sembrar,” prometiéndote un rompimiento que no pueden cumplir.

El único que te puede librar es Dios, y esto en base de tu genuino arrepentimiento, abandono del pecado y sujeción obediente a su Palabra Escrita:

Proverbios 28:13  El que encubre sus pecados no prosperará, Pero el que los confiesa y los abandona hallará misericordia.

Salmos 32:5 Te manifesté mi pecado, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones al SEÑOR; y tú perdonaste la culpa de mi pecado. Selah

Salmos 51:16 Porque Tú no Te deleitas en sacrificio, de lo contrario yo lo ofrecería; No Te agrada el holocausto. 17 Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; Al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.

Y en algunos casos Dios decide no librar a alguien porque eso es parte de su plan soberano.  Pablo le rogó insistentemente que lo librara de una situación que lo agobiaba,

2 Cor. 12:8 Acerca de esto, tres veces he rogado al Señor para que lo quitara de mí. 9 Y El me ha dicho: “Te basta Mi gracia, pues Mi poder se perfecciona en la debilidad.”

Dios le contesto en su soberanía, implicando que El sabe lo que el permite en nuestras vidas siempre consigue un bien mayor.

Pablo acato la respuesta de la sabia soberanía de Dios diciendo con humildad,

2 Cor. 12:9 Por tanto, con muchísimo gusto me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. 10 Por eso me complazco en las debilidades, en insultos (maltratos), en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo, porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

El aprendió a descansar y a complacerse en el plan de Dios en medio de sus circunstancias adversas, eso es madurez espiritual y plena confianza en el Dios soberano.

En otra instancia, Cristo le dijo a Simón que el diablo le había pedido permiso para zarandear a Pedro.

La pregunta es, si el diablo es “soberano”, causante del mal, ¿porque tiene que pedir permiso?

Piensa en lo siguiente, ¿a quien tuvo que pedirle permiso satanás para zarandear a Pedro?

Lucas 22:31 Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandaros como á trigo

La respuesta es a DIOS el UNICO SOBERANO,

1 Timoteo 6:15 “único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores”

Es al único Soberano Dios, a quien se debe temer y reverenciar lo que El dice en su Palabra, no al razonamiento “de hombres” (carismáticos, palabra de fe, arminianos etc.), sino exclusivamente al Dios soberano revelado en la Palabra de Dios.

El Señor Jesús nos enseñó:

Mat. 10:28 “No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien teman a Aquél que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.

¿Quien es “Aquél que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno”, y al cual se debe de temer? El único Soberano y Rey eterno, dueño absoluto de la vida, del alma y del cuerpo de sus criaturas.

Ahora, la pregunta es, ¿si Dios es soberano sobre todo, será El aquel que es responsable de nuestras experiencias dolorosas y angustias? La respuesta es que Dios en su plan soberano, arregla todas las cosas de tal manera que El no es responsable por la maldad que ocurre en el mundo, sino que cada uno es responsable de sus propias acciones.

No obstante, Dios ha creado un mundo en el cual lo malo puede ocurrir bajo su autorización y supervisión, pero todas estas cosas contribuyen a un bien mayor, el cual Dios sabe que no podría ser logrado sin esos mismos sucesos.

Por ejemplo, Dios fue el que permitió el sufrimiento de su propio hijo, por mano de malvados para beneficiarnos, nuestra salvación éra el bien mayor.

2Hechos 2:23 Este fue entregado por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios, y ustedes Lo clavaron en una cruz por manos de impíos y Lo mataron.

De esta manera podemos confiar en su carácter y propósito,

Rom 12:2 Y no se adapten (no se conformen) a este mundo, sino transfórmense mediante la renovación de su mente, para que verifiquen cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno y aceptable (agradable) y perfecto.

Rom. 8:28 Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito.

Finalmente, déjame concluir con la pregunta que comencé,

¿Quien es el único soberano, DIOS o el diablo?

La respuesta es Dios es el único y absoluto soberano, no el diablo.

1 Timoteo 1:17 Por tanto, al Rey eterno, inmortal, invisible, único Dios, a El sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Rom. 11:33 ¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son Sus juicios e inescrutables Sus caminos! 34 Pues, ¿QUIEN HA CONOCIDO LA MENTE DEL SEÑOR? ¿O QUIEN LLEGO A SER SU CONSEJERO? 35 ¿O QUIEN LE HA DADO A EL PRIMERO PARA QUE SE LE TENGA QUE RECOMPENSAR? 36 Porque de El, por El y para El son todas las cosas. A El sea la gloria para siempre. Amén.

Peter Citelli,
Pastor-Maestro

Ministerio Internacional Reino de Dios, Inc.
http://www.facebook.com/MinisterioInternacionalReinodeDios

© 2012 Reino de Dios. Todos los derechos Reservados.
P.O. Box 246406 Pembroke Pines, Fl 33024

E-mail: oficina@ReinodeDios.tv

Visita nuestra Librería con libros que te serán de bendición:

https://petercitelli.wordpress.com/libros/

Para un estudio adicional, haz click aquí

https://petercitelli.wordpress.com/2011/12/20/confia-en-su-plan/

Jesús es el Señor

kurios-iesous-christos

Rom 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo (RVR1960).

Observemos que la Biblia afirma que Jesús “es” el Señor.

No dice que Jesús “será” el Señor (κυριον: la autoridad soberana) en un “futuro incierto” como afirman erróneamente algunos.

La LBLA traduce: Rom 10:9 que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor (i.e. como tu autoridad suprema) serás salvo.

Para ser salvo debes confesar (i.e. reconocer) que Jesús es tu amo, tu dueño, aquel que tiene derecho de decidir sobre tu vida.

Pablo estaba predicando en el primer siglo y aún antes de la destrucción del Templo en Jerusalén, que Jesús ya era Señor (κυριον: el que tenia la autoridad suprema), y eso no ha cambiado hoy día.

Lo sentimos por los hyper-futuristas pero Jesús “NO será”, soberano en el futuro (como si el tuviera que esperar indefinidamente un futuro incierto), JESUS ES SOBERANO, HOY!

La frase “Jesús es el Señor” fue la confesión más antigua entre los primeros creyentes en la iglesia del Nuevo Testamento.

1 Corintios 12:3 (Nueva Versión Internacional)

3 Por eso les advierto que nadie que esté hablando por el Espíritu de Dios puede maldecir a Jesús; ni nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo.

Algunos asumen que la palabra “Señor” solo tiene el significado de que el es Dios.

Esto se debe a que la palabra “Señor” del gr. Kurios fue usada en la Septuaginta (LXX) la versión griega del Antiguo Testamento, para referirse a Dios (YHWH). Leemos en la LXX, Exodo 3:15 Κύριος ὁ θεὸς τῶν πατέρων ὑμῶν, “El SEÑOR [i.e. Κύριος, Kurios; en el texto Hebreo YHWH], el Dios de nuestros padres”.

Es evidente que la palabra “Señor” fue usada para referirse a YHWH. Sin embargo, esta palabra tiene inherentemente el significado de “Amo Soberano”. Porque Dios (YHWH), el eterno Dios del Pacto es amo soberano sobre su pueblo, el cual debe someterse a El en obediencia diligente (Deut. 6:4-9,14).

De la misma manera Jesús es Dios (deidad), sin embargo por que es Dios es “Amo soberano” aquel que tiene el poder, dominio, toda autoridad y el que demanda obediencia a sus mandatos (e.g., Daniel 7:13–14; Juan 15:10; Mateo 28:18-20).

Aquellos que insisten que la palabra “Señor” solo tiene la connotación de “Dios”, usualmente pretenden destituir a Jesús de su autoridad soberana, pretendiendo eliminar la idea de sumisión a su autoridad, obediencia y rendimiento a su “Señorío” del mensaje de salvación presentado claramente en Romanos 10:9.

De esta manera, diluyen el evangelio de las Escrituras, y lo reemplazan por un mensaje de “fe fácil”, a fin de incrementar el número de las “decisiones”. Todos los que hacen tal cosa, deberian considerar cuidadosamente la advertencia de Dios, en las Escrituras Sagradas (e.g., Galatas 1:6-10).

Sin embargo, Jesús es el Dios-hombre, la suprema autoridad, el amo soberano y aquel que merece toda obediencia, sumisión, rendimiento y reverencia.

De hecho, en el Griego antiguo la palabra “Señor” fue usada para aquel que era cabeza de una familia, amo de la casa y aquel al que los esclavos obedecian y mostraban su honor, respeto y reverencia llamándolo “su Señor”.

Adicionalmente, en el Griego antiguo la palabra “Señor” era tambien usada en referencia al emperador de Roma, e implicaba la idea de uno que tenía dominio absoluto, uno que prevalecía con plena autoridad y poderes.

La frase “Jesús es el Señor” común entre los primeros creyentes en la iglesia del Nuevo Testamento, era un directo desafío al emperador Romano y a su culto.

Los emperadores fallecidos eran deificados por el senado y se les erigía un templo (tal como el templo a Cesar, encontrado en Cesárea de Filipo, cuyas ruinas se encuentran hasta el día de hoy.)

El rehusarse ofrecer sacrificios al emperador de Roma, podía sancionarse con la muerte, como evidencia de deslealtad. El emperador romano esperaba que sus súbditos lo confesaran como Kurios Caesar (Cesar), El Señor es Cesar.

Cuando el Apóstol Pablo escribió a los Romanos “Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor” en Romanos 10:9, el les estaba diciendo, que ellos serian salvos si se atrevían a confesar con su boca, que el único “Señor”, Dios y emperador de sus vidas, era Jesús, no el “Cesar Romano”.

Jesús era el único “emperador” digno de sacrificios.
Jesús era el único digno de ser honrado a manera de culto.
Jesús era el único amo y soberano de los creyentes.
Jesús era el único “emperador”, digno de completa lealtad y obediencia.

Nadie que no estuviera dispuesto a pagar con su vida la consecuencia de tal declaracion, se atrevería a confesar abiertamente que “Jesús es el Señor”.

Nota ahora, la solemnidad y el desafío de las palabras del Apóstol Pablo en su carta a los Romanos:

“Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” Romanos 10:9

Nota que lo que alguien tenia que confesar con su boca para ser salvo es a “Jesús como su Señor”, recuerda que la palabra Señor del gr. Kurios significa: dueño, amo, suprema autoridad, emperador, aquel que tiene derecho de decidir sobre tu vida..

Alguien podria objetar insinuando que el admitir que «Jesús es el Señor» significa amo soberano, es añadir una obra humana a la salvación (e.g., Ef. 2:8-9).  Pero la respuesta es de ninguna manera, porque nadie puede confesar “a Jesús por Señor” sino por obra del Espíritu Santo. No por una obra humana, sino por gracia por medio de “la obra del Santo Espíritu de Dios”.

Pablo confirma esta verdad cuando escribe que,

“Nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo” 1 Corintios 12:3b.

Cuando tu (habiendo sido previamente capacitado por el Espíritu Santo de Dios) tomas la decisión de abandonar tu vida pecaminosa actual y abrazas a Dios como la única opción posible y recibes que Dios hizo que Jesús muriera en tu lugar por tus pecados, y crees en tu corazón “que Dios le levantó de los muertos” y confiesas conscientemente con tu boca que “Jesús es el Señor” de tu vida (tu dueño, tu amo, tu autoridad suprema, tu emperador) entonces, la Biblia declara: “serás salvo” Rom. 10:9.

Que Dios te conceda el poder confesar con tu boca y reconocer a “Jesús como tu Señor,” y creer que El, murió en tu lugar por tus pecados y que el Padre le levanto de los muertos.

Es Jesús tu Señor, tu dueño, tu amo, tu suprema autoridad, tu emperador, aquel que tiene derecho de decidir sobre tu vida?

Si es así.

Ofrécele sacrificios aceptos!

Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

Oseas 14:2 Piensa bien lo que le dirás, y vuélvete al Señor con este ruego: «Perdónanos nuestra perversidad, y recíbenos con benevolencia, pues queremos ofrecerte el fruto de nuestros labios.

Salmos 54:6 Voluntariamente sacrificaré a ti; Alabaré tu nombre, oh Jehová, porque es bueno.

Pastor Peter Citelli,
Ministerio Internacional
Reino de Dios
http://www.facebook.com/MinisterioInternacionalReinodeDios