Evolución vs. Dios (Spanish Version) HD

De Living Waters / The Way of the Master

Recomendamos ver este video (PCM).

Anuncios

T4G – Juntos por el Evangelio, Afirmaciones y Negaciones

472469_10150659827082115_1801649367_o
Together for the Gospel

Somos hermanos

Somos hermanos en Cristo unidos por una gran causa: permanecer juntos por el evangelio.
Estamos convencidos que en muchas iglesias y entre muchos que dicen llevar el nombre de
Cristo, el evangelio de Jesucristo se ha tergiversado, malentendido y marginado. La
transigencia con el evangelio ha conducido a la predicación de falsos evangelios, la
seducción de muchas mentes y movimientos, y la debilitación del testimonio evangélico de la
iglesia.

Tal como ha ocurrido anteriormente en momentos de crisis teológica y espiritual en la iglesia,
creemos que la solución para esta confusión y transigencia se halla en la recuperación y
reafirmación exhaustiva del evangelio, como también en que los cristianos se reúnan y
formen iglesias evangélicas que reflejen la gloria de Dios en este mundo caído.

También, como hermanos, nos une una profunda preocupación por la iglesia y el evangelio.
Específicamente, esta preocupación tiene que ver con ciertas tendencias que existen dentro
de la iglesia hoy en día. Nos preocupa la tendencia de muchas iglesias a reemplazar la
verdad por técnicas, la teología por terapia, y el ministerio por gestión.

También nos preocupa que a menudo el propósito glorioso de Dios para la iglesia de Cristo
quede escondido debajo de tantos otros asuntos y programas, otras tecnologías y
prioridades. El testimonio, la obra y la identidad de la iglesia se han debilitado gravemente
debido a la confusión que existe con respecto a temas cruciales; particularmente, la
autoridad de la Biblia, el significado del evangelio y la naturaleza de la verdad misma.

Permanecemos juntos por el evangelio; y por la recuperación completa y gozosa del
evangelio en la iglesia. Estamos convencidos que dicha recuperación se hará evidente
tomando la forma de iglesias evangélicas fieles, y que cada una de ellas dará testimonio fiel
de la gloria de Dios y del poder del evangelio de Jesucristo.

Artículo I
Afirmamos que la única autoridad para la iglesia es la Biblia, inspirada verbalmente,
inerrante, infalible, y totalmente suficiente y digna de confianza.

Negamos que la Biblia sea un mero testimonio de la revelación divina, o que alguna porción
de la Escritura esté caracterizada por error o por los efectos del pecado humano.

Artículo II
Afirmamos que la autoridad y suficiencia de la Escritura se extiende a la totalidad de la Biblia,
y por lo tanto la Biblia es nuestra autoridad final en toda doctrina y práctica.

Negamos que cualquier porción de la Biblia deba usarse para negar la veracidad o
confiabilidad de otra porción de la misma. Además, rechazamos cualquier esfuerzo por
identificar un canon dentro del canon o, por ejemplo, de contraponer las palabras de Jesús a
los escritos de Pablo.

Artículo III
Afirmamos que la verdad siempre es un asunto central para la iglesia, y que la iglesia debe
resistir la atracción del pragmatismo y de las concepciones postmodernas de la verdad como
sustitutos de la obediencia a lo que la Escritura declara como verdad absoluta.

Negamos que la verdad sea meramente un producto de construcción social o que la verdad
del evangelio se pueda expresar o fundamentar en cualquier cosa que no sea una confianza
total en la veracidad de la Biblia, la historicidad de los eventos bíblicos, y la habilidad del
lenguaje de comunicar verdades inteligibles en forma de oraciones.

Además, negamos que la iglesia pueda establecer su ministerio sobre la base del pragmatismo, de las técnicas de
mercadotecnia, o de las modas culturales contemporáneas.

Artículo IV
Afirmamos la centralidad de la predicación expositiva en la iglesia y la necesidad urgente de
recuperar la exposición bíblica y la lectura pública de la Escritura en los cultos.

Negamos que el culto que honra a Dios pueda marginar o desatender el ministerio de la
Palabra que se manifiesta mediante la exposición y la lectura pública. También negamos que
una iglesia desprovista de predicación bíblica verdadera pueda sobrevivir como iglesia
evangélica.

Artículo V
Afirmamos que la Biblia revela que Dios es infinito en todas sus perfecciones, y por lo tanto
es verdaderamente omnisciente, omnipotente, eterno e independiente en su existencia.

También afirmamos que Dios conoce perfectamente todas las cosas: pasadas, presentes y
futuras, incluyendo todos los pensamientos, acciones y decisiones humanos.

Negamos que el Dios de la Biblia esté en cualquier manera limitado en términos de
conocimiento o poder, o en cualquier otra perfección o atributo, o que Dios haya limitado sus
propias perfecciones.

Artículo VI
Afirmamos que la doctrina de la Trinidad es un aspecto esencial del cristianismo; que da
testimonio de la realidad ontológica del único Dios verdadero en tres personas divinas,
Padre, Hijo y Espíritu Santo; y que cada uno de ellos es de la misma sustancia y
perfecciones.

Rechazamos la afirmación de que la Trinidad no es una doctrina esencial, o que la Trinidad
se pueda entender meramente en categorías económicas o funcionales.

Artículo VII
Afirmamos que Jesucristo es verdadero Dios y verdadero Hombre, en perfecta, pura
e inconfundida unión a lo largo de toda su encarnación y ahora eternamente.

También afirmamos que Cristo murió en la cruz como sustituto de los pecadores, como sacrificio por el
pecado, y como propiciación de la ira de Dios para con los pecadores. Afirmamos que la
muerte, la sepultura y la resurrección corporal de Cristo son esenciales para el evangelio.

Además, afirmamos que Jesucristo es Señor sobre su iglesia, y que Cristo reinará sobre todo
el cosmos en cumplimiento del bondadoso propósito del Padre.

Negamos que el carácter sustitutivo de la expiación de Cristo por el pecado se pueda transar
sin dañar seriamente el evangelio, o que se pueda negar sin repudiar el evangelio.

Además, negamos que Jesucristo se manifieste solamente en debilidad, en vez de en poder, señorío,
o glorioso dominio; o, de manera inversa, que Cristo se manifieste solamente en poder y
jamás en debilidad.

Artículo VIII
Afirmamos que la salvación es por gracia de principio a fin, y que el evangelio se nos revela
en doctrinas que exaltan fielmente el propósito soberano de Dios de salvar a pecadores y en
su determinación de salvar a su pueblo redimido sólo por gracia, sólo mediante la fe, sólo en
Cristo, sólo para su gloria.

Negamos que se pueda considerar doctrina verdadera cualquier enseñanza, sistema
teológico, o medio de presentar el evangelio, que niegue la centralidad de la gracia de Dios
como su don de favor inmerecido hacia los pecadores.

Artículo IX
Afirmamos que el evangelio de Jesucristo es el medio por el cual Dios salva a su pueblo, que
a los pecadores se les manda creer el evangelio, y que a la iglesia se le ha encomendado la
misión de predicar y enseñar el evangelio a todas las naciones.

Negamos que el evangelio pueda ser reducido a un programa, una técnica, o un enfoque de
mercadotecnia. Además, negamos que la salvación se pueda separar del arrepentimiento
para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

Artículo X
Afirmamos que la salvación viene sobre aquellos que verdaderamente creen y confiesan que
Jesucristo es Señor.

Negamos que haya salvación en cualquier otro nombre, o que la fe salvífica pueda tomar
cualquier otra forma que no sea una creencia consciente en el Señor Jesucristo y en sus
actos de salvación.

Artículo XI
Afirmamos la continuidad del propósito salvífico de Dios y la unidad cristológica de los
pactos. También afirmamos que existe una distinción básica entre la ley y la gracia, y que el
verdadero evangelio exalta la obra propiciatoria de Cristo como el cumplimiento consumado y
perfecto de la ley.

Negamos que la Biblia presente cualquier otro medio de salvación que no sea la bondadosa
aceptación divina de los pecadores por medio de Cristo.

Artículo XII
Afirmamos que los pecadores son justificados sólo mediante la fe en Cristo, y que la
justificación sólo por fe es al mismo tiempo esencial y central para el evangelio.

Negamos que cualquier enseñanza que minimice, niegue o confunda la justificación sólo por
fe pueda considerarse de acuerdo al evangelio. Además, negamos que cualquier enseñanza
que separe la regeneración y la fe sea una representación verdadera del evangelio.

Artículo XIII
Afirmamos que la justicia de Cristo se imputa a los creyentes sólo por decreto de Dios, y que
esta justicia, imputada al creyente sólo mediante la fe, es la única justicia que justifica.

Negamos que dicha justicia se gane o merezca de cualquier manera; que se infunda en el
creyente en cualquier grado, o que se haga realidad en el creyente por cualquier otro medio
que no sea solamente por la fe.

Artículo XIV
Afirmamos que la forma del discipulado cristiano es congregacional, y que el propósito de
Dios se hace evidente en congregaciones evangélicas fieles que reflejan la gloria de Dios por
medio de las marcas de una auténtica eclesiología.

Negamos que un cristiano pueda ser verdaderamente un discípulo fiel alejado de la
enseñanza, disciplina, comunión y supervisión de una congregación de compañeros
discípulos, organizada como iglesia evangélica. Además, negamos que la Cena del Señor se
pueda administrar fielmente alejada de la correcta práctica de la disciplina de la iglesia.

Artículo XV
Afirmamos que las congregaciones evangélicas deben trabajar conjuntamente en
cooperación humilde y voluntaria, y que la comunión espiritual de las congregaciones
evangélicas da testimonio de la unidad de la iglesia y de la gloria de Dios.

Negamos que la lealtad a cualquier denominación o comunión de iglesias pueda tomar
precedencia sobre las afirmaciones de la verdad y la fidelidad al evangelio.

Artículo XVI
Afirmamos que la Escritura revela un patrón de orden complementario entre hombres y
mujeres, y que este orden es en sí mismo un testimonio del evangelio como también un don
de nuestro Creador y Redentor. También afirmamos que todos los cristianos son llamados a
servir dentro del cuerpo de Cristo, y que tanto a hombres como mujeres Dios les ha dado
roles importantes y estratégicos dentro del hogar, la iglesia y la sociedad.

Además, afirmamos que el oficio de enseñanza en la iglesia se ha asignado sólo a aquellos hombres
que han sido llamados por Dios en cumplimiento de las enseñanzas bíblicas, y que los
hombres deben ser líderes de sus hogares como esposos y padres que temen y aman a
Dios.

Negamos que la distinción de roles entre hombres y mujeres revelada en la Biblia sea
evidencia de un mero condicionamiento cultural o una manifestación de la opresión o
prejuicio de los hombres en contra de las mujeres.

También negamos que esta distinción bíblica de roles excluya a las mujeres del ministerio significativo en el reino de Cristo.
Además, negamos que una iglesia pueda confundir estos asuntos sin dañar su testimonio evangélico.

Artículo XVII
Afirmamos que Dios llama a su pueblo a reflejar su gloria en la reconciliación de las naciones
dentro de la iglesia, y que el deleite de Dios en esta reconciliación se hace evidente en la
reunión de los creyentes de toda lengua, tribu, pueblo y nación. Reconocemos que la
abrumadora magnitud de injusticia contra los afroamericanos en el nombre del evangelio
presenta una oportunidad especial para reflejar el arrepentimiento, el perdón y la
restauración que el evangelio promete.

Además, afirmamos que el cristianismo evangélico en Estados Unidos tiene una responsabilidad particular
de demostrar esta reconciliación con nuestros hermanos y hermanas afroamericanos.

Negamos que una iglesia pueda aceptar prejuicios, discriminación o divisiones raciales sin
traicionar el evangelio.

Artículo XVIII
Afirmamos que nuestra única esperanza firme y segura está en las firmes y ciertas promesas
de Dios. Por lo tanto, nuestra esperanza es una esperanza escatológica, fundada en nuestra
confianza en que Dios consumará todas las cosas en una manera que dé la mayor gloria a
su nombre, la mayor preeminencia a su Hijo y el mayor gozo a su pueblo redimido.

Negamos que nuestro deber sea encontrar la máxima satisfacción o felicidad en este mundo,
o que el propósito máximo de Dios sea meramente que tengamos una vida más significativa
y que nos dé más satisfacción en este mundo caído.

Además, negamos que cualquier enseñanza que presente salud y riquezas en esta vida como lo que Dios ciertamente ha
prometido pueda ser considerada un evangelio verdadero.

Ver esta declaración en
Alemán
Inglés
Ruso

“Ahora, hermanos, quiero recordarles el evangelio que les prediqué, el mismo que recibieron
y en el cual se mantienen firmes. Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la
palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano. Porque ante todo les
transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las
Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras”1 Corintios 15:1-4.

“Luego vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, y que llevaba el evangelio eterno para
anunciarlo a los que viven en la tierra, a toda nación, raza, lengua y pueblo. Gritaba a gran
voz: «Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo
el cielo, la tierra, el mar y los manantiales»”Apocalipsis 14:6-7.

J. Ligon Duncan III
Mark E. Dever
C.J. Mahaney
R. Albert Mohler, Jr.

PD: Este ministerio se suscribe a las afirmaciones y negaciones expresadas anteriormente (PCM).

¿Te ha llamado Dios? Discirniendo el llamado a predicar

por el Dr. Albert Mohler Jr.

¿Haz sido llamado?

¿Te ha llamado Dios al ministerio? Aunque todos los Cristianos están llamados a servir a la causa de Cristo, Dios llama a algunas personas para servir a la Iglesia como pastores y otros ministros.

Escribiendo al joven Timoteo, el apóstol Pablo confirmó que si un hombre aspira a ser un pastor, ” buena obra desea hacer ” [1 Timoteo 3:1, NBLH ]. Del mismo modo, es un alto honor el ser llamado por Dios para el ministerio de la Iglesia

¿Cómo sabes si Dios te está llamando?

En primer lugar, hay un llamado interno. A través de su Espíritu, Dios habla a las personas que él ha llamado a servir como pastores y ministros de su Iglesia. El gran reformador Martín Lutero describió este llamado interno como “la voz de Dios oída por la fe.” Aquellos que Dios ha llamado conocen este llamada por un sentido de guía, propósito y un compromiso cada vez mayor.

Este sentido de apremio debe impulsar al creyente a considerar si Dios le está llamando al ministerio. ¿Le ha regalado Dios con el ferviente deseo de predicar ? ¿Te ha dotado de los dones necesarios para el ministerio ? ¿Amas a la Palabra de Dios y te sientes llamado a enseñar? Spurgeon advirtió a aquellos que buscaban su consejo no predicar si podían evitarlo. “Pero”, Spurgeon continuó, “si no puede evitarlo, y él debe predicar o morir, entonces él es el hombre.” Esa sensación de comisión urgente es una de las características centrales de una auténtico llamado. Charles Spurgeon identificó la primera señal del llamado de Dios al ministerio como “un deseo intenso y todo absorbente por la obra.” Los que son llamados por Dios sienten una obligación creciente para predicar y enseñar la Palabra, y para ministrar al pueblo de Dios.

En segundo lugar, está el llamado externo. Los Bautistas creen que Dios usa a la congregación para “llamar a los llamados” al ministerio. La congregación debe evaluar y afirmar la vocación y los dones del creyente que se siente llamado al ministerio. Como una familia de fe , la congregación debe reconocer y celebrar los dones ministeriales dados a sus miembros, y asumir la responsabilidad de alentar a aquellos que Dios ha llamado a responder a esa llamado con gozo y sumisión.

En estos días, muchas personas piensan en carreras en vez de llamamientos. El desafío bíblico de “considerar el llamado” debería ampliarse del llamado a la salvación al llamado al ministerio. John Newton, famoso por escribir “Gracia Admirable”, comentó una vez que “Nadie más que El que hizo el mundo puede hacer un ministro del Evangelio.” Sólo Dios puede llamar a un verdadero ministro, y sólo él puede conceder el ministro los dones necesarios para servicio. Pero la gran promesa de la Escritura es que Dios ciertamente llama ministros, y presenta estos servidores como regalos a la Iglesia. Una cuestión clave en este caso es un malentendido común acerca de la voluntad de Dios. Algunos modelos de piedad evangélica implican que la voluntad de Dios es algo difícil de aceptar para nosotros . A veces nos confundimos un paso más al hablar de “rendirse” a la voluntad de Dios. Como Pablo deja claro en Romanos 12:2, la voluntad de Dios es buena, digna de aceptación entusiasta, y perfecta. Los que son llamados por Dios para predicar se les dará el deseo de predicar, así como los dones de predicación. Más allá de esto, el predicador llamado por Dios sentirá la misma obligación como el gran apóstol, quien dijo: “¡Ay de mí si no predico el evangelio!” (1 Corintios 9:16 , LBLA).

Toma en cuenta tu vocación. ¿Percibe usted que Dios le está llamando al ministerio, ya sea como pastor u otro servidor de la Iglesia? ¿Se quema con una compulsión a proclamar la Palabra, compartir el Evangelio, y el cuidado de la grey de Dios? ¿Se ha confirmado esta convocatoria y alentado por aquellos Cristianos que te conocen mejor ?

Dios sigue llamando … ¿te ha llamado ?

Traducido por Rev. Peter M. Citelli

Lectura Recomendada: Hermanos, no somos Aficionados: Un llamado a la Preparación Ministerial

Resolución de la Convención Bautista del Sur sobre el Evangelismo a los Judíos

ImagenRecuerdo bien todo el alboroto que causara esta declaración de la Convención Bautista del Sur sobre el Evangelismo a los Judíos en 1996, especialmente la reacción de los grupos Judíos anti-misioneros, los cuales protestaban para que no se comparta el Evangelio a los Judíos, sino que se los deje tranquilos sin que se vuelvan el objetivo de Evangelismo de los Cristianos, particularmente de los Bautistas.

Las principales organizaciones Judías y grupos Cristianos liberales acusaron a los Bautistas de intolerancia espiritual” y “genocidio teológico.

No obstante a pesar de las criticas, la formulación de esta resolución sentó un precedente basado en el sincero deseo de las Iglesias que conforman la membresía de la Convención Bautista del Sur, de compartir las Buenas Nuevas de Jesucristo, no para proselitizar (en aras de incrementar numéricamente la organización) a costilla de los miembros de la comunidad Judía, sino en respuesta a un genuino amor por la misma (Romanos 9:1-5) y en obediencia a la Gran Comisión dada por nuestro Señor Jesucristo (Mat. 28:28-29) y bajo el entendimiento de que El es la única esperanza de vida para los que se vuelven a El en arrepentimiento y fe salvadora (Juan 3:36; 14:6)

No obstante, la controversia continuó y en el 2009, el Dr. Albert Mohler, presidente del Southern Seminary hizo la siguiente declaración:

Algunas denominaciones han seguido esta tendencia, y permanecen comprometidos con la evangelización de todas las personas, incluyendo los Judíos. La Convención Bautista del Sur, la Iglesia Presbiteriana en América (PCA) y la Iglesia Luterana, el Sínodo de Missouri cada uno han adoptado declaraciones de convicción sobre la necesidad de la evangelización a los Judíos. Esto puede ser muy ofensivo en la América post-Cristiana, pero los evangélicos no pueden ceder en este asunto y permanecer siendo evangélicos en ningún sentido verdadero de la palabra.

El Movimiento de Lausana y la Alianza Evangélica Mundial también han afirmado la misión Cristiana a los Judíos. La “Declaración Willowbank” del WEF (1989) afirma: “Como la forma suprema de demostrar amor, buscamos animar al pueblo Judío, junto con todos los demás pueblos, a aceptar el regalo de la vida de Dios a través de Jesús, el Mesías.”

El Nuevo Testamento no es ambiguo en su declaración de que Jesús es el Mesías prometido, y que todos los que son salvos deben entrar por la puerta estrecha de la fe en Jesús como el Cristo. La iglesia Cristiana tiene una gran deuda con el pueblo Judío, el pueblo elegido de Dios. Lo más importante es que les debemos el evangelio.

El Dr. Mohler tiene razón, siendo que el Evangelio nos fue comunicado por el Mesías de los Judíos y por sus apóstoles, la Iglesia Cristiana tiene una deuda con ellos, particularmente de llevarles el Evangelio de vuelta (e.g., Hechos 20:21;Rom. 15:27).

A la luz de lo que hemos expresado hasta este punto, examinemos la resolución de la Convención Bautista del Sur sobre el Evangelismo a los Judíos de 1996:

CONSIDERANDO, que Jesús ordenó que el arrepentimiento y el perdón de los pecados se predicase en su nombre entre todas las naciones, comenzando desde Jerusalén (Lucas 24:47); y

CONSIDERANDO, que nuestros esfuerzos evangelísticos han descuidado en gran parte al pueblo Judío, tanto en casa como en el extranjero; y

CONSIDERANDO, que estamos en deuda con el pueblo Judío, por quien hemos recibido las Escrituras y nuestro Salvador, el Mesías de Israel, y ellos son amados por causa de los padres (Romanos 11:28 b); y

CONSIDERANDO, que ha habido un esfuerzo organizado por parte de algunos, ya sea para negar que los Judíos necesitan venir a su Mesías Jesús, para ser salvos; o para reclamar, por cualquier razón, que los Cristianos no tienen ni derecho ni obligación de proclamar el Evangelio a los Judíos; y

CONSIDERANDO, que existe evidencia de una respuesta cada vez mayor entre el pueblo Judío en algunas áreas de nuestra nación y nuestro mundo; Ahora, por lo tanto,

SE RESUELVE, que nosotros, los mensajeros de la Convención Bautista del Sur, reunidos en Nueva Orleans, Louisiana, 11 a 13 junio, 1996, reafirmamos que no nos avergonzamos del Evangelio de Cristo, porque es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego (Rom. 1:16);

Y ADEMAS SE RESUELVE, Que nos comprometemos nuevamente a la oración, especialmente por la salvación del pueblo Judío, así como para la salvación de todo linaje y lengua y pueblo y nación (Apocalipsis 5:9); y

FINALMENTE SE RESUELVE, que dirigimos nuestras energías y recursos hacia la proclamación del Evangelio a los Judíos.

Esta resolución tomada por los mensajeros de la Convención Bautista del Sur, reunidos en Nueva Orleans, Louisiana, del 11 al 13 junio de 1996 representa un loable recordatorio de que el Evangelio debe ser proclamado a todas las naciones, al Judío primeramente y también al Griego.

Las Sagradas Escrituras dicen:

Rom. 1:16  Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree, del Judío primeramente y también del Griego.

Lucas 24:46  Y les dijo: “Así está escrito, que el Cristo (el Mesías) padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día; 47 y que en Su nombre se predicará el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 ”Ustedes son testigos de estas cosas.

Apocalipsis 5:9 Y cantaban un cántico nuevo, diciendo:

“Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque Tú fuiste inmolado, y con Tu sangre compraste (redimiste) para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación.

Testifiquemos pues a toda etnia, acerca del evangelio de Jesucristo, haciendo discípulos de todas las naciones.

Rev. Peter Citelli,
Presidente
Ministerio Int’l Reino de Dios, Inc.

La película “Noé”, ¿Creatividad o Ficción?

PARAMOUNT
PARAMOUNT

Muchos Cristianos están a la expectativa, al saber que pronto se estrenaran películas con un contenido presuntamente Bíblico. Tal es el caso de la película “Hijo de Dios” y “Noé”.

De tiempo en tiempo, y en especial acercándonos al tiempo de la Semana Santa, la comunidad Cristiana se vuelve el objetivo financiero de Hollywood.  Esto lo vimos en el pasado en películas como “La pasión de Cristo” estrenada en Febrero del 2004, la cual ganó unos seiscientos millones de dólares.

Hollywood espera una substanciosa ganancia de parte de la comunidad religiosa que asista a los cines próximamente.

No obstante, en particular la película “Noé” ha recibido varias observaciones de lideres en la comunidad Cristiana que cuestionan el film.

Eso ha llevado a Paramount a crear una nota de aclaración en sus futuros anuncios comerciales.

La nota dice que “La película está inspirada en la historia de Noé. Aunque una licencia artística se ha tomado, creemos que esta película es fiel a la esencia, los valores y la integridad de una historia que es una piedra angular de la fe de millones de personas en todo el mundo. La historia bíblica de Noé se puede encontrar en el libro del Génesis “.

Adicionalmente, The Hollywood Reporter[1] afirma que en “un gesto de buena voluntad para con los grupos religiosos, Paramount ha acordado modificar los materiales de marketing sobre la próxima epopeya bíblica de Noé para dejar en claro que se trata de una película creativa en lugar de una adaptación literal de la historia bíblica”.

Robert Moore[2], vicepresidente del film dice, “Creemos que el público de todo el mundo podrá disfrutar de esta película épica”.

Y aunque estas afirmaciones tienen la idea de persuadir y ganar el favor de los que amamos al Dios de las Escrituras. El problema radica justamente en que una adaptación “creativa en lugar de una adaptación literal de la historia bíblica”, sencillamente no es lo que queremos ver en la pantallas. Una adaptación creativa (i.e. inventada, o imaginativa) y por ende cambiada, no es suficiente.

No estamos interesados en que traten la historia literal del Génesis como si fueran sucesos y personajes imaginarios o ficticios, que cualquiera puede acomodar a su antojo. No queremos que de personajes reales como Noé (el cual por cierto es citado por la persona histórica de Jesús, (cp. Mateo 24:37-39), se hagan figuras “épicas” extravagantes dignas de un cuento mítico.

Lo que Hollywood, no entiende y con justa razón (cp. 1 Corintios 2:14), es que tenemos un enemigo espiritual, el padre de la mentira (cp. Juan 8:44; Efesios 2:2), el cual precisamente desde los días de los acontecimientos históricos del Génesis ha buscado cuestionar, modificar, alterar y suplantar lo que Dios ha dicho (cp. Gen. 3:1, 3-5). Lo que buscamos es entender con precisión el mensaje que Dios ha comunicado en las Escrituras.

Pero aparentemente eso no es lo que se vera en el film. Ken Ham[3] ha notado los siguientes problemas con el mismo:

1. En la película, Noé fue despojado de su derecho de primogenitura por Tubal-Caín. El cuerpo de la serpiente (es decir, Satanás), que fue derramada en el Edén, fue el ” recordatorio de su primogenitura. ” También se duplicó con el poder mágico que ellos iban a envolver alrededor de su brazo. Muy raro!

2. La familia de Noé sólo se compone de su esposa, tres hijos y una nuera, contrario al relato de la Biblia.

3. Parece como si todas las especies fueron forzadas en el Arca en lugar de solamente las clases de animales, haciendo con esto mofa del Arca, de la misma manera que los secularistas hacen hoy .

4. “Rocas” (que parecen ser ángeles caídos ) construyen el arca con Noé!

5. Matusalén (el abuelo de Noé) es un tipo de hechicero, cuya salud mental es cuestionable.

6. Tubal- Caín derrota a las rocas que protegían el Arca terminada.

7. Un herido Tubal- Caín con un hacha hace su camino hasta dentro del Arca en sólo unos diez minutos y luego se esconde en su interior. Tubal- Caín entonces convence al hijo del medio para atraer a Noé que el fondo del arca, para asesinarlo (porque no se le permitió una esposa en el Arca ). Tubal- Caín se mantiene vivo por el consumo de los lagartos en hibernación. El segundo hijo de Noé tiene un cambio de corazón y ayuda a matar Tubal- Caín en su lugar.

8. Noé se vuelve casi loco, porque él cree que el único propósito de la existencia de su familia fue a ayudar a construir el Arca para los animales “inocentes” (Esto es  adoración de la creación) .

9. Noé le dice repetidamente a su familia que eran la última generación y que nunca debían procrear. Así que cuando su nuera queda embarazada, él hace voto para matar a su propio nieto. Pero al fin tiene un cambio de corazón .

10. Noé no tiene una relación con Dios, sino más bien con las circunstancias y tiene visiones mortales del Diluvio.

11. El Arca arriba en un acantilado al lado de una playa.

12. Después del diluvio, Noé se vuelve tan distante de su familia que vive en una cueva, emborrachándose en la playa.

Como puede apreciarse el libreto es bastante liberal y se aparta en gran manera del texto Bíblico. El mismo que se encuentra detallado en Génesis capitulos 6 al 10, el cual animo a todos a leer cuidadosamente, puesto que el mensaje es extremadamente relevante para nuestros días acerca del juicio venidero.

El mismo apóstol Pedro nos recuerda:

2 Pedro 2:5 y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos

3:6 por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;

pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos.

Como una opción alternativa, Ray Comfort conocido por su excelente documental “Evolución vs. Dios” ha producido un nuevo film llamado “Noé y los Últimos Días”[4]. Entre los que recomiendan la película se encuentran Paul Washer, Ken Ham, Joseph Farah, Eric Hovind entre otros.

Esperemos que los cineastas reciban el mensaje con claridad!

Rev. Peter Citelli


[2] Ibid.

¿Qué importancia tiene la Biblia?

Slide1

 

La suficiencia o autoridad sobre cualquier asunto de la vida Cristiana, no debe descansar en la personalidad o las palabras falibles del mensajero. Ni en su capacidad para manipular o persuadir como comunicador, ni en el método, vestimenta o estrategia para vender del mismo, sino que debe fundamentarse en la Palabra infalible, viva y eterna del Creador de todas las cosas.

Hebreos 4:12 (NBLH)

12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir (juzgar) los pensamientos y las intenciones del corazón.

La suficiencia o autoridad sobre cualquier tema, descansa en la Palabra infalible de Dios, el Creador por medio del cual todas las cosas llegaron a ser y al cual todo ser humano le debe rendir cuentas.

Es la Palabra de Dios, la base sobre la cual el Espíritu Santo produce el nuevo nacimiento, provocando el arrepentimiento y la fe.

Pedro nos dice:

Pues han nacido de nuevo, no de una simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece (1 Pedro 1:23).

El también nos dice que debemos desear la Palabra Sagrada con la disposición de obedecerla, puesto que esto produce nuestro crecimiento espiritual.

Deseen como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcan para salvación (1 Pedro2:2).

De alli la necesidad de la fiel exposición de la misma.

La Escritura afirma que el Creador mira con Gracia al que es humilde y se somete ante su Palabra en genuino arrepentimiento

Isaías 66:2 (LBLA)

2 Todo esto lo hizo mi mano,
y así todas estas cosas llegaron a ser —declara el Señor.
Pero a éste miraré:
al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla ante mi palabra.

No obstante, el Creador humilla a quienes se rebelan contra su Palabra,

Salmo 107:11 Porque fueron rebeldes a las palabras de Dios
Y despreciaron el consejo del Altísimo;
12 Humilló sus corazones con trabajos,
Tropezaron y no hubo quien los socorriera.

La Biblia es entonces, la Palabra “revelada” del Creador, Aquel que juzga a toda criatura y ninguna de ellas lo puede juzgar a El, ni a su Palabra Escrita.

Por tanto, la Palabra de Dios juzga a todos los hombres, los hombres no juzgan a la Palabra de Dios.

Adicionalmente, la Escritura revela que el contender con Dios, es actuar neciamente:

Job 33:13 (RVR1960)

13 ¿Por qué contiendes contra él?
Porque él no da cuenta de ninguna de sus razones.

Contender y cuestionar la Palabra del Hacedor es una ofensa muy seria delante de El. Los seres creados no deben cuestionar a su Hacedor, deben obedecerlo, sometiendo su voluntad a la de El.

Isaías 45:9 (NBLH)

9 ¡Ay del que contiende con su Hacedor!
¡el tiesto entre los tiestos de tierra!
¿Dirá el barro al alfarero: ‘Qué haces’?
¿O tu obra dirá: ‘El no tiene manos’?

Romanos 9:20-21(NBLH)

20 Al contrario, ¿quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios? ¿Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela: “Por qué me hiciste así?”

La voluntad del Hacedor esta revelada plenamente en la palabra del Señor. No obstante algunos optan por despreciarla, llevando en si mismos la justa retribución por lo que hacen.

Números 15:31 (LBLA)

31 “Porque ha menospreciado la palabra del Señor, y ha quebrantado su mandamiento, esa persona será enteramente cortada; su culpa caerá sobre ella.”

No obstante, Toda la Escritura (i.e. la Biblia) es la autoridad absoluta, central y suficiente sobre todo asunto de fe y practica Cristiana.

Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto (apto), equipado para toda buena obra (2 Timoteo 3:16, NBLH).

Concordamos con el predicador Bautista Charles Spurgeon cuando dijo acerca de los mensajeros/proclamadores de la misma,

“Nosotros repetimos la Palabra como un niño repite su lección. No nos corresponde a nosotros corregir la revelación divina, sino simplemente ser su eco. Yo no considero que mi oficio consista en presentarles pensamientos nuevos y originales de mi propio peculio; mas mi oficio consiste en decirles: “La palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió”.

Al predicador no le toca arreglar, ni maquillar, ni diluir el mensaje, sino comunicarlo con fidelidad absoluta.

Adicionalmente cuando respetamos, obedecemos y nos sometemos a la Palabra Sagrada estamos acatando la autoridad de Dios. Pero aquel que se rebela contra ella y la desprecia o tergiversa sepa que esta contendiendo con su Hacedor y que la justa retribución por lo que hace le aguarda (Juan 12:48).

Entendamos pues, la importancia, suficiencia y autoridad de la Biblia.

Pastor Peter Citelli

Copyright © Todos los Derechos Reservados


 

Hermanos, no somos Aficionados: Un Llamado a la Preparación Ministerial

458056277_640Dr. Jason K. Allen

Pocos hombres han dado forma a la iglesia del siglo 21 más que John Piper, y pocos de sus libros han demostrado ser más útiles que “Hermanos, no somos profesionales.” Piper tiene razón. Los ministros no deberían ser como profesionales, siendo que su llamado es a un ministerio radical, sacrificial y desinteresado. Esto da en el clavo. Sin embargo, cuando se trata del “servicio ministerial”, tampoco los ministros estamos llamados a ser aficionados.

Un aficionado ministerial no es aquel que no posee formación formal o grados avanzados de instituciones de renombre. Un aficionado es aquél que no posee la base de conocimientos, habilidades y experiencia para una tarea en particular, en este caso el ministerio Cristiano. Es decir, uno puede todavía ser un aficionado, aunque con un título ganado, y uno puede ser un ministro fiel, aunque le falte uno.

De hecho, los Cristianos ––y en especial los ministros –– están llamados a ser personas a lo Primera de Corintios, capítulo 1, aquellos que tienen confianza en predicar la locura de la cruz. Por otra parte, la lista de los que carecían entrenamiento teológico formal, quienes al mismo tiempo impactaron al mundo para Cristo es larga, incluyendo luminarias como John Bunyan, Charles Spurgeon, y Martyn Lloyd-Jones. He aprendido mucho de hombres en los tiempos pasados ​​y presentes, los mismos que carecían de educación formal.

Sin embargo, nunca antes en la historia de la iglesia la educación teológica ha sido tan accesible, y nunca antes ha sido tan necesaria. La tecnología avanzada, sistemas de suministro innovadores, y los recursos que proliferan, todos hacen de ser un aficionado ministerial, un estado permanentemente –– inexcusable. ¿Por qué buscar preparación para el ministerio?

La complejidad de nuestros tiempos

Nuestro momento cultural requiere una preparación ministerial rigurosa. Cada generación, se presenta a la iglesia con dificultades especiales, pero nuestra generación viene con un equipaje y angulosidad única. No es que el siglo 21, es más caído o más secular que los anteriores, pero bien puede ser más complejo.

El quedarse perplejo ante preguntas éticas, a menudo las complejas ramificaciones tortuosas del pecado, y una intelectualidad cultural que dedica sus mejores energías a socavar el sistema de creencia Cristiano, todos presentan a la iglesia serios desafíos.

Los perdidos necesitan más que respuestas superficiales, provenientes de ministros mal equipados.  Ellos necesitan ministros preparados, para presentar la dotación completa de la verdad Cristiana de un modo atractivo, pensante, y convincente.

La centralidad de la enseñanza de las Escrituras

La predicación y la enseñanza de la Sagrada Escritura son la responsabilidad principal del ministro Cristiano, y es la necesidad central de la iglesia. De hecho, con el fin de ser bíblicamente calificado para ser un ministro cristiano, uno debe ser “apto para enseñar”.1

Pablo comisionó a Timoteo en repetidas ocasiones a un ministerio fiel de la Palabra, con exhortaciones como: “Retén la forma de las sanas palabras”, “cuida la preciosa enseñanza que se te ha confiado”, “usa bien la palabra de verdad.” y “que prediques la Palabra”.2 Estas exhortaciones, y muchas otras, requieren una mente renovada –– y una mente informada. Simplemente no hay lugar en el ministerio, para la exégesis descuidada, la interpretación de mala calidad, o sermones superficiales.

Uno puede ser un fiel ministro sin un título de seminario, pero no se puede ser un ministro fiel, sin conocer la Escritura.

Las consecuencias del Ministerio

Existe una correlación alarmantemente contraria, entre la seriedad de la tarea ministerial, y la ligereza con la que a menudo algunos la toman. No vamos a dejar que un mecánico inexperto, reconstruya nuestra transmisión; ni permitiríamos que un pediatra indocto, diagnostique a nuestros hijos. Sin embargo, las iglesias suelen colocar a individuos con los niveles más bajos de preparación en el cargo más alto –– el pastorado.

¿Por qué uno a sabiendas recibiría el cuidado de su alma y la instrucción bíblica de un aficionado?, y ¿por qué un ministro se contenta con ser un aficionado? Las almas están en la balanza. Hay un cielo que ganar y un infierno que evitar. Hay una verdad fija para defender y proclamar. Satanás es serio acerca de su llamado; los ministros deberian ser serios acerca del llamado de ellos. El ministerio tiene demasiadas consecuencias, para no serlo.

La prioridad de la Gran Comisión

El fin por el cual el ministro trabaja, es la proclamación del Evangelio y la promoción de la Gran Comisión. El Cumplimiento de la Gran Comisión requiere una carga por los perdidos, una pasión por la gloria de Dios en la salvación de los pecadores, y una mente preparada para razonar, enseñar y presentar persuasivamente el evangelio.

Por otra parte, la Gran Comisión es un llamado a hacer discípulos, no sólo conversos. Aunque a menudo, esto es conceptualizado como principalmente un acto de celo, la Gran Comisión, también requiere conocimiento. Se requiere una respuesta “ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”, una capacidad de contender “ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos”, y una habilidad para enseñar a “hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”.3

Conclusión

Una vez escuché a un profesor reprender a un estudiante, que argumentó que era apropiado que él leyera su sermón de sus manuscritos, porque Jonathan Edwards leyó su sermón de los suyos. El profesor replicó: “¡Tonto, tú no eres Jonathan Edwards!” Del mismo modo, no mires a modelos como Spurgeon y Lloyd-Jones como justificación para no buscar una educación teológica formal. Ellos eran genios, que se instruyeron a sí mismos. Pero lo más probable, es que tú no seas un genio como ellos.

Dios bien te puede utilizar a pesar de la falta de entrenamiento formal, pero si tienes la accesibilidad en lo que respecta a la educación teológica –– y casi todas las personas en el planeta ahora la tienen –– ¿para que buscarla?

Los ministros serán juzgados por su fidelidad, no por sus logros académicos. Sin embargo, es imposible ser un ministro fiel, sin estar correctamente equipado. Hermano, no seas un ministro aficionado!

1. 1 Timoteo 3:2 .

2. 2 Timoteo 1:13-14 NVI; 2 Timoteo 2:15; 2 Timoteo 4:2.

3. 1 Pedro 3:15; Judas 1:3 ; 2 Timoteo 2:2.

Traducido por el Pastor Peter Citelli.

 

 

 

 

 

 


 

Lecciones de los sabios (magos) del oriente

wm

En muchos países Latinos, se festeja la celebración popular del “Día de los Reyes Magos” la cual está acompañada de diversas tradiciones locales.

Las Sagradas Escrituras nos descubren varias lecciones objetivas que deberíamos aprender y aplicar de estos personajes de la historia, los sabios de Oriente.

1. La lección del Soberano

Mat2:1 “unos sabios (μάγοι, magos) del oriente llegaron a Jerusalén (Ciudad de Paz), preguntando…”

El Oriente probablemente habla de la región de la antigua Babilonia en Mesopotamia.

Es probable que estos hombres sabios de Persia eran el resultado de la enseñanza y el ministerio de Daniel (cf. Genesis 12:5b; Proverbios 11:30; Dan. 5:11), siendo que conocían de la promesa Escritural que Jehová, el Dios creador del Cielo y de la tierra, le había hecho a su Hijo eterno en el Salmo 2, donde dice:

7 “Ciertamente anunciaré el decreto del SEÑOR [Adonai] Que me dijo: ‘Mi Hijo eres Tú [i.e. Cristo], Yo Te he engendrado hoy.

8 ‘Pídeme, y Te daré las naciones como herencia Tuya, Y como posesión Tuya los confines de la tierra.

La frase del v.7b “Yo te he engendrado hoy” muchas veces se presta para confusión. Esta frase no habla de la encarnación terrenal (en un punto específico de tiempo) literalmente hablando, sino que es una referencia figurada sobre el decreto eterno de Dios (vv. 7a, 8). Es un antropomorfismo que atribuye rasgos y cualidades humanos a esta declaración de que el Mesías es el Hijo eterno y divino de Dios, con todos los derechos de un Hijo.

El Cristo, la segunda persona de la trinidad, el Hijo eterno de Dios (el cual es deidad en su esencia y absolutamente igual a Dios (Col. 1:15, Hebreos 1:3), y por medio del cual le podemos conocer (Jn 14:9; 2 Cor. 4:4–6). Cristo Jesús, el Dios-hombre es el que sería el legítimo heredero de todas las naciones las cuales son propiedad de Dios el Padre (Sal. 24:1).

Los magos (sabios de oriente) entendieron que Jesús era el heredero y rey soberano de todas las naciones. Las cuales serían su herencia y posesión tal como habían profetizado las Escrituras.

Los sabios que le temen en las naciones hoy, todavía lo siguen buscando y Dios se agrada de los tales.

Hechos 10:35 sino que en toda nación el que le teme [le reverencia] y hace lo justo, le es acepto [Dios se agrada de él].

2. La lección de la Sumisión

Mat2:2 “¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Porque vimos Su estrella en el oriente y Lo hemos venido a adorar.”

Estos los buscaban adorar [προσκυνῆσαι i.e. rendir honores demostrando sumisión].

Al hacer esto los sabios [magos] mostraron sumisión reverente ante el Dios de las Escrituras.

Estos honraron a Jesús como Rey, reconociendo su autoridad, sometiéndose y refugiándose en Él, sabiendo que aquellos que se le opusieran como sus enemigos perecerían en su ira.

Sal 2:12  Honren [נַשְּׁקוּ i.e. Besen en sumisión obediente, cf. Lucas 7:38] al Hijo para que no se enoje y perezcan en el camino, Pues puede inflamarse de repente Su ira. ¡Cuán bienaventurados [אַ֝שְׁרֵ֗י] son todos los que en El se refugian! [חֹ֥וסֵי i.e. confian en su proteccion].

3. La lección de la Sublevación

No obstante algunos elegirían el camino de la rebelión.

Sal 2:1  ¿Por qué se sublevan [i.e. conspiran] las naciones [גֹויִ֑ם], Y los pueblos [וּ֝לְאֻמִּ֗ים] traman cosas vanas?
2  Se levantan los reyes de la tierra, Y los gobernantes traman unidos Contra el SEÑOR y contra Su Ungido, diciendo:
3  “¡Rompamos Sus cadenas Y echemos de nosotros Sus cuerdas!”

Pero el que gobierna en el cielo se ríe;
el Señor se burla de ellos.
Después los reprende con enojo;
los aterroriza con su intensa furia.

Este pasaje encontró su cumplimiento parcial en sus opositores del primer siglo.

Hechos 4:25-27

25 el que por el Espíritu Santo, por boca de nuestro padre David, Tu siervo, dijiste:

‘¿Por que se enfurecieron los gentiles (las naciones),
y los pueblos tramaron cosas vanas?
26 Se presentaron los reyes de la tierra,
y los gobernantes se juntaron a una
contra el Señor y contra Su Cristo (el Mesías, el ungido).’

Lucas nos expresa que el Salmo 2:1-2 se cumple con Herodes, Poncio Pilato, junto con los Gentiles (romanos) y el pueblo de Israel, quienes se opusieron a Jesús, el Cristo (el Mesías, el ungido).

27 Porque en verdad, en esta ciudad se unieron tanto Herodes (Antipas) como Poncio Pilato, junto con los Gentiles y los pueblos de Israel, contra Tu santo Siervo (Hijo) Jesús, a quien Tú ungiste

Efectivamente, Dios al destruir el centro de la religión de sus opositores, [i.e. el Templo de Jerusalén en el Año 70 A.D.], los reprendió con enojo; y los aterrorizó con su intensa furia.

Cosas similares ocurrieron con el resto de sus opositores.

Por ejemplo, el rey Herodes el cual trato de exterminarlo (mandando a matar a todos los niños que había en Belén y en todos sus alrededores, de dos años para abajo cf. Mat. 2:16).

De acuerdo a Jan Hirschmann, un médico de la Escuela de Medicina con la Universidad de Washington en Seattle, cree que Herodes murió probablemente de una enfermedad renal crónica, complicada por un caso particularmente repugnante de gangrena.

El Historiador Flavio Josefo escribió que “Tenía fiebre, aunque no una fiebre altísima, una picazón intolerable de toda la piel, dolores continuos en los intestinos, los tumores de los pies como en la hidropesía, inflamación del abdomen, y la gangrena de las partes privadas”.

Adicionalmente Josefo relata que, Herodes también sufría de asma, y de convulsiones de las extremidades.

Sin embargo, este pasaje también es aplicable para sus opositores de hoy y aún aguarda su cumplimiento total cuando El Rey que regresa someta a todos sus enemigos bajo sus pies.

1 Cor 15:25 Pues Cristo debe reinar hasta que haya puesto a todos Sus enemigos debajo de Sus pies.

26 Y el último enemigo que será eliminado es la muerte.

Es muy probable que los magos (sabios de oriente) sabían que todos los que se le opongan serían quebrantados.

Porque la Escritura dice:

9 ‘Tú los quebrantarás con vara de hierro; Los desmenuzarás como vaso de alfarero.'”

4. La lección del Servicio

Mateo 2:11 Entrando en la casa, vieron al Niño con Su madre María, y postrándose Lo adoraron [i.e. le rindieron honores demostrando sumisión a su Señorio]; y abriendo sus tesoros Le presentaron obsequios de oro, incienso y mirra.

Dichos obsequios eran regalos oficiales [tributos] dignos de un monarca, al que identificaron como su Señor (1 Reyes 10:9-13).

Esto también había sido predicho en la Escrituras, algo que seguramente estos sabios habían estudiado:

Salmo 72:10 Los reyes de Tarsis y de las islas traigan presentes;
Los reyes de Sabá y de Seba ofrezcan tributo;
11 Y póstrense ante él todos los reyes de la tierra;
Sírvanle todas las naciones

15 Que viva, pues, y se le dé del oro de Sabá,
Y que se ore por él continuamente;
Que todo el día se le bendiga.

17 Sea su nombre para siempre;
Que su nombre se engrandezca mientras dure el sol,
Y sean benditos por él los hombres;
Llámenlo bienaventurado todas las naciones.

Los sabios [magos] con sus presentes demostraron su disposición a servirlo en sumisión (e.g., Hechos 20:19; 1 Pedro 4:10), presentándose como ejemplo para todo gobernante, o persona en autoridad.

Hebreos 12:28   Por lo cual, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, demostremos gratitud, mediante la cual ofrezcamos a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia.

Salmo 2:10 Ahora pues, oh reyes [realeza], muestren discernimiento; Reciban amonestación, oh jueces de la tierra.

11 Adoren [Sirvan como siervos] al SEÑOR [YHWH] con reverencia, Y alégrense con temblor.

12 Honren [Sométanse] al Hijo para que no se enoje y perezcan en el camino, Pues puede inflamarse de repente Su ira. ¡Cuán bienaventurados son todos los que en El se refugian!

Aprendamos pues de las lecciones de los sabios de Oriente!

Rev. Peter Citelli,
Presidente del
Ministerio Internacional Reino de Dios, Inc.

Contando nuestros días con sabiduría

tiEnséñanos a contar de tal modo nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría  (Salmos 90:12).

De acuerdo a un reloj en el internet quedan aproximadamente

364    dias
8737    horas
524267    minutos
31455974    segundos

Hasta la llegada del viernes 1 de Enero del 2016, el contador de tiempo solo progresa aceleradamente sin detenerse.

El Salmista nos guía a considerar en como vamos a usar el tiempo que el Dios Soberano nos ha concedido en su providencia.

Muchos se alegran con la llegada del año nuevo, sin embargo con este también llega la responsabilidad de administrarlo de la mejor manera posible en vista de la brevedad del mismo.

Salmos 39:4
4 “SEÑOR, hazme saber mi fin,
Y cuál es la medida de mis días,
Para que yo sepa cuán efímero soy.

Pablo nos recuerda

1 Corintios 4:2
Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

Somos mayordomos de todo lo que Dios en su providencia nos encarga. Y en todas estas cosas debemos mostrar fidelidad.

Algunos creen que tan solo con la llegada del Año Nuevo eso traerá cambios por si mismos, pero eso no es real. Los buenos deseos para el año nuevo deben estar bien acompañados.

Si quieres cambios en tu dieta, entonces debes decidirte a seguir un plan y rendirlo a la Voluntad del Dios Soberano al mismo tiempo que tomas un curso de acción especifico para poder lograrlo. Lo mismo es aplicable si quieres crecer en la fe, educación, finanzas, relaciones, salud etc.

Pero el crecimiento en estas areas no va a ocurrir por si solo, necesitas poner tu fe en acción de una manera practica.

Santiago nos ilustra la manera correcta de planear:

Más bien, debieran decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello (Santiago 4:15).

Con esto queremos decir que la Soberanía de Dios no excluye la responsabilidad de cada uno para planear y ejecutar dicho plan en acorde con su voluntad.

Que el Señor nos ayude a caminar responsablemente con el “nuevo” tiempo que El nos ha asignado providencialmente en su sabiduría.

Deseándote lo mejor para el Año Nuevo 2015 y orando por ti,

Rev. Peter Citelli
Presidente
Min. Int’l Reino de Dios


Evitando a los Hipócritas

happy-mask“Y les advirtió: Tengan cuidado con la levadura de los fariseos, es decir, su hipocresía” (Lucas 12:1b, NTV).

De acuerdo a la Real Academia Española, hipócrita es uno “que actúa con hipocresía” i.e. el “fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.”

Uno que deliberadamente y como hábito aparenta ser piadoso cuando sabe que no lo es.

Pero el término mismo es una transliteración del Griego hypokrites, que en general significaba “actor teatral, un actor de escenario”.

Estos usaban diferentes caretas y vestuarios, representando diversos papeles en el Teatro Griego e interactúan con un público que aplaudía sus interpretaciones.

El diccionario Griego dice que figurativamente el hipócrita es “uno que dice una cosa, pero hace otra”; una persona de dos caras, uno cuyas palabras no concuerdan con su práctica.

El concepto viene del griego hypo, “debajo” y krino, “juzgar”. De allí que la idea es juzgar a alguien por una máscara que se coloca encima de su persona real. Este es alguien que profesa una cosa pero que su conducta no coordina con su práctica. Uno que sostiene una cosa, pero que se conduce de una manera diferente.

En el Nuevo Testamento la palabra “hipócrita” se usa en las narraciones sinópticas, en relación con los juicios de Jesús sobre los fariseos y escribas.

Jesús habló duramente de actores teatrales religiosos que lideraban al pueblo, sin embargo sus palabras son aplicables en el contexto de la Iglesia de Hoy.

El nos mostró algunas características para reconocerlos. No obstante, solo mencionaremos algunas de ellas por falta de espacio y tiempo,

1. El Hipócrita se juzga orgullosamente a sí mismo como mejor que otros.

Mateo 7:5

!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Estos eran usualmente culpables de aquellos pecados que ellos criticaban.

Lucas 18:11 El Fariseo puesto en pie, oraba para sí de esta manera: ‘Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos. 12 Yo ayuno dos veces por semana; doy el diezmo de todo lo que gano.’

Jesús advierte a sus discípulos a evitar el mal ejemplo de los tales, especialmente en lo que respecta a su autojustificación por la práctica externa de su religión y autoconfianza errada de los mismos.

Mateo 5:20

Porque les digo a ustedes que si su justicia no supera la de los escribas y Fariseos, no entrarán en el reino de los cielos.

Aquellos que entrarán en el reino de los cielos no solo que han sido justificados posicionalmente sino que también practican la justicia, viven justamente de acuerdo a las normas de Dios, no por apariencias externas; sino porque sus corazones han sido genuinamente transformados (Heb.8:10).

Adicionalmente la marca del Cristiano que posee una fe salvadora es su espíritu de mansedumbre (Gal. 6:1).

2. El Hipócrita vive su vida de apariencias externas sin embargo, está sucio por dentro.

Jesús dijo

Sino que hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres” Mateo 23:5 (NBLH) i.e. “para aparentar” (NTV).

Quién se atrevería a beber de un vaso que se muestra limpio externamente pero por dentro esta sucio.

Mateo 23:25

!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia.

El Gran Rey del Universo no es la excepción, el no bebe de vasos sucios, ni estos son usados por El para su servicio, aunque los hipócritas se autoconvenzan que si lo son (e.g. Mat. 7:22-23).

De hecho el Señor demanda a sus vasos limpios (sus verdaderos siervos) que se aparten de los palabreros que predican pero no practican.

2 Timoteo 2:16 Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.

Los siervos verdaderos, sus instrumentos deben de separarse de aquellos que mencionando el Nombre del Señor viven de continuo haciendo lo malo, practicando la hipocresía sin genuino arrepentimiento (v.19).

21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.

1 Corintios 5:11 (PDT)

11 Lo que les digo es que no tengan nada que ver con ninguno que diciendo ser hermano en Cristo, practique pecado sexual, robe, adore ídolos o insulte a los demás, o que sea borracho o estafador. Ni siquiera se junten a comer con ese tipo de gente.

3. El Hipócrita está ceremonialmente impuro.

Mateo 23:27

!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

De acuerdo a la Ley de Moisés, el tocar los huesos de un muerto o una tumba contaminaban ceremonialmente a las personas, (Num. 19:16).

Pero estos liderando al Pueblo, y posando como sus “ministros” contaminaban a quienes ellos tocaran, e influenciaran.

Lucas 11:44

!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! que sois como sepulcros que no se ven, y los hombres que andan encima no lo saben.

4. El Hipócrita en el contexto de la Iglesia, es un experto en crear grupos de amigos predilectos (discriminando al resto de hermanos, mostrando favoritismos y parcialidad evidentes).

1 Corintios 3:4  Porque cuando uno dice: “Yo soy de Pablo,” y otro: “Yo soy de Apolos,” ¿no son como hombres del mundo?

1 Corintios 11:19 Porque es necesario que entre ustedes haya bandos, a fin de que se manifiesten entre ustedes los que son aprobados.

20 El resultado de esas divisiones es que la cena que ustedes toman en sus reuniones ya no es realmente la Cena del Señor. 21 Porque a la hora de comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y mientras unos se quedan con hambre, otros hasta se emborrachan. 22 ¿No tienen ustedes casas donde comer y beber? ¿Por qué menosprecian la iglesia de Dios y ponen en vergüenza a los que no tienen nada? ¿Qué les voy a decir? ¿Que los felicito? ¡No en cuanto a esto!

Santiago 2:9

Pero si muestran favoritismo, cometen pecado y son hallados culpables por la ley como transgresores.

5. El Hipócrita en el contexto de la Iglesia seria juzgado duramente, si se atrevía a fingir tomando la Cena del Señor luego de haber menospreciado a los hermanos del cuerpo del Señor

1 Corintios 11:29 (DHH)

29 Porque si come y bebe sin fijarse en que se trata del cuerpo del Señor, para su propio castigo [juicio] come y bebe.

30 Por eso, muchos de ustedes están enfermos y débiles, y también algunos han muerto. 31 Si nos examináramos bien a nosotros mismos, el Señor no tendría que castigarnos, 32 aunque si el Señor nos castiga es para que aprendamos y no seamos condenados con los que son del mundo.

6. El Hipócrita habiéndose infiltrado en la Iglesia de Cristo, camina sin temor de Dios, pastoreándose y cuidándose a sí mismo.

Judas 1:12

Estos son escollos ocultos (manchas ocultas) en los ágapes de ustedes (fiestas espirituales de amor), cuando banquetean con ustedes sin temor, apacentándose (cuidándose) a sí mismos. Son nubes sin agua llevadas por los vientos, árboles de otoño sin fruto, dos veces muertos y desarraigados.

7. Finalmente en un futuro cercano el Señor les quitará la careta y juzgará su Hipocresía.

Mateo 24:51

y lo azotará severamente y le asignará un lugar con los hipócritas; allí será el llanto y el crujir de dientes.

Entre tanto, la recomendación del Señor es que

Mateo 13:30

Dejen que ambos crezcan juntos hasta la cosecha; y al tiempo de la cosecha diré a los segadores: “Recojan primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, pero el trigo recójanlo en mi granero.”

De allí la solemne advertencia de la Sagrada Escritura:

2 Timoteo 2:19 No obstante, el sólido fundamento de Dios permanece firme, teniendo este sello: “El Señor conoce a los que son Suyos,” y: “Que se aparte de la iniquidad todo aquél que menciona el nombre del Señor.”

Que aquel que juzga con ojos de fuego (Ap. 1:14), y quien quemará a los que no le temen, con fuego cuya llama no se apaga (Mat. 3:12) nos ayude a caminar en santo temor a la luz de estas palabras.

Pastor Peter Citelli.

© Todos los derechos reservados.

Agradecidos, pero ¿A quién?

gracAños atrás una canción protesta se puso muy de moda la cual decía en unas de sus estrofas “Gracias a la vida que me ha dado tanto,” la misma canción finalizaba con las palabras “Gracias a la vida, Gracias a la vida, Gracias a la vida”.  El objetivo era claro, solo se debería dar gracias “a la vida” y a nadie mas.

La canción infiltraba un concepto que se ha vuelto muy popular también en nuestros días.

Por ejemplo los humanistas seculares (ateos), el día de ayer subieron un cartel en Times Square, que presenta la idea de que “el amor y la gratitud pueden ser totalmente expresados sin creer en Dios.”

Su cartel lee “Millones muestran amor y gratitud sin Dios”.

Acertadamente, Ken Ham sostiene que “Los ateos están sin duda tratando de promover su religión de la desesperanza.”

Estos están trabajando arduamente, de continuo y de una manera consistente para sacar a Dios de la mente de la sociedad Americana.

Similarmente, leí un post de una embajada en una ciudad de Sudamérica que sostenía que en los Estados Unidos,  “el Día de Acción de Gracias … es la fecha en que familias y amigos se reúnen para compartir una comida tradicional y para dar las gracias por las buenas cosas que ofrece la vida.”

Y ese puede ser el caso de las familias ateas, que pretenden dar “gracias a la vida” por las buenas cosas que ofrece, no a “Dios el creador de la vida.”

La Escritura nos habla de la consecuencia que viene sobre los han tomado esa posición.

Romanos 1:21 Es cierto, ellos conocieron a Dios pero no quisieron adorarlo como Dios ni darle gracias. En cambio, comenzaron a inventar ideas necias sobre Dios. Como resultado, la mente les quedó en oscuridad y confusión.

No obstante, “para los Creyentes” comenzando con los peregrinos de la Colonia de Plymouth en 1623, “el Día de Acción de Gracias” fue y continua siendo una oportunidad mas para agradecer a Dios, por su misericordia y bondad.

Tal como nos recuerda Santiago,

Santiago 1:16 Así que no se dejen engañar, mis amados hermanos. 17 Todo lo que es bueno y perfecto desciende a nosotros de parte de Dios nuestro Padre, quien creó todas las luces de los cielos. Él nunca cambia ni varía como una sombra en movimiento.

Los peregrinos de la primera fiesta del Día de Acción de Gracias, agradecieron A DIOS, por lo que tuvieron y oraron por su ayuda para el invierno que vendría. Ellos agradecieron a Dios por su provisión.

Porque El ha saciado al alma sedienta, y ha llenado de bienes al alma hambrienta (Salmo 107:9).

Así, que el punto en este “Día de Acción de Gracias” no es estar agradecido “a la vida …” [como están proponiendo los ateos], sino dar GRACIAS al Creador de la Vida y dador de toda dadiva.

Como dicen los Salmos,

Por siempre cantaré de las misericordias del SEÑOR; Con mi boca daré a conocer Tu fidelidad a todas las generaciones (Salmos 89:1).

Tú eres mi Dios, y Te doy gracias; Tú eres mi Dios, y yo Te exalto (Salmo 118:28).

Este “Día de Acción de Gracias” asegurémonos de que nuestras familias, hermanos y amigos entiendan que debemos estar a agradecidos “a Dios” por sus múltiples bondades (Mateo 5:45), las cuales no son productos del “azar”, sino de su mano como el Dios Creador.

Entren por Sus puertas con acción de gracias, Y a Sus atrios con alabanza. Denle gracias, bendigan Su nombre (Salmo 100:4).

Feliz Día de Acción de Gracias,

Pastor Peter Citelli,
Ministerio Int’l Reino de Dios