¿Qué es el Arrepentimiento de acuerdo a las Escrituras?

Mateo 3:8 RVR1960 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento

¿Qué es el Arrepentimiento de acuerdo a las Escrituras?

Anuncios

Evolución vs. Dios

El necio [aquel que no aprecia y se hace insensible a lo moral y a la religión] ha dicho en su corazón: “No hay Dios.” Salmos 14:1a

Pero el hecho de que este hombre ignore a Dios y a sus leyes, y se rehúse a creer en El, no significa que Dios no existe. Y que no va a haber consecuencias eternas por la posición a la que se aferra.

Romanos 1:20 Porque desde la creación del mundo, Sus atributos invisibles, Su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que ellos no tienen excusa. 21 Pues aunque conocían a Dios, no Lo honraron (no Lo glorificaron) como a Dios ni Le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido.

25 Porque ellos cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén

Ese rechazo voluntario de la verdad de Dios por la mentira tiene como consecuencia la muerte espiritual.

32 Ellos, aunque conocen el decreto de Dios que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también dan su aprobación a los que las practican.

Romanos 6:23 (NTV)
23 Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.

Aunque la paga del pecado es la muerte, Dios ofrece su perdón a los que se vuelven a El con una fe arrepentida en la persona y obra de Cristo Jesús nuestro Señor, en la cruz.

Vuélvete a Dios, hoy!

Rev. Peter Citelli

PD: Quisiera invitarte a ver el siguiente video:

En You Tube, en la barra donde dice cc, puedes elegir traducir subtítulos (tipea o elige Español).

¿A quién justifica Dios?

b“No he venido a llamar a justos [i.e. a los que se creen justos y que no necesitan arrepentirse de nada], sino a pecadores al arrepentimiento.” – Lucas 5:32

El propósito de la primera venida del Señor, fue el llamar a los que sabían que por causa de su condición espiritual [i.e. sus múltiples pecados] no entrarían al Reino salvífico de Dios.

El no vino a llamar, a aquellos que se creían “justos” por la practica de su religión y obras de moralidad.

El vino a llamar a pecadores, que no tenían ninguna posibilidad de entrar en el reino de Dios, los cuales en una humildad, (provocada por el Espíritu Santo) se humillarían delante de Dios, reconociendo su bancarrota espiritual y dependiendo solo de la misericordia y la gracia de Dios para salvarlos y dejarlos entrar en su reino.

El Señor Jesús les conto la siguiente parábola:

Lucas 18:9-14

9 Dijo también Jesús esta parábola a unos que confiaban en sí mismos como justos, y despreciaban a los demás: 10 “Dos hombres subieron al templo a orar; uno era Fariseo y el otro recaudador de impuestos. 11 El Fariseo puesto en pie, oraba para sí de esta manera: ‘Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos. 12 Yo ayuno dos veces por semana; doy el diezmo de todo lo que gano.’

13 Pero el recaudador de impuestos, de pie y a cierta distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘Dios, ten piedad de mí, pecador. 14 Les digo que éste descendió a su casa justificado pero aquél no; porque todo el que se engrandece será humillado, pero el que se humilla será engrandecido.”

El recaudador de impuestos, que reconoció su pecado y su imposibilidad de salvarse a si mismo por sus obras, fue aquel al que Dios justifico.

El fariseo que se jactaba de todas sus aparentes, obras de religiosidad y moralidad externas, no.

Cristo sigue llamando al arrepentimiento a los que saben en su interior que son pecadores, y que en su practica y fachada religiosa externa y condición actual, Dios no los dejaría entrar en su Reino.

1 Cor. 6:9 ¿O no saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se dejen engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.

Nadie que viva continuamente de esta manera por muy “espiritual, religioso o prominente” que aparente ser, entrara en el Reino de Dios.

No obstante, algunos pecadores son impactados por la convicción del Espíritu Santo, de su hipocresía religiosa y fraude espiritual,  llegando al arrepentimiento genuino delante de Dios.

Es a estos, como el recaudador de impuestos, quien “no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘Dios, ten piedad de mí, pecador’” que Dios justifica.

Es a estos, de corazón contrito y humillado que Dios no desprecia.

Salmo 51:17 Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito;
 al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.

Los fariseos [y los presuntuosos de hoy], creían que eso no era aplicable para ellos.  Estos se creían justos y saludables en lo espiritual [cf. Mar. 2:15,17] y que no necesitaban arrepentirse de nada.

Sin embargo, a los que reconocen su insuficiencia espiritual, debido a su enfermedad terminal llamada pecado; los que dicen
 ‘Dios, ten misericordia de mí, pecador,’ son los que Dios justifica por su gracia.

Es de aquellos que poseen una fe en el Señor Jesucristo, que incluye el componente del arrepentimiento, de los que se se dice:

Romanos 5:1 Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo

Rev. Peter Citelli

© 2013 Reino de Dios. Todos los derechos Reservados.

E-mail: oficina@reinodedios.tv

¿Cuál es la evidencia del Arrepentimiento genuino?

fgUna vez le pregunte a un prominente teólogo, acerca de cuál era la evidencia del arrepentimiento verdadero. El me respondió que el arrepentimiento no tenia que ver con cambios en la conducta, sino tan solamente con “un cambio de mente”.  Aunque su respuesta puede satisfacer a muchos, la Palabra Sagrada de Dios muestra otra cosa.

Observemos lo que dicen las Escrituras:

I. El arrepentimiento se muestra por medio de frutos

Mat 3:8 “Por tanto, den frutos dignos de arrepentimiento

Esto se refiere a hechos concretos que indicaban una justicia interna, no solo la apariencia externa de actos para mostrarse justos como la practica de los fariseos (e.g., Mateo 6:5; 23:5).

II. El arrepentimiento tiene que ver con volverse hacia Dios, haciendo obras que demuestran un verdaderdo cambio

Hechos 26:20 “que debían arrepentirse y volverse a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.”

El Nuevo Testamento nos muestra el ejemplo del arrepentimiento genuino por medio del testimonio de los Tesalonicenses,

1Tes 1:9 Pues ellos mismos cuentan acerca de nosotros, de la acogida que tuvimos por parte de ustedes, y de cómo se convirtieron [devolvieron] de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero

Los Tesalonicenses abandonaron su adoración a ídolos, incluyendo la inmoralidad sexual extrema que eran prácticas comunes en los ritos de idolatría; y se habían devuelto en el sentido opuesto completamente para adorar, servir y obedecer exclusivamente al DIOS verdadero.  Ellos abandonaron radicalmente su conducta y forma de vida anterior.

Eso es arrepentimiento genuino. Siempre tiene que ver con un cambio de mente, emociones y conducta.

Sin embargo, el Nuevo Testamento nos muestra el ejemplo de personas que no quieren arrepentirse:

Apocalipsis 9:20 El resto de la humanidad… no se arrepintieron de las obras de sus manos ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, de plata, de bronce, de piedra, y de madera, que no pueden ver ni oír ni andar.
9:21 Tampoco se arrepintieron de sus homicidios ni de sus hechicerías ni de su inmoralidad ni de sus robos.

Estas personas no se no se arrepintieron de las obras de sus manos ni dejaron, la hechicería, ni la idolatría, ni la inmoralidad, ni sus robos.

Por el contrario estas personas al verse castigadas y juzgadas por un Dios que no admite “teatros”, ni “shows de religiosidad”, ni “caretas”.

Ap. 16:11 Blasfemaron contra el Dios del cielo… y no se arrepintieron de sus obras.

Así que siempre el arrepentimiento tiene que ver con dejar y abandonar una conducta pecaminosa y volverse a Dios caminando, actuando y obrando de una manera RADICALMENTE DIFERENTE.

Es un cambio de mente y de sentimientos hacia el pecado, que se manifiesta en un cambio de la conducta.

III. El arrepentimiento es un cambio de dirección contraria, del pecado hacia Dios y era acompaniado de la fe en el Señor Jesucristo

Ese fue el mensaje que Pablo y el resto de los apóstoles efectuaron,

Hechos 20:21testificando solemnemente, tanto a Judíos como a Griegos, del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

IV. El arrepentimiento genuino es  necesario para el para el perdón de los pecados

Hechos 3:19 Por tanto, arrepiéntanse y conviértanse [vuélvanse a Dios], para que sus pecados sean borrados, a fin de que tiempos de alivio vengan de la presencia del Señor

Lucas 24:47 y que en Su nombre se predicará el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

V. La falta de arrepentimiento genuino, demuestra la ausencia del Temor a Dios (respeto, reverencia, honra y humildad delante de su gloriosa majestad)

Por el contrario el orgullo y la auto-suficiencia hacen al hombre tener una percepción pobre de su propio pecado delante de este Dios que merece todo TEMOR (respeto, reverencia, honra y humildad).

El merece nuestro TEMOR REVERENTE.

No obstante, la ausencia de un temor reverente, que rehusa arrepentirse es evidencia de un corazón malo de incredulidad:

Isaías 47:10 Te sentiste segura en tu maldad y dijiste:  Nadie me ve. Tu sabiduría y tu conocimiento te han engañado, y dijiste en tu corazón: “Yo, y nadie más.

Ezequiel 8:12 Me dijo entonces: Hijo de hombre, ¿has visto lo que hacen en la oscuridad los ancianos de la casa de Israel, cada uno en su cámara de imágenes grabadas? Porque ellos dicen: “El SEÑOR no nos ve; el SEÑOR ha abandonado la tierra.

Pero he aqui que el SEÑOR, observaba.

Jeremías 7:11 “¿Se ha convertido esta casa, que es llamada por Mi nombre, en cueva de ladrones delante de sus ojos? Yo mismo lo he visto,” declara el SEÑOR.

El SEÑOR, los habia llamado al arrepentimiento, pero rehusaron volverse de sus acciones malas de incredulidad .

13“Y ahora, por cuanto han hecho todas estas obras,” declara el SEÑOR, “y a pesar de que les hablé desde temprano y hablando sin cesar , no oyeron; los llamé, pero no respondieron.

Por ese motivo Dios destruiría su Templo (la casa), en el cual confiaban, y los echaría de Su presencia

14“Como hice con Silo, así haré con la casa que es llamada por Mi nombre, en la cual confían, y al lugar que di a ustedes y a sus padres. 15Y los echaré de Mi presencia, como eché a todos sus hermanos, a toda la descendencia de Efraín.

20 Por tanto, así dice el Señor DIOS: “Mi ira y mi furor serán derramados sobre este lugar, sobre los hombres y sobre los animales, sobre los árboles del campo y sobre el fruto de la tierra; arderá y no se apagará.”

De manera, que la Escritura nos demuestra que para Dios la falta de arrepentimiento es un pecado muy serio, puesto que evidencia el pecado de la incredulidad, el cual tiene como consecuencia la condenación.

VI. El arrepentimiento es un gracia de Dios por medio de su Espíritu Santo [al igual que la fe cf. Efesios 2:8-9].

Por causa de esta realidad, debemos orar para que Dios les conceda arrepentirse a quienes lo necesitan.

Al contrario de lo que piensan algunos, el arrepentimiento no es una “obra humana” para la salvación, sino una gracia que Dios da.

2Ti 2:25  Debe reprender tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad,
26  y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad.

Hechos 11:18 Al oír esto se calmaron, y glorificaron a Dios, diciendo: “Así que también a los Gentiles ha concedido Dios el arrepentimiento que conduce a la vida.”

Si Dios da y concede el arrepentimiento, como es que algunos sostienen que el arrepentimiento es agregar una “obra humana” para la salvación.  No obstante, el arrepentimiento sigue siendo una GRACIA que Dios concede.

El conocido teólogo Dr. R. C. Sproul ha comentado lo siguiente:

“El arrepentimiento no es la causa de un nuevo nacimiento o regeneración; es el resultado del fruto de la regeneración”.

El esta en lo correcto, pues la idea Biblica es que el arrepentimiento es una consecuencia de la regeneración,

Tito 3:5 El nos salvó, no por las obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a Su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo

¿Cual es entonces, la evidencia del Arrepentimiento genuino?

El Fruto que produce (i.e. el cambio de la conducta.)

Sant 2:18  “yo te mostraré mi fe por mis obras.”

VII. La fe salvadora genuina siempre incluye obras de arrepentimiento para con Dios,

Santiago 2:14 ¿De qué sirve, hermanos míos, si alguien dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo?

Por estas razones, si alguien dice “yo me he arrepentido” pero su comportamiento no cambia radicalmente, entonces no hay evidencia de obras/frutos correspondientes y por ende no ha ocurrido un arrepentimiento genuino.

El asunto no es tan solo decir “soy salvo, tengo una vida nueva”, sino mostrar la evidencia de una vida que se ha vuelto a Dios haciendo obras dignas de arrepentimiento (Hechos 26:20), con un corazón cambiado y que aborrece sus pecados pasados.

Rev. Peter Citelli,

http://www.facebook.com/MinisterioInternacionalReinodeDios

Estos mensajes son para uso personal solamente.

© 2010 Todos los derechos reservados.

¿Es el mensaje “Arrepentíos” relevante para hoy?

rp“Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” Mat 3:2

Hay quienes opinan que la Iglesia de hoy, solo debería predicar la Misericordia y el Amor de Dios, al mundo incrédulo, y convenientemente han erradicado la palabra “arrepentimiento” de sus mensajes con el fin de ser mas agradables al “mercado”.

La Biblia, ciertamente expresa que Dios es Amor.

1Jn 4:8 …Dios es amor. 

El nos lo demostró. 

Rom 5:8  Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. 

Y Dios tiene misericordia:

Rom 9:15  Porque El dice a Moisés: “TENDRE MISERICORDIA DEL QUE YO TENGA MISERICORDIA, Y TENDRE COMPASION DEL QUE YO TENGA COMPASION.” 

Claro que Dios es grande en Misericordia, para con los que arrepienten.

Num 14:18a Jehová, lento para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión…

Pero el pasaje no termina ahí:

Num 14:18b y en ninguna manera tendrá por inocente al culpable (al malvado); que visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación.

Dios no daría por inocente a aquellos que despreciaran a su Hijo y rehusaran arrepentirse.

Esa fue la amonestación del autor del libro de los Hebreos en el primer siglo:

Heb 10:29  ¿Cuánto mayor castigo piensan ustedes que merecerá el que ha pisoteado bajo sus pies al Hijo de Dios

y ha tenido por inmunda (κοινον, común, o ceremonialmente impura) la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia? 

Dios solo tendría misericordia del remanente que se arrepintiera de sus violaciones y desobediencias a su Pacto (reconociendo su pecado y la imposibilidad de justificarse por sus obras por medio del cumplimiento de la ley) y que valorara la Sangre del Nuevo Pacto en el sacrificio de su Hijo.

Eusebio de Cesarea, en su “Historia Eclesiástica” en el siglo III escribe lo siguiente:

8. A pesar de ello, sería justo añadir cuanto se refiere al amor para con los hombres de la entera Providencia, que aplazó la ruina de los malvados durante cuarenta años después de su audacia contra Cristo. Y a lo largo de estos cuarenta años muchos apóstoles y discípulos, y el propio Jacobo (primer obispo del lugar, llamado hermano del Señor), que todavía vivían y habitaban en la misma ciudad de Jerusalén dando sus discursos, permanecían en el lugar como muro fortificado.

9. La visitación de Dios, hasta el momento, ejercía su larga paciencia por si pudieran arrepentirse de sus hechos y alcanzar con ello el perdón y la salvación.

Además de esta paciencia extraordinaria, les concedía extrañas señales divinas de lo que les acontecería de no arrepentirse. El autor que hemos citado también estimó dignas de recuerdo estas señales. Nada más oportuno que referirlas a los que leen este texto (Libro III, Capitulo 7).

Así que Dios en su misericordia les dió un periodo de gracia de 40 años (hasta el año 70 D.C.) para que sean salvos y se arrepientan, más no todos recibirían su oferta.  

El les había dejado a muchos apóstoles y discípulos para que llamaran al pueblo al arrepentimiento. Adicionalmente les concedió muchas señales divinas extrañas, para que recapacitaran acerca de lo que les sucedería de no arrepentirse. No obstante muchos despreciaron el llamado paciente de Dios.

Acerca de esto Pablo dice:

Rom 9:27  Isaías también exclama en cuanto a Israel: “AUNQUE EL NUMERO DE LOS HIJOS DE ISRAEL SEA COMO LA ARENA DEL MAR, “SOLO” EL REMANENTE (υπολειμμα, unos cuantos, los que se arrepentirían) SERA SALVO

Rom 9:28  PORQUE EL SEÑOR EJECUTARA SU PALABRA SOBRE LA TIERRA [i.e. γης – la tierra de Israel] CABALMENTE Y CON BREVEDAD.” 

“Solo el Remanente”(υπολειμμα, unos cuantos, se iban a salvar),  aquellos que se arrepintieran antes de la destrucción que vendría en el 70 A.D., serían salvos (y efectivamente lo fueron, Pablo fue parte de ese remanente).

Pablo mismo testifica:

Rom 11:5  Así también aun EN ESTE TIEMPO [i.e. en los días de Pablo] ha quedado un remanente [λειμμα, unos cuantos, los que se estaban arrepintiendo] escogido según la elección de gracia.

2Ti 2:10  Por tanto, todo lo soporto por amor a los escogidos [εκλεκτους, aquellos que se iban a arrepentir], para que también ellos obtengan la salvación que está en Cristo Jesús, y con ella gloria eterna.

Por ese motivo, el mensaje “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” cf. Mat 3:2, era relevante, pertinente y urgente en los días de Jesús y aún en los días de Pablo.

El que se arrepintiera, no solo sería parte del remanente de los salvados, de aquel entonces ( pues Dios cumpliendo su Promesa estaba salvando al Israel arrepentido cf. Rom 11:27), sino que también sería parte del Reino inconmovible:

Heb. 12:28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible (ασαλευτον), tengamos gracia, por la cual sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; 29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.

Dios estaba trayendo su Reino, y el que no se arrepintiera sería cortado y echado al fuego (una figura de su destrucción), por decreto del Dios que es fuego consumidor.

Jesús les advirtió:

Mat 7:19  Todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego. 

Leer también Lucas13:6-9; Hebreos 6:8; Ezequiel 15:6-7.

Gracias a Dios, hoy vivimos en los días del Reino (espiritual) de su Hijo cf. Col 1:13, los días de su Reino (celestial) inconmovible.

Su reino comenzó con su primera venida (lo cual fue demostrado en su exaltación a la diestra de Dios, Cf. Hechos 2:33), continúa el día de hoy y será plenamente consumado cuando El venga.

No obstante el mensaje “Arrepentíos” tiene relevancia también en nuestros días.

Porque el Mandato de Dios es:

Salmo 2:12 Honren (נשׁקו Reciban) al Hijo para que no se enoje y perezcan en el camino, Pues puede inflamarse de repente Su ira.

¡Cuán bienaventurados son todos los que en El se refugian!

Ese es el mensaje correcto, el Rey bendecirá a los que se arrepientan y refugien en el.  
Sin embargo, El Rey a los que no se arrepientan los desmenuzará.

Salmo 2:9 ‘Tú los quebrantarás con vara de hierro; Los desmenuzarás como vaso de alfarero.’

Ese es el mensaje correcto, no es solamente hablar del amor de Dios.  Pues ese es un mensaje parcial, acomodado para agradar a las masas.

El mensaje correcto es Dios te ama y lo demostró enviando a su Hijo a la cruz en tu lugar, y por ese motivo Dios demanda y espera que te “Arrepientas” y lo recibas por “Fe”, porque sino lo haces llegará el dia en que la ira del HIJO [su Rey cf. Salmo 2:6] te quebrantará y te desmenuzará con su vara de justicia.

Las palabras del Profeta Ezequiel bien podrían ser aplicadas a la Iglesia [comprometida] de Hoy y a sus mensajeros:

Eze 3:18 “Cuando Yo diga al impío: ‘Ciertamente morirás,’ si no le adviertes, si no hablas para advertir al impío de su mal camino a fin de que viva, ese impío morirá por su iniquidad, pero Yo demandaré su sangre de tu mano.

Eze 33:6 ‘Pero si el centinela ve venir la espada y no toca la trompeta, y el pueblo no es advertido, y una espada viene y se lleva a uno de entre ellos, él será llevado por su iniquidad; pero Yo demandaré su sangre de mano del centinela.’

Concluímos entonces, que el mensaje de Arrepentimiento, es extremadamente relevante para la Iglesia verdadera de hoy, porque:

Hechos17:30  Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora demanda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.

Rev. Peter Citelli,

Ministerio Internacional Reino de Dios, Inc.
http://www.facebook.com/MinisterioInternacionalReinodeDios

© 2013 Reino de Dios. Todos los derechos Reservados.
P.O. Box 246406 Pembroke Pines, Fl 33024

E-mail: oficina@ReinodeDios.tv

Visita nuestra Librería con libros que te serán de bendición:

https://petercitelli.wordpress.com/libros/

Si quisieras colaborar con nosotros para que podamos alcanzar a mas personas con la Palabra de Dios.  Puedes hacerlo (por medio de nuestro sitio seguro de Pay Pal):

Si te gustaria donar para esta causa, puedes hacerlo haciendo un click aquí:

Que el Senior bendiga tu deseo por participar en la predicación del Evangelio de Dios.

Escribenos a:

E-mail: oficina@reinodedios.tv