Contando nuestros días con sabiduría

tiEnséñanos a contar de tal modo nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría  (Salmos 90:12).

De acuerdo a un reloj en el internet quedan aproximadamente

364    dias
8737    horas
524267    minutos
31455974    segundos

Hasta la llegada del viernes 1 de Enero del 2016, el contador de tiempo solo progresa aceleradamente sin detenerse.

El Salmista nos guía a considerar en como vamos a usar el tiempo que el Dios Soberano nos ha concedido en su providencia.

Muchos se alegran con la llegada del año nuevo, sin embargo con este también llega la responsabilidad de administrarlo de la mejor manera posible en vista de la brevedad del mismo.

Salmos 39:4
4 “SEÑOR, hazme saber mi fin,
Y cuál es la medida de mis días,
Para que yo sepa cuán efímero soy.

Pablo nos recuerda

1 Corintios 4:2
Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

Somos mayordomos de todo lo que Dios en su providencia nos encarga. Y en todas estas cosas debemos mostrar fidelidad.

Algunos creen que tan solo con la llegada del Año Nuevo eso traerá cambios por si mismos, pero eso no es real. Los buenos deseos para el año nuevo deben estar bien acompañados.

Si quieres cambios en tu dieta, entonces debes decidirte a seguir un plan y rendirlo a la Voluntad del Dios Soberano al mismo tiempo que tomas un curso de acción especifico para poder lograrlo. Lo mismo es aplicable si quieres crecer en la fe, educación, finanzas, relaciones, salud etc.

Pero el crecimiento en estas areas no va a ocurrir por si solo, necesitas poner tu fe en acción de una manera practica.

Santiago nos ilustra la manera correcta de planear:

Más bien, debieran decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello (Santiago 4:15).

Con esto queremos decir que la Soberanía de Dios no excluye la responsabilidad de cada uno para planear y ejecutar dicho plan en acorde con su voluntad.

Que el Señor nos ayude a caminar responsablemente con el “nuevo” tiempo que El nos ha asignado providencialmente en su sabiduría.

Deseándote lo mejor para el Año Nuevo 2015 y orando por ti,

Rev. Peter Citelli
Presidente
Min. Int’l Reino de Dios


Anuncios

Confía en su Plan

plaIsaías 14:24  El SEÑOR de los ejércitos ha jurado: Ciertamente, tal como lo había pensado, así ha sucedido; tal como lo había planeado, así se cumplirá

¿Sabias que el milagro de que una joven virgen quedara embarazada sin haber conocido varón era parte del Plan soberano de Dios?

El Profeta Isaías había dicho en la antigüedad:

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal (ot – אות): He aquí que la virgen (LXX παρθένος, parthenos, i.e. una joven que no ha conocido íntimamente varón) concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel, עמּנוּאל Imanuel i.e. Dios está con nosotros” (Isaías 7:14).

La Palabra “señal” del hebreo “ot – אות” tiene la connotación, de una evidencia milagrosa que apuntaba a algo.

Las señales fueron guías que apuntaban hacia algo especifico que Dios estaba haciendo.

Pero, ¿Qué era lo que Dios, el Señor (lit. Adonai -אדני) i.e. el dueño y soberano de la creación, quería evidenciar por medio de esta señal sobrenatural?

Que Dios estaba consumando su plan, El estaba cumpliendo el “anti-tipo” de lo cual la profecía de Isaías era solo “un tipo”.  El nacimiento virginal de Jesús era el objetivo del cumplimiento de lo que Dios había prometido por medio de Isaías (e.g., Mat 1:23 ; Is. 7:14.)

El Señor Soberano dueño y creador de todas las cosas, no está limitado por lo humanamente imposible y El teje las circunstancias para el cumplimiento de su propósito.

Por ejemplo aquí: el hecho de que una jovencita que no ha conocido íntimamente a un varón quede embarazada, era la marca indiscutible, de que este era un hecho soberano del creador del Universo.

Pero imagínate el predicamento de María,  el tener que confiar en Dios en quedar embarazada sin haberse consumado su matrimonio aun y toda la vergüenza y el cuestionamiento que esto traería (e.g., Luc. 1:31-35), y aun el predicamento de José de tener que confiar en la pureza y la honestidad de su mujer y de recibirla en una cultura que mandaba que una mujer que fuera encontrada en tal condición sea apedreada (e.g., Deut. 22:23–24).

En su gracia, El Dios soberano decidió afirmar a José por medio de su ángel (Mat. 1:20), así como previamente había anunciado a María (e.g., Luc. 1:30, 37).

No obstante ellos tendrían que dejar todo en las manos de Dios y confiar en que todo obraría para bien.

Con el tiempo, ellos descubrieron que todo sucedió convenientemente, puesto que Adonai (El Señor soberano) estaba en control (e.g., Mateo 1:24-25; Lucas 2:6-7).

Dios estaba en acción!

De hecho, El esta siempre obrando con su mano providencial tejiendo su plan, aun hoy por medio de nuestras vivencias diarias.  Por eso siempre debemos orar para que El nos de la inteligencia necesaria para conocer su plan.

Santiago 1:5 Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Que podemos aprender de todo esto?

Que nuestros problemas y desafíos no son más grandes que Dios.

De hecho que todos estos, son parte de su plan, no obstante El quiere que sepas en que  todo terminará en un bien mayor, pues todo esta debajo de su control soberano.

Pero es necesario que confíes en El, que eches tus cargas  y ansiedades sobre El, y que descanses en que todos tus desafíos están obrando para el propósito y el bien que Dios tiene planeado.

Romanos 8:28  Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito.

No se cuán difícil sea la circunstancia por la que estés pasando (o por la que ya hayas atravesado), pero solo puedo decirte:

El Señor soberano es sabio y bueno!

Sal 37:5  Encomienda al SEÑOR tu camino, Confía en El, que El actuará

Confía en su Plan!

Pastor Peter Citelli

© 2012 Reino de Dios. Todos los derechos Reservados.