Señales de tránsito para Vigilantes

Señales de  tránsito para Vigilantes

El apóstol Pedro advirtió que en los que en los últimos días vendrían burladores que dudarían del juicio venidero y que seguirían sus propios deseos incontrolables por el dinero, torciendo las Escrituras para su propia perdición.

Pedro dijo que los creyentes debían estimar la larga paciencia del Señor para que algunos “vengan al arrepentimiento” (2 Ped. 3:9).

El escribió,

2 Ped 3:15 Consideren la paciencia de nuestro Señor como salvación, tal como les escribió también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le fue dada. 16 Asimismo en todas sus cartas habla en ellas de esto; en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen, como también tuercen el resto de las Escrituras, para su propia perdición (destrucción).

No obstante, el también les mando a que estén continuamente vigilantes, para que no sean desviados por los manipuladores inescrupulosos y sin ley, que rehúsan arrepentirse.

17 Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estén en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos (sin principios morales), caigan de su firmeza.

Los verdaderos creyentes debían continuamente crecer “en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” conforme a las Escrituras.

18 Antes bien, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A El sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

El apóstol Pablo, también advirtió a los creyentes a que presten atención a aquellos que enseñen cosas diferentes a las que dijeron el Señor y sus apóstoles escritas en el Nuevo Testamento y el resto de las Escrituras.

El expresó,

1 Tim 6:3 Si alguien enseña una doctrina [enseñanza] diferente y no se conforma [no se acerca] a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina [i.e. la enseñanza de sus apóstoles expresada en el Nuevo Testamento] que es conforme a la piedad [la verdad Escritural],

4 está envanecido y nada entiende, sino que tiene un interés corrompido en discusiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas,

5 y constantes rencillas entre hombres de mente depravada, que están privados de la verdad, que suponen que la piedad (la religión) es un medio de ganancia. [apártate de los tales]

Pablo, dijo que los tales asumen carnalmente que la religión es un medio para hacer dinero por medio de la estafa. Algunos manuscritos posteriores agregan la frase “apártate de los tales” al versículo 5, un consejo extremadamente apropiado.

Por este motivo debemos vigilar continuamente “estar en guardia” y apartarnos de los que tuercen las Escrituras por causa de sus intereses creados.

Rev. Peter Citelli
http://www.petercitelli.org

© 2014. Todos los derechos Reservados.

E-mail: oficina@ReinodeDios.tv

Visita nuestra Librería con libros que te serán de bendición:

https://petercitelli.wordpress.com/libros/


 

Sobre los que piensan que la religión es un medio de ganancia

t

He estado en el Ministerio ya por varias décadas, y a lo largo de mi carrera ministerial gradualmente me he llegado a percatar de muchas facetas de corrupción en el “Cristianismo” contemporáneo. Y he llegado (por la Gracia de Dios), a despertar a la realidad de lo que algunos, han tildado como un “Cristianismo en crisis”.

He visto como se ha engañado a muchos, con palabras suaves que suenan espirituales  introduciéndolos a un “modelo de Jesús” de “discipulado”, que no es el verdadero modelo del Jesús de la Biblia, (el cual se encuentra en las páginas de los Evangelios). Sino que siguen un modelo empresarial de multiplicación numérica [de mercadeo a multinivel] que promueve su agenda dentro de cursillos “doctrinales”, que incluyen versículos de la Biblia los cuales tuercen y acomodan al “modelo”.

Es precisamente este “Cristianismo” ajeno al Nuevo Testamento, y mercadeado el que persigue atraer a las masas incautas, con el fin de sacarles dinero. Es este tipo de “Cristianismo” profesante, al cual Dios está a punto de juzgar (e.g., Ap. 2:14, 16; 2 Pe 2:2-3,15).

Jud 1:11 ¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín, y por ganar dinero se lanzaron al error de Balaam, y perecieron en la rebelión de Coré.

Tristemente esto no solamente está ocurriendo, con ciertos ministerios e iglesias carismáticas extremas, sino también con algunos que son considerados “Evangélicos de sana doctrina”. Estos últimos, han diluído el evangelio con aras de llenar eventos de personas. Y aún cuando sus líderes no quieran admitir que su fin es el “lucro”, en el fondo ese es el objetivo primordial. La ecuación es la siguiente, “a mayor cantidad de personas, mayor cantidad de recolección de dinero”. No está por demás enfatizar, que esa “no es la Gran Comisión” (Mateo 28:19-20).

Debemos preguntarnos, ¿cuál es el objetivo que buscan las grandes conferencias, conciertos, cruzadas y campañas? Si la respuesta es vender las entradas, todo tipo de productos, libros, camisetas, kiosko, servicios, más diversas donaciones. Esto demuestra que el objetivo no es el Evangelio, ni la Gran Comisión, el objetivo es lucrar de la oportunidad!

Es tiempo de que los que amamos al Señor (2 Tim. 4:8), regresemos al “Cristianismo Bíblico” tal como lo presentan las páginas del Nuevo Testamento. También he notado, como algunos siguen otro tipo de “Cristianismo” sensacionalista y fraudulento, que busca enriquecerse de los ingenuos, timándolos con trucos falsos. Este es popular en varios medios de comunicación (tv, radio, conciertos, campañas etc). El mismo, ha arrasado con un gran número de pastores e iglesias (que buscan crecer al punto de volverse mega-corporaciones).

Ese tipo de “Cristianismo fraudulento” es el que se ha vuelto “la cara del Cristianismo contemporáneo”. Y son precisamente ellos, los dueños de la mayoría de estaciones de televisión y radios que han logrado comprar, utilizando sus clásicos métodos del “evangelio de la prosperidad” para recaudar fondos. Este está lleno de milagros falsificados, falsos rompimientos, profecías inventadas, falsas promesas y cumplimientos ficticios, los cuales han dejado desvalijados a más de una persona pobre, de las cuales se están enriqueciendo.

Siendo precisamente por causa de todos estos, que muchos han abandonado la fe al verse timados y defraudados, por estos estafadores que posan como “líderes Cristianos.”

No obstante este tipo de “Cristianismo” se ha vuelto el más popular, y muchos pastores de iglesias tradicionales pequeñas, queriendo crecer y tambien volverse personalidades de televisión, con grandes edificios, múltiples bienes raíces y mega-iglesias, como los clásicos tele-evangelistas, se han volcado a abrazar e imitar sus métodos, aun al costo de dejar las Escrituras y especialmente los “escrúpulos” de lado.

No obstante, este tipo de conducta, es repulsiva ante los ojos de llama de fuego del Cristo resucitado y es merecedora de su justo juicio:

1Ti 6:9 Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición.

Rom 16:18 Porque los tales, no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres; y con palabras suaves y lisonjas engañan los corazones de los simples.

El llamado al ministerio “fiel al Señor y a su Palabra”, no se enfoca en la ganancia terrenal sino en una espiritual, celestial y eterna, el apóstol Pablo nos dice:

1 Tim 6:6 Pero la piedad [i.e. la devoción a Dios], en efecto, es un medio de gran ganancia [i.e. espiritual y eterna, cf. Col 3:24] cuando va acompañada de contentamiento.

7 Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él. 8 Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos. 9 Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. 10 Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores.

Algunos miembros de estas iglesias se preguntarán, ¿Qué debemos hacer?, ¿deberíamos permanecer en ese tipo de Iglesias?, ¿Deberíamos seguir apoyándolos económicamente? Aparentemente están “predicando el evangelio”, y ciertamente están ganando personas y se están multiplicando, ¿no es eso, evidencia de la bendición de Dios sobre ellos?

La respuesta es, No! El hecho de que hayan logrado manipular a muchas personas, no significa que Dios aprueba, ni su conducta, ni sus todos, ni su mensaje. Por el contrario ellos tendrán que dar cuenta por la gran cantidad de personas a las que manipularon, timaron y engañaron.

Observa lo que dicen las Escrituras:

Efesios 5:5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia … 7 No seáis, pues, partícipes con ellos.

Mat 7:13 “Entren por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición (destrucción), y MUCHOS son los que entran por ella. 14 “Pero estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y POCOS son los que la hallan. 15 Cuídense de los falsos profetas [j.e. falsos pastores que dicen hablar de parte de Dios], que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.Mat 7:16 “Por sus frutos [i.e. por lo que hacenlos conocerán“.

Por otro lado, no estamos en contra de apoyar y sustentar ministerios bíblicos, los cuales están genuinamente, predicando el verdadero evangelio del Dios viviente, pues ese, el método establecido por Dios para sustentar su obra (1 Cor. 9:14).

No obstante, no se debe confiar dinero a supuestos “ministerios”, donde se están usando tácticas fraudulentas, con la intención de timar y aprovecharse de la mayor cantidad de gente posible y donde se está predicando un evangelio diluído, que no es el evangelio que predicó el Señor Jesús.

Y si colaboras con ellos, quiero que sepas que no estas ayudando a la “verdadera” obra de Dios, sino que estás siendo cómplice directo de sus planes y agenda. Pues aunque estos líderes corruptos usen palabras persuasivas, mencionen, “la Palabra de Dios”, al “Espíritu Santo”, o hablen de “La Gran Comisión”. Eso no es un verdadero mover de Dios, sino una estrategia de empresarios, negociantes, aprovechadores y manipuladores que buscan amontonar masas, para luego desvalijarlas. Estarías fomentando la iniquidad, el sabio consejo de la Escritura es apártate de ellos.

2 Co 6:17 Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré

Estos últimos, se han olvidado que el Señor Jesús los está observando con sus ojos de fuego (cf. Ap. 1:14):

Jer 7:8 He aquí que vosotros confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan.

9 ¿Seguiréis hurtando, matando, adulterando, jurando falsamente

10 ¿Y vendréis y os pondréis delante de mí en esta casa que es llamada por mi nombre, y diréis: Librados somos; para hacer todas estas abominaciones?

Jer 7:11 ¿Es cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta casa, sobre la cual es invocado mi nombre? He aquí que también yo veo, dice Jehová.

Jer 7:15  “Y los echaré de Mi presencia 

En contraste, los evangelistas, pastores, teólogos, misioneros y obreros “genuinos”, deben de permanecer fieles al Señor que los llamó, y a su Palabra, y no deben dejarse contaminar por la avaricia y la metodología de un iglecrecimiento y enriquecimiento inapropiado.

En la obra de Dios no es todo vale, no es “el fin justifica los medios”, como estos astutos creen. La religión no es un negocio, del cual se deben lograr ganancias prometedoras.

Dios tiene estándares altos ya establecidos en su Palabra.

1Ti 3:2-3 Un obispo [i.e. un pastor] debe ser, pues, irreprochable [ i.e. que no se lo puede censurar de manera justificada] … NO AVARICIOSO.

1 Co 4:2 Ahora bien, lo que se requiere además de los administradores es que cada uno sea hallado fiel.

No obstante, siempre los “líderes/aprovechadores” quieren despistar y quitar la atención de ellos, juzgando y criticando a los que “sirven al Senor de corazón y sin interés de ganancia personal”, esa fue la experiencia de Pablo, quien nos dice:

1Co 4:3 En cuanto a mí, es de poca importancia que yo sea juzgado por ustedes o por cualquier tribunal humano. De hecho, ni aun yo me juzgo a mí mismo.

4 Porque no estoy consciente de nada en contra mía. Pero no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor.

5 Por tanto, no juzguen antes de tiempo, sino esperen hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones. Entonces cada uno recibirá de parte de Dios la alabanza que le corresponda.

Llegará el momento en que le veremos cara a cara, y entonces El sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios y las verdaderas intenciones de los corazones.

También este nos manda a prestar atención a aquellos que no se conforman a las palabras del Señor Jesucristo, y al santo ministerio que está plasmado en las páginas del Nuevo Testamento. Pablo dijo:

1 Ti 6:3 Si alguien enseña una doctrina diferente y no se conforma a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, 4 está envanecido y nada entiende, sino que tiene un interés corrompido en discusiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas,

5 y constantes rencillas entre hombres de mente depravada, que están privados de la verdad, que suponen que la piedad (la religión) es un medio de ganancia.

Tal como dijo el Apóstol Pablo, ya viene el día del juicio final:

Rom 2:16 el día en que, según mi evangelio, Dios juzgará los secretos de los hombres mediante Cristo Jesús.

2 Co 5:10 Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo.

Heb 13:17 …sus pastores (Lit. líderes)…han de dar cuenta.

Los que hayan permanecido fieles a El, también recibirán su recompensa:

1 Pedro 5:4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores (el Pastor Supremo), ustedes recibirán la corona inmarcesible (que jamás se marchitará) de gloria.

No obstante, muchos serán avergonzados:

Mat 7:22 “Muchos Me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchos milagros?’

23 “Entonces les declararé: ‘Jamás los conocí; APARTENSE DE MI, LOS QUE PRACTICAN [εργαζομενοι, los que laboran ardua y continuamente] LA INIQUIDAD [ανομιαν, la maldad, sin sujetarse a la ley].

Déjame preguntarte, ¿En que grupo vas a estar?

¿En el grupo de los fieles? o ¿En el grupo de los avergonzados?

Es tiempo de que te examines a ti mismo, y con genuino arrepentimiento delante de Dios, hagas los cambios necesarios, mientras todavia tienes la oportunidad.


Pastor Peter Citelli, es graduado de Liberty University (A.A., B.S.); The Southern Baptist Theological Seminary (M.A., M.Div., cand.). Es pastor-maestro de la Iglesia Bautista Miramar en West Park, Fla., y sirve como oficial del comité ejecutivo del Gulf Stream Baptist Association.


© 2011 Todos los derechos reservados.