La Convención Bautista del Sur: ¿Qué busca Dios?

“Vengan, volvamos al Señor. Pues El nos ha desgarrado, pero nos sanará; Nos ha herido, pero nos vendará” (Oseas 6:1 NBLH).

Amados hermanos, como evidentemente se ha apreciado, en estos días hemos pasado por un tiempo borrascoso y turbulento en nuestra Convención Bautista del Sur. Es evidente que Dios busca que reflexionemos a fondo sobre las cosas que han sucedido––pidiéndole sabiduría y discernimiento para cambiar el curso de nuestras acciones (Salmo 138:6; Santiago 1:5; 3:17).

Efectivamente, como el Dr. Albert Mohler ha expresado: “La Convención Bautista del Sur está a prueba y nuestra credibilidad pública está en juego.” No cabe duda, las  semanas recientes han sido muy difíciles de sobrellevar––debido a las múltiples controversias que se han suscitado­­, en lo que respecta al ex presidente de uno de nuestros seminarios, entre varias renuncias sorprendentes, imprevistas, súbitas, e inesperadas de otros líderes de la CBS y entidades de la CBS.

J.D. Greear también se ha pronunciado diciendo: “En temor y temblor, reconozco que Dios está limpiando la casa. Él no será burlado. Dios nos ayude a caminar hacia adelante con humildad, con una confesión completa, inquebrantable, abierta y honesta.”

Desde mi perspectiva, considero que Dios está buscando nuestra atención como Iglesia, denominación y aun de manera individual (Salmos 18:27; 40:4; 101:5).

De manera, que concuerdo con Trevin Wax cuando dice que: “No veremos la paz en nuestra convención aparte de un verdadero arrepentimiento, un profundo deseo de avivamiento y una honestidad clara en cuanto a nuestros pecados y fracasos.”

Pienso que este tiempo turbulento, ha venido con el propósito de que hagamos un profundo examen en lo que respecta a nuestro caminar delante de Dios y de su Palabra (1 Corintios 11:28; 2 Corintios 13:5).

Esto concuerda, con el testimonio que encontramos en las Sagradas Escrituras, donde consistentemente observamos que Dios en ocasiones, aflige a su pueblo para que estos se vuelvan a Él (Salmos 119:59; Lamentaciones 3:40; 1 Pedro 4:17).

Por ejemplo en Hageo leemos: “Siembran mucho, pero recogen poco; comen, pero no hay suficiente para que se sacien; beben, pero no hay suficiente para que se embriaguen; se visten, pero nadie se calienta; y el que recibe salario, recibe salario en bolsa rota”  (Hageo 1:6 NBLH).

Como cierto reformador magisterial señaló: “Nuestra afectividad está como inmersa en las delicias sensuales y paralizada por ellas hasta el punto de no buscar su felicidad más que en esta tierra. Por tanto, el Señor, para prevenir este mal, instruye a sus siervos haciendo que pasen asiduamente diversas aflicciones.”

De manera que Dios busca que nos volvamos a Él, como resultado de las aflicciones que permite en nuestra vida (Oseas 6:1-3; 1 Pedro 4:12).

En el caso de Israel, pese que ellos habían regresado a la tierra en el año 516 BC, y aunque ya era el año 520 BC todavía no habían reconstruido el Templo y como consecuencia, la Palabra de Dios, la presencia y el plan de Dios habían sido relegados (Hageo 1:2, 7).

No obstante, como leemos en versículos más adelante, el pueblo al percatarse que Dios los había estado afligiendo debido a que lo habían descuidado (Hageo 1:9), respondió en arrepentimiento como el profeta nos relata “Y todo el remanente del pueblo, obedecieron la voz del Señor su Dios y las palabras del profeta Hageo, como el Señor su Dios le había mandado. Y temió el pueblo delante del Señor” (Hageo 1:12 NBLH).

Que Dios, por medio de Cristo nuestro Salvador, nos conceda su gracia para poder percatarnos de las aflicciones que permite en nuestra vida, de manera que volviéndonos a Él, caminemos en genuino arrepentimiento, fidelidad y obediencia haciendo lo que le agrada (Isaías 1:19; Juan 8:29; 15:10; 1 Juan 3:22).


Peter Citelli, B.S., Cum Laude, Liberty University. M.Div., The Southern Baptist Theological Seminary (estudiante). Es pastor-maestro de la Iglesia Bautista Miramar en West Park, Fla., y es miembro de la junta directiva y oficial del Gulf Stream Baptist Association.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Anuncios

El anuncio del nacimiento de Jesús

El ángel Gabriel es enviado por el Rey Altísimo para comunicarle a María la importante misión que Él le estaba encomendando. Ella sería su instrumento escogido por el cual el Mesías vendría al mundo.

Para escuchar a Pastor Peter Citelli predicando expositivamente Lucas 1:26-38 haga clic en el link de abajo.

Este mensaje fue predicado en la

Iglesia Bautista Miramar

3210 SW 59 Terrace
West Park, Florida 33023
Edificio del Taylor Hall

Domingo: Adoracion 11:00 AM
Miercoles: Oracion 7:30 PM

Si busca una Iglesia donde la Palabra de Dios sea comunicada con precisión le invitamos a que nos visite.

La Iglesia Bautista Miramar es un lugar donde Dios es glorificado, donde Cristo es exaltado y donde la Palabra de Dios es predicada con fidelidad.

http://www.facebook.com/IglesiaBautistadeMiramar

_________________________________________________